Costa Rica: viaja al último paraíso

Costa Rica: viaja al último paraíso

Costa Rica es la excepción que confirma la regla. En una zona más bien convulsa del planeta, donde la estabilidad política y social es casi una quimera, este país ha conseguido mantener una de las democracias más antiguas y arraigadas, con un sorprendente nivel de crecimiento y prosperidad.

Para rizar todavía un poco más el rizo, esta nación se las ha arreglado para sobrevivir sin la presencia de un ejército, abolido en el año 1948, e incluso para tener un presidente que fue premiado en el año 1987 con el presitigoso Nobel de la Paz, D. Oscar Arias.

Por si esto fuera poco, Costa Rica está considerado como el país más amigable del mundo y la hospitalidad de los ticos (que es como se conoce a sus habitantes) es mundialmente reconocida y apreciada.

Quizás para algunos estos datos sean ya más que suficientes para animarse a visitar el territorio tico, pero es que ni siquiera hemos empezado a contar las razones por la cuales en Turama lo recomendamos especialmente. 

Con más de 180 parques naturales y albergando un 5% de la biodiversidad mundial, lo peor que se puede decir de Costa Rica es que algún día hay que salir del país y regresar a casa.

Los viajeros que se acercan hasta Costa Rica no lo hacen precisamente con la intención de visitar grandes y populosas ciudades, parques de atracciones o reconocidos museos de arte. Este país no necesita nada de eso para atraer a más de 3 millones de turistas. Es más que evidente que no hay mejor parque de atracciones que cualquiera de sus reservas naturales, donde se pueden ver especies animales y vegetales totalmente desconocidas para la inmensa mayoría de extranjeros.

Por otro lado, cuenta con la enorme fortuna de albergar una increíble diversidad de paisajes y en pocas horas se puede pasar de visitar un volcán activo, a bañarse en una playa de ensueño, navegar por alguno de sus manglares o hacer senderismo por bosques salidos de algún libro de botánica.

Lo que para muchas de sus naciones vecinas es el mayor reclamo para atraer turistas, el mar Caribe, en Costa Rica sólo es un atractivo más que se suma a otros tantos que incluso son más apreciados.

Las playas de la costa Oeste, bañadas por el océano Pacífico, tienen tanta o más aceptación que las de la costa Este, las caribeñas, y actualmente albergan a un número muy importante de surfers que saben apreciar la perfección de sus olas y tranquilidad del entorno que las rodea.

El valle central

La zona centro del país está adornada por sus famosos volcanes, que se han convertido en protagonistas de muchas de las mejores fotos que toman los viajeros que visitan el lugar.

Igual que si se tratara de una montaña rusa, los picos volcánicos (6 de ellos todavía activos) se suceden uno tras otro, dejando en el medio pequeños valles o depresiones de nombres tan singulares como "El Desengaño", situada entre los volcanes Poás y Barba.

Mientras el Poás sigue emanando nubes de vapor desde sus 3 cráteres y el Arenal acaparando gran parte de los objetivos de las cámaras, sin duda el rey de todos es el Irazú, con sus casi 3.500 metros de altura.

Dado que es posible alcanzar prácticamente la mismísima cima (ojo aquellos que sufren del mal de altura), los días más despejados se puede tener el enorme privilegio de acaparar con la vista las dos costas, la bañada por el Caribe y la del Pacífico, en una estampa muy difícil de repetir en cualquier otro lugar.

A pesar de estar situados en el cinturón de fuego del Pacífico y mantenerse algunos de ellos activos, en principio no existe ningún riesgo para la población civil, ni para toda la diversidad de fauna y flora que habita en sus faldas.

Hace tan solo unos años, todavía era posible ver los ríos de lava que caían desde la cima, lo que por las noches se convertía en un espectáculo increíble. En la actualidad se pueden apreciar las marcas que quedaron a lo largo de las laderas, así como el hedor a azufre que invade algunas zonas, pero afortunadamente no se han vuelto a producir erupciones significativas en mucho tiempo.

Aunque muchos todavía tengan la imagen de Costa Rica como un país enminentemente costero, hay que resaltar que la altura media de sus picos más altos es superior a los 3.000 metros, lo que significa que también atrae a los amantes de la alta montaña.

Península de Nicoya

Probablemente sea esta la ubicación que en los últimos años ha acaparado la mayor concentración de visitantes extranjeros.

Las razones para este rápido crecimiento son muchas y variadas, pero probablemente la presencia del parque nacional de Las Baulas, en el extremo Norte, junto con la facilidad de acceso a esta zona del país, sea por carretera, avión o incluso en ferry, además de la irrupción de los amantes del surf en el área de Tamarindo, la han convertido en una de las preferidas.

Lo bueno de Nicoya es que es posible disfrutar de algunas de sus playas más conocidas, que superan en belleza y espectacularidad a las más idílicas y soñadas de la Polinesia Francesa, pero si se sabe buscar y se dedica un poco de tiempo a explorar los alrededores, también se encontrarán auténticos paraísos en forma de calas donde no suelen llegar demasiados turistas.

