Eslovenia, tu próximo destino

Eslovenia, tu próximo destino

Estás enamorad@ de Eslovenia, pero tu único problema es que aún no lo sabes. Quizás, cuando acabes de leer este artículo te des cuenta de todo lo que te has perdido durante los últimos años, buscando lugares a donde poder viajar en vacaciones y no valorando la posibilidad de visitar este pequeño país.

En breve empezarás a mirar vuelos para llegar aquí, buscarás hoteles y otro tipo de alojamientos, y pensarás qué hiciste con la botas de trekking que compraste hace dos años y sólo utilizaste una vez.

Pues en Turama hemos decidido quitarte la venda de los ojos, facilitarte un poco las cosas y contarte algún pequeño secreto que seguro conseguriá que en muy poco tiempo te conviertas en uno de los privilegiados que tienen la suerte de poner sus pies, y los objetivos de sus cámaras, en este país.

Cómo llegar

Vamos a descartar la posibilidad de viajar en coche, aunque existe, más que nada por no perder demasiado tiempo en el camino. También desechamos la opción de llegar en barco, aunque no deberías de olvidar que Eslovenia tiene 46 kilómetros de costa y que cada uno de ellos vale la pena visitar. 

Así que, como siempre y para no variar, planteamos nuestros viajes desde la vista aérea, que normalmente suele ser la más cómoda, rápida y fácil.

Hay varias aerolíneas que vuelan hasta Ljubljana, la capital de Eslovenia, aunque seguramente tendrás que hacer escala en otra ciudad Europea.

Air France, Swiss y Lufthansa ofertan precios bastantes razonables desde Madrid, con una parada intermedia en París, Zúrich y Frankfurt, respectivamente.

Como ves en el cuadro adjunto, el vuelo de ida y vuelta ronda los 300 euros, los cuales pueden reducirse bastante si te armas de paciencia y te decides por alguna lowcost, cosa que nosotros no hemos hecho.

Una vez en Ljubljana, y después de dedicar un par de días a descubrir la ciudad de los dragones, puedes moverte en autobús o en vehículo alquilado, dependiendo de las ganas que tengas de conducir o de que te lleven. En cualquiera de los dos casos, los precios son muy asequibles y la red de carreteras e infraestructuras es buena. 

Qué ver

Las opciones que corresponderían en este apartado son múltiples y demasiado largas como para enumerar en un solo artículo, así que nos hemos centrado en lo que más nos gusta a nosotros, que es la naturaleza.

En este aspecto, Eslovenia es una auténtica joya: la presencia de montañas (con altitudes superiores a los 2.000 metros), valles, bosques, praderas y lagos configuran el espectáculo natural perfecto para cualquier viajero que se precie.

Por supuesto, entre todas las opciones destaca el Parque Nacional de Triglav, cuya principal montaña da nombre al mismo. No te asustes por sus casi 3.000 metros de altitud, las partes más complicadas están perfectamente adaptadas para que puedan ser asequibles a todos los miembros de la familia y aún reconociendo que hay que estar en una buena forma física para alcanzar la cumbre, si dejaste de practicar el "sillón-ball" hace tiempo casi te podemos asegurar que lo lograrás.

Ten en cuenta que aquí estarás en medio de los Alpes, en concreto de la subsección conocida como los Alpes "Julianos", en honor a Julio César, que tuvo a bien bautizarlos con su nombre en un acto de total modestia.

Así que como podrás imaginarte, el senderismo y el trekking pueden ser una parte fundamental de tu escapada a Eslovenia. Si además eres montañista o tienes alguna experencia en este deporte, puedes realizar escaladas bastante más complicadas que las que hacemos el resto de mortales, por cuenta propia o alquilando los servicios de múltiples agencias que se dedican a esta actividad en concreto.

Por supuesto, si eres un amante del esquí aquí encontrarás complejos muy similares a los que están en países cercanos, como Suiza o Austria, con la salvedad de que en Eslovenia quizás puedas llegar a encontrar algo más de exclusividad e incluso mejores precios. Aún así, durante la temporada de Invierno los esquiadores suelen copar casi todos los lugares, por lo que deberías planificar y reservar tu viaje con la suficiente antelación.

Lamentablemente, el que suscribe este artículo tampoco es muy ducho en el arte de serpentear por las colinas nevadas a lomos de dos tablas y dos bastones, así que nos centraremos en la experiencia de visitar dos de los lagos más famosos del país y las rutas de senderismo que los rodean.

Las actividades que todos los torpes del mundo podemos realizar en estas zonas también son infinitas y van desde el cicloturismo, senderismo, remo, natación, parapente, equitación, o simplemente el cada vez más olvidado placer de disfrutar de una buena cerveza mientras se pierde la mirada en un horizonte libre de rascacielos y adornado exclusivamente por la nieve de los picos de cada montaña.

Los lagos

Aquí es donde hemos pasado la mayor parte del tiempo en nuestra visita a Eslovenia.

Sin ánimo de desmerecer ninguno de los vistos, nosotros nos quedamos con Bohinj y con Bled, más que nada por la paz y tranquilidad que se respira en sus entornos y la belleza que los rodea.

