Marruecos

A pesar de la situación actual en el Norte de Africa y Oriente Medio, en lo que se refiere a términos de seguridad y amenaza terrorista, Marruecos sigue conservando un nivel aceptable de protección de los turistas extranjeros que deciden visitar este país anualmente. A finales del año 2014, el gobierno decidió implementar una serie de medidas encaminadas a reforzar la acción de los servicios del Estado en la protección de los ciudadanos y de los visitantes extranjeros. Con esto queremos decir que, a pesar de ser una zona amenazada por el terrorismo (como podrían calificarse gran parte de los países europeos), guardando unas medidas muy básicas de vigilancia y cuidado, se pueden disfrutar unas fantásticas vacaciones sin sufrir percances de ningún tipo.

Muchos turistas combinan sus días de descanso en el Reino Magrebí conociendo las ciudades más importantes y características de este, como Marrakech, Casablanca, Rabat, etc, para posteriormente realizar algún tipo de visita o actividad en el desierto, una de las experiencias que más llama la atención del visitante extranjero. En este segundo caso se recomienda contratar los servicios de alguna agencia especializada, ya que no es seguro, salgo que se tenga una gran experiencia previa, recorrer las dunas en vehículos particulares o alquilados, sin ningún tipo de supervisión. En estos casos lo mejor es apuntarse en alguna excursión organizada o, en caso de preferir una experiencia más íntima, contratar un guía reconocido y con experiencia, en alguna de las múltiples agencias que comercializan este tipo de servicios.

Por otro lado, es conveniente disponer de la ropa adecuada para la actividad a realizar y el destino correspondiente. Si bien las temperaturas, sobre todo en Verano, suelen ser bastante altas, hay que tener en cuenta que si se visitan las zonas más montañosas, como es normal, estas caen de manera espectacular, encontrando abundante nieve durante el Invierno. Esta situación se repite a diario en pleno desierto, donde durante el día se alcanzan muchos grados al sol, siendo las noches bastante frías.

Marruecos se está convirtiendo en un destino ideal para aquellos que gustan practicar deportes de riesgo. Actualmente muchos turistas se mueven con sus tablas de surf, para aprovechar las olas de las incontables playas salvajes de mar abierto que ofrece el país, además de montañistas, alpinistas, espeleólogos, senderistas, corredores de fondo, e incluso pilotos de coches o motos que desean recrear las experiencias de aquellos que participan en competiciones como la mítica París-Dakar. En todos estos casos, y con el fin de garantizar la propia seguridad del visitante, se recomienda encarecidamente contar con los servicios de agencias especializadas que puedan prestar asistencia de tipo técnico, logístico, o prestar ayuda en casos de emergencia.

El Reino de Marruecos es un estado confesional, cuya religión oficial es el Islam. Por esta razón es necesario mantener un comportamiento acorde con las creencias y cultos de la mayor parte de la población, así como vestir de manera que no se llame la atención en ningún momento, sea dentro de las ciudades, en los pueblos más pequeños, o en zonas costeras de playa.

Por razones de seguridad interna, se recomienda preguntar antes de realizar fotos a edificios gubernamentales, instalaciones militares, o miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad. 

A día de hoy, el Estado Marroquí todavía no ha aceptado las relaciones entre personas del mismo sexo, pudiendo ser estas objeto de persecución penal.

Aunque la mayor parte de red de carreteras del país se encuentra en buen estado, estas sufren, sobre todo en las grandes ciudades, un tráfico intenso, lo que unido al paso de peatones y animales, y una deficiente señalización, pueden convertirlas en peligrosas para el conductor extranjero. Se recomienda conducir siempre con la máxima precaución y no intentar imitar, en ningún momento, las maniobras y el estilo de conducir locales, más acostumbrados a moverse en este tipo de vías.

 

 

Moneda

Dírham marroquí. 1 EUR = 10,60 MAD

Restricciones

No existen restricciones en cuanto a la entrada de divisas las cuales, en todo caso, deben de ser declaradas.