Desde Tamarindo a Playa del Carmen, pasando por Giones, Sámara, Carrillo o San Miguel, toda la costa es un compendio de naturaleza virgen donde abundan los encuentros con ballenas y delfines en el mar, así como gigantescas tortugas e infinidad de especies animales y vegetales en tierra.

Parque Nacional Manuel Antonio

A tan solo 150 km de la capital de Costa Rica, San José, se encuentra uno de los parques naturales que lleva más años apareciendo entre los mejor valorados de todo el mundo.

Entre otras muchas razones, queremos destacar la gran planificación que se ha hecho para que los cada vez más numerosos turistas no lleguen nunca a dañar uno de los entornos más bellos y salvajes del país.

Para conseguir este objetivo se han implementado numerosas medidas destinas al crecimiento de un turismo sostenible, que de cabida a todo tipo de visitantes con gustos muy diversos, pero todos ellos enmarcados en lodges y hoteles que tienen prohibido destacar en semejante paisaje, debiendo adaptarse completamente al mismo para no dañar el entorno en el que están ubicados.

Gracias a esto, hoy en día se pueden ver con total normalidad especies animales en peligro de extinción en otros lugares, como los entrañables perezosos, de dos y tres dedos, así como cientos de variedades de serpientes y arañas de todos los colores posibles.

A pesar de haberse convertido en uno de los puntos más visitados del país, desde el aire es prácticamente imposible señalar dónde se reunen la mayoría de turistas y visitantes, gracias a la perfecta integración de todos ellos, y los edificios destinados a darles cobijo, en un medio ambiente verdaderamente espectacular.

Sin duda alguna, el mejor ejemplo que puede darse de eco turismo responsable y respetuoso.

Parque Nacional Corcovado

Es muy fácil de decir, y todavía más de escribir, pero este lugar ha sido calificado como el entorno de mayor biodiversidad de todo el planeta.

Es todo quiere decir que en ningún área de similar tamaño existe una riqueza tan grande de vida animal y vegetal, lo cual ya es decir mucho, muchísimo.

Los cientos de kilómetros de playas desiertas, donde es frecuente avistar ballenas jorobadas, y cascadas naturales conforman un paraíso terrenal para los que tienen la inmensa suerte de poder disfrutar de ellas.

Con más de 500 especies de árboles, 140 de mamíferos, 370 de aves y 5.500 de insectos, la revista National Geographic denominó a este parque como "la zona biológicamente más intensa del mundo". 

Esto quiere decir que es muy posible estar disfrutando de una de sus múltiples playas vírgenes y avistar desde la orilla a un jaguar cruzando de lado a lado, o a alguna especie de mono haciendo planes para quedarse con tu comida.

Por otro lado, también es necesario mantener la mayor prudencia cuando se transita por un hábitat como esta, dada la enorme proliferación de especies venenosas, como serpientes y arañas, e incluso de cocodrilos en la laguna que alberga el interior del parque.

Cuándo ir

Costa Rica goza de una excelente temperatura durante todo el año, pero durante los meses que van desde Junio hasta Noviembre sufre intensas lluvias que dificultan las actividades al aire libre y, sobre todo, la circulación por muchas vías y carreteras.

Por esta razón, la temporada alta en el país transcurre durante los meses más secos, desde Diciembre hasta Mayo.

Podríamos recomendar dos meses intermedios, como son Noviembre y principios de Junio, en los que todavía se puede disfrutar del buen tiempo y la afluencia de turistas no es exagerada.

Cómo llegar

La entrada al país se realiza por el aeropuerto internacional de San José (SJO), en un vuelo directo de alrededor de 11 horas desde España.

Son muchas las aerolíneas que vuelan a este país, por lo que hemos dejado que el Sr. Google nos indique cómo están ahora mismo las tarifas para volar hasta Costa Rica.

Consejo

Si tienes previsto desplazarte hasta Costa Rica, no puedes permanecer durante toda tu estancia en un solo sitio. Recomendamos, al menos, visitar los dos parques naturales a los que hemos hecho mención en este artículo, además de otras ubicaciones muy interesantes en la costa Este.

Para ello, puedes alquilar un coche y moverte por carretera, o utilizar los servicios de touroperadores para trasladarte con más comodidad.

Por otro lado, los desplazamientos en pequeños aviones son enormemente más cómodos que por carretera, pero debes de tener en cuenta que estas aeronaves tienen un límite de peso y no puedes acceder a ellas con demasiado equipaje.

Por ello, se recomienda viajar lo más ligero posible, ya que por un lado esto facilitará tu movilidad interna dentro del país, y por otro te hará sentir mucho más cómodo.

Por último, recordarte que viajar por estos lugares vírgenes de manera privada te da una sensación de libertad total, pero en muchas ocasiones no vas a encontrar las ubicaciones más interesantes, ni podrás ver a los animales más escurridizos.

Salvo que tengas una gran experiencia previa en estas lides, te recomendamos que te dejes guiar por profesionales, los cuales saben localizar a cada especie dentro de su hábitat, y te dirigirán a los espacios que más se adapten a tus gustos y preferencias.

Puedes confiar plenamente en la hospitalidad tica y sus profesionales, y dedicarte en exclusiva a disfrutar de este increíble país, que como ellos mismos califican es "¡Pura Vida!".

 

Consulta toda nuestra información sobre Costa Rica