Cuando hablamos de belleza no nos referimos sólo a todos los elementos que conforman el paisaje de estos lugares, sino también a las personas que los habitan. Si finalmente te decides a visitar el país, te proponemos que intentes buscar gente fea en Eslovenia, comprobarás que es algo realmente complicado.

No sabemos porqué, pero es evidente que los nacidos en el país tienen en su ADN el don de la belleza, el cual unido al de la amabilidad y sobre todo a una increíble hospitalidad, te hará sentir incluso mejor que en casa, si es que eso es realmente posible.

Tenemos que avisaros también que después de ver algunas fotos de la iglesia que está en medio del lago Bled, hemos oído de manera insistente el comentario de much@s haciendo alusión a que sería el lugar ideal para casarse.

No es por quitar o meter ideas en la cabeza, pero es nuestro deber poner en vuestro conocimiento que aquellas parejas que deciden contraer matrimonio en esta localización de película tienen que cumplir con una serie de requisitos y tradiciones, siendo una de ellas la que corresponde al novio, que tiene la obligación de subir los 99 peldaños de las escaleras que llevan hasta la iglesia con la novia sobre sus brazos. Ahí lo dejamos...

Si no está entre vuestros planes el casaros, o ya lo habéis hecho en otros sitios más mundanos, aquí podéis sobrevolar durante un buen rato la zona en parapente, una experiencia que recordarás durante mucho tiempo y sobre la que todos hemos pensado en dedicarnos el día lejano que nos toque la jubilación. El aire fresco sobre el rostro, la visión de las aguas y los bosques reflejados en ellas, así como el único sonido de un águila preguntándose quién eres y porqué invades su territorio, es algo extraordinariamente bello.

Por cierto, no es nada raro ver osos por los alrededores, ya que habitan en estas montañas, por lo que si decides montártelo por tu cuenta y perderte a través de los bosques es un factor que deberías de tener en cuenta.

En la parte Sur del parque pudimos disfrutar de un buen baño en las aguas del lago Bohinj. El único error que cometimos fue no reservar esta actividad para después de de la visita a la cascada de Savica, ya que el terreno, aunque es relativamente asequible para todo el mundo, requiere de cierto esfuerzo físico.

Pero sin duda alguna la ruta más frencuentada del parque, y probablemente la más espectacular de todas, sea la conocida como Ruta Esmeralda, que toma su nombre del color de las aguas del río Soca, por cuyo recorrido transcurre.

Este río tiene la merecida fama de ser uno de los más limpios de todos los que se encuentran en los Alpes, y desde su nacimiento hasta su desembocadura sorprende con impresionantes saltos y cascadas, razón esta que ha llevado a la zona hasta la gran pantalla del cine en películas como la recordada "Las Crónicas de Narnia".

Por si alguno desconocía este dato, cosa que ocurrió en nuestro caso, este lugar esta plagada de grutas y cavernas, destacando entre todas ellas la de Postojna, que debería ser incluída dentro de cualquier recorrido.

Para nosotros, la pequeña localidad de Bled ha sido el punto central del viaje. Tiene todo lo que se podría esperar de un cuento de hadas o princesas, desde su castillo, a la iglesia a la que hacíamos referencia en medio del lago del mismo nombre.

Aquí no todo es esquí. Los paseos en barca, denominadas "pletna", el golf, el senderismo y sobre todo la increíble sensación de respirar naturaleza virgen acabó por conquistarnos del todo.

No es fácil de entender cómo estos lugares que ofrece Eslovenia no están absolutamente masificados de turistas y palos selfie. Hablamos de un país moderno, escindido en su día de la antigua Yugoslavia, con un nivel y calidad de vida muy por encima de la media europea.

Podemos entender que al típico urbanita le rechine un poco no estar rodeado de grandes hoteles con letreros luminosos que pueden ser vistos a varios kilómetros a la redonda, pero el resto de viajeros tienen en este país uno de los mejores destinos de los que se puede disfrutar en el viejo continente.

Quizás uno de los puntos fuertes más importantes, y que no queríamos dejar de comentar, es la falta de estacionalidad que existe en Eslovenia. Si decides viajar en la temporada de Invierno podrás disfrutar de unas de las mejores instalaciones de esquí de centro europa.

Si, por contra, te decides a descubrir el país en Otoño, la enorme cantidad de bosques, que conforman dos tercios del total del territorio, te prestarán una moqueta de hojas de haya para que realices tus paseos, en un decorado digno de plasmarse en lienzo.

En Primavera y Verano desaparece la opción del esquí, pero renacen cada año los paseos en barca, los chapuzones en sus lagos, el parapente o los paseos a caballo.

Como verás, es muy complicado aburrirse aquí, con la ventaja añadida que tiene el que cualquier lugar se adapte perfectamente a visitas familiares, en pareja, con amigos o incluso en solitario.

Como ya dijimos, el respeto y la hospitalidad con la que se trata al visitante foráneo no permitirán que te sientas "en soledad" en ningún momento, y probablemente encuentres a muchos otros viajeros en tu misma situación descubriendo los tesoros de Eslovenia.

Ahora ya sabes que Eslovenia es bastante más que ese país que te suena raro cuando participa en Eurovisión. Sólo te queda hacer las maletas y dar el salto para encontrarte con uno de los destinos favoritos de Turama para el 2018.

Avisado quedas...

 

 

 

Consulta toda nuestra información sobre Eslovenia