Si se entra al país en vehículo, la ficha policial graba los datos del mismo y de su conductor, por lo que es necesario abandonarlo a bordo del mismo vehículo. En caso de ser otro distinto, se deberá justificar el paradero del primero de la manera oportuna. Si el conductor no es el propietario del vehículo, se deberá presentar el correspondiente permiso del mismo, validado por las autoridades consulares correspondientes.

En caso de viajar con un animal de compañía, se recomienda consultar la normativa marroquí relativa a la admisión, habida cuenta de la existencia aislada de brotes de rabia.

No está permitada la entrada al país de ningún tipo de arma o munición.

No está permitada la entrada al país con ningún tipo de dron, aunque se trate de uno meramente recreativo, salvo autorización previa.

En Marruecos se pena la posesión, aunque sea para consumo propio, de cualquier tipo de droga. Las autoridades marroquís exigen el pago íntegro de las multas impuestas por estos delitos, como condición previa a considerar las solicitudes de traslado de presos a territorio español.

En caso de localización de algún tipo de bien de contrabando (mercancías prohibidas, droga, material pornográfico, o incluso material propangandístico en contra de la situación política, etc) dentro de un vehículo, las autoridades locales pueden proceder a incautar legalmente el mismo.

 

sanidad

En las ciudades turísticas más importantes existen clínicas privadas con personal médico bien formado, y que disponen de los medios más adecuados para desarrollar su labor. Fuera de estas urbes, el nivel de sanidad es muy bajo y deficiente, por lo que se recomienda disponer de un seguro privado que cubra cualquier eventualidad derivada de enfermedad o accidente, y el correspondiete traslado o repatriación urgente.

Así mismo, fuera de los lugares más turísticos, no se recomienda consumir agua que no esté embotellada, y extremar las medidas de higiene en lo que se refiere al lavado y desinfección de alimentos como frutas o vegetales crudos.

No se recomienda consumir productos de puestos ambulantes.

En la estación veraniega, donde las temperaturas son muy altas, se hace imprescindible extremar las medidas higiénicas y evitar el consumo de productos crudos.

seguridad

Deben evitarse las masificaciones y grandes concentraciones de personas. En las ciudades deben de vigilarse las pertenencias en todo momento, debido a frecuentes robos perpetrados en descuidos, o grandes aglomeraciones. Se han denunciado atracos llevados a cabo mediante intimidación con armas blancas.

En caso de visitar zonas aisladas, es recomendable dejar constancia de nuestras intenciones, tanto en el consulado correspondiente, como en las comisarías de policía locales. Hay que extremar las precauciones en zonas situadas cerca de la frontera con Argelia, ya que no es raro entrar en este país por error.

En Marruecos existe riesgo sísmico, sobre todo en su zona Norte, por lo que es necesario seguir las instrucciones facilitadas por las autoridades locales en caso de terremoto, e informarse previamente de cualquier situación excepcional que pudiese surgir en el lugar de destino elegido. 

No es recomendable conducir de noche, sobre todo en lugares aislados o desérticos.

Rehusar siempre los servicios, de todo tipo, ofertados a pie de calle por personas que no cuentan con los permisos oportunos por parte de las autoridades locales. No se recomienda adentrarse en zonas aisladas, de montaña, o desérticas, acompañados de guías no profesionales.

En caso de infringir cualquier tipo de ley y ser sancionado por la autoridad local, se recomienda no entrar en discusiones ni alterarse, y proceder inmediatamente a contactar con el consulado correspondiente más cercano.

vacunacion

Actualmente no existe ninguna vacuna obligatoria en caso de visita al país, aunque se recomienda la correspondiente a la Tuberculosis.

visado

Para turistas españoles se requiere pasaporte con un período de validez mínimo de 3 meses, no siendo necesario visado. Resto de nacionalidades, deben de consultar en los consulados correspondientes.

La estancia máxima permitida para las visitas turísticas es de 3 meses. En caso de prolongación de la misma, hay que dirigirse a los servicios de policía correspondientes del propio país.