Sudáfrica

Sudáfrica es uno de los países más espectaculares del continente. Su original combinación de naturaleza pura con urbes modernas de gran tamaño la hacen única en el planeta.

Si bien es conocida la mala reputación de la zona por los problemas de seguridad existentes en la misma, es posible para cualquier viajero disfrutar de unas vacaciones tranquilas, sin ningún tipo de percance, manteniendo unos níveles mínimos de precaución.

Son muchos los motivos que llevan a los viajeros hasta este destino, pero principalmente se reconocen dos: el poder disfrutar de las espectaculares playas y paisajes de Cape Town y alrededores, y el realizar safaris en cualquiera de los parques nacionales destinados para ello, sobre todo el parque nacional Kruger.

Sabiendo y asumiendo que en las grandes ciudades existen graves problemas de delincuencia, y adoptando las medidas de seguridad que más abajo se relacionan, no se debería tener mayor problema a la hora de desplazarse por el país.

Por otro lado, el hecho de poder recorrer un parque natural o hacer un safari dentro de un vehículo propio, está provocando continuos problemas a aquellos que no están familiarizados con la conducción en este tipo de terrenos, o que desconocen el comportamiento de los animales salvajes presentes en este tipo de lugares. En caso de dudas o falta de experiencia, se recomienda no aventurarse por cuenta propia y contratar los servicios de guías y/o excursiones oficiales.

 

Moneda

Rand Sudafricano. 1 EUR = 14,50 ZAR

Restricciones

Como en la inmensa mayoría de países, el consumo y tráfico de estupefacientes se encuentra severamente castigado con penas de cárcel de hasta 25 años.

En caso de querer entrar al país algún tipo de arma de fuego, especialmente en lo relativo a cazadores, se recomienda consultar antes con la embajada o consulado correspondiente, ya que la regulación relativa al control de armas se ha endurecido.

En caso de alquiler de vehículos, o entrar al país por carretera, es necesario disponer del permiso internacional de conducir. En caso contrario puede requerirse el permiso original junto con una traducción al inglés realizada por traductor jurado.

No existe una cantidad limitada de entrada de divisas al país, pero la cantidad de salida no puede exceder, en ningún caso, a la primera.

sanidad

Se recomienda encarecidamente disponer de un seguro médico privado que cubra cualquier problema derivado de accidente o enfermedad durante la estancia en el país.

El nivel sanitario y hospitalario es muy alto, pero caro, por lo que hay que asegurarse de las coberturas, límites económicos, franquicias y condiciones particulares de nuestro seguro.

El sida se encuentra presente en un nivel muy alto, por lo que se recomienda al viajero que adopte las medidas oportunas en lo relativo a actividades o conductas que puedan suponer un riesgo de contagio.

seguridad

La seguridad es, muy probablemente, uno de los factores que más preocupan a los viajeros a la hora de escoger Sudáfrica como destino de sus vacaciones.

Si bien es cierto que esto es un hecho objetivo y que las estadísticas refrendan una situación real, tampoco se debe de creer que en este país no se puede pasear tranquilamente por la calle o realizar cualquier tipo de actividad con total y absoluta normalidad. Muchas veces es la propia imprudencia del viajero la que provoca situaciones que acaban derivando en un hecho delictivo del que es objeto.

No se recomienda moverse por las grandes ciudades, aún dentro de los circuitos habituales de turismo, haciendo ostentación de riqueza o poder adquisitivo: cámaras fotográficas o de vídeo de gran valor, relojes o joyas que llamen la atención, etc. Tampoco se recomienda llevar grandes cantidades de efectivo encima y, por supuesto, dejar la documentación original, como pasaportes, y el resto de documentación del viaje, en un lugar seguro. Sólo atendiendo a estas pequeñas normas, por otro lado de carácter habitual en casi cualquier urbe, ya se elimina un porcentaje muy alto de riesgo de robo.

Es importante conocer cuáles son las áreas de riesgo del lugar de destino. Esto es muy fácil preguntando en nuestro propio hotel, o lugar de estancia, o dirigiéndose a alguno de los múltiples puntos de información que existen en el país. Evitar estos lugares significa minimizar al máximo el riesgo de situaciones que impliquen peligro para la integridad del viajero.

Hay, a mayores, otra serie de recomendaciones que se facilitan, las cuales sólo pretenden reforzar la consciencia del viajero que se encuentra en un entorno que no le es habitual, de cara a tener presente que puede ser objeto de un robo, como por ejemplo: extremar las medidas de precaución a la hora de utilizar un cajero automático, o circular en coche con las ventanillas subidas y no dejando, en ningún momento, elementos de valor a la vista.

Todas estas medidas no son ajenas a muchos otros lugares, ciudades y países. La cuestión es que cuando el viajero se encuentra dentro de su entorno habitual no necesita que se le recuerden normas de seguridad, ya que las tiene presentes a diario, pero cuando se desplaza de vacaciones, en un entorno nuevo y distinto, dentro de un ambiente normalmente distendido, olvida o relaja esos comportamientos que ya tiene asimiliados en su casa.

Hay que indicar también que la inmensa mayoría de viajeros que visitan este país no sufre ningún tipo de incidente, ya que además las autoridades se preocupan especialmente de su protección, por lo que, como decíamos al principio, la seguridad no debería ser problema para nadie que decidiese visitar el mismo.

vacunacion

No hay ninguna vacuna recomendada en caso de viajar a Sudáfrica.

Para viajeros procedentes de zonas afectadas por la fiebre amarilla, es necesario la presentación del certificado de vacunación correspondiente.

Algunas zonas del país presentan riesgo de infección por malaria. Es importante conocer con antelación cuáles van a ser los destinos dentro del país, ya que si prevé visitar alguno de estos lugares (normalmente cercanos a ríos), sería recomendable la profilaxis contra esta enfermedad.

visado

Los turistas españoles no requieren visado para estancias no superiores a los 90 días, tan sólo disponder de pasaporte en vigor cuya caducidad debe de ser superior a los 30 días posteriores a la salida del país. Es necesario que el pasaporte tenga, al menos, dos páginas en blanco.

Menores:  En caso de viajar con menores hay que aportar una serie de documentación para poder entrar al páis: Certificado literal de nacimiento original, sin fecha de caducidad, o fotocopia compulsada de menos de 3 meses de antiguedad. Los viajeros españoles pueden presentar el correspondiente libro de familia sellado y firmado. En caso de viajar con un sólo progenitor, o solos, se deberá presentar la correspondiente autorización de viaje realizada ante notario y copia compulsada de los pasaportes de los progenitores que no acompañen al menor.

Toda esta documentación debe de estar debidamente traducida al inglés por un traductor jurado, o la embajada/consulado.