CRÍTICA VUELO A LONDRES DE VUELING

La verdad es que esta vez, y sobre todo después de las últimas experiencias, fuimos directamente a por Vueling, y con la intención de poder llegar a comprobar si efectivamente se había hecho algo para intentar conseguir sacar a la aerolínea del pelotón de los torpes.

Así que, sin dudarlo ni un momento, nos plantamos en uno de los aeropuertos donde ha tenido más problemas últimamente, el aeropuerto de A Coruña, que comparte muchas historias tristes de anulaciones, cancelaciones y retrasos con su vecino de Santiago de Compostela.

El vuelo elegido fue un trayecto a Londres, vuelo que solemos hacer y con el que nunca nos atrevemos a reservar nuestra conexión en el aeropuerto de Heathrow el mismo día en el que llegamos con Vueling, ya que generalmente aterriza con un gran retraso que no permite calcular si te va a dar tiempo a tomar el siguiente avión,  por lo que desde hace tiempo hemos decidido pernoctar el día antes en un hotel situado a menos de 200 metros del aeropuerto londinense de Heathrow, desde el que os estamos ahora mismo escribiendo este artículo, y sobre el que os hablaremos en breve.

Así que, sin más, vamos a contaros cómo está Vueling, en qué cosas acierta y en qué cosas sigue fallando, y si vale la pena pagar por volar con ellos.

Reserva Billete

En Turama, normalmente reservamos la mayoría de nuestros billetes con muy poco tiempo de antelación, ya que los viajes nos surgen cuando menos nos los esperamos, y otras veces esperamos a que surjan otras coincidencias profesionales para poder volar.

Debido a esto, raras veces encontramos grandes chollos, aunque alguna vez es verdad que también hemos dado en el blanco comprando un vuelo en el ultimísimo minuto, cosa que no recomendamos hacer a nadie.

La Aplicación que está utilizando ahora Vueling, tanto en la versión para móvil, como la versión para PC, es bastante intuitiva y fácil de manejar, y resulta bastante sencillo encontrar los vuelos buscados con sus tarifas correspondientes.

El nuevo sistema de fidelización, Avios, ayuda también a animar un poco más al pasajero, el cual se puede beneficiar de importantes descuentos y promociones tanto en Vueling, como en Iberia.

Si bien se suelen recibir con posterioriedad bastantes mail corporativos de Vueling e Iberia, también es muy fácil deshacerse de ellos, por lo que no les hemos dado mayor importancia.

En cuanto al precio de los billestes, factor crucial para el 99% de los pasajeros, seguimos sin entender el porqué se le llama a Vueling una aerolína lowcost, ya que si bien es cierto que con el debido tiempo de búsqueda se pueden localizar algunos precios más bajos que los de la competencia, la realidad es que no son exageradamente inferiores a los de la mayoría de aerolíneas que operan sus mismas rutas.

Aún así, en el apartado de reserva y compra de billestes, hemos acordado darle un 6 sobre diez.

Facturación

El aeropuerto de Coruña oferta unas instalaciones casi de bolsillo; un pequeño hall en la parte baja, con los mostradores de facturación de las diversas compañías aéreas, y justo al frente se situan los de las empresas de alquiler de vehículos.

Un pequeño bar/restaurante con precios directamente bajados de los cielos, y sólo asequibles para aquellos que no les importe abonar 10€ por un bocadillo.

Vueling estuvo facturando el vuelo sólo con dos empleados, aunque podríamos reseñar que básicamente era uno, ya que el otro sólo atendía a los pasajeros preferenciales, que en un aeropuerto y vuelo tan pequeño no llegaban a los 10, mientras que su compañera, con una cola importante de gente delante, se hacía cargo del resto.

La verdad, creemos que esto es un grandísimo error. Dos trabajadores de los cuales uno mira a los pasajeros que esperan pacientemente, sin ofrecerse a echar una mano en ningún momento, y por el otro lado, una empleada que atiende a todos y, aún así, no pierde la sonrisa y resulta bastante agradable.

La facturación comenzó unos 30 minutos después de la hora que figuraba señalada, lo cual tampoco nos gustó mucho. A pesar de ser de los primeros, ya se nos solicitó facturar el equipaje de mano gratis, lo cual sólo pudimos hacer con dos maletas, ya que en el resto llevamos material fotográfico importante, ordenadores, etc etc etc…

Estuvimos alrededor de 10 minutos para facturar, lo cual no está nada mal.

Seguridad

Otra cosa que queríamos mencionar, y que nos parece absolutamente lamentable, es que en el aeropuerto de Coruña hay que pasar por el medio de una tienda para acceder a la sala de seguridad y escáner.

La verdad, que esto no lo hemos visto en demasiados sititos, y en donde sí existe, se trata de tiendas de otro tipo, no del típico kiosoco que está vendiendo unicornios plateados, almohadas cervicales, y tartas de Santiago; todo en el mismo espacio.

Quitando este punto negro, a nuestro modo de ver, los profesionales de la seguridad trabajan rápido y con contundencia, dando impresión de profesionalidad, que es lo que se les pide. Trámite rápido.

Una vez pasada la seguridad, es necesario trasladarse al piso de arriba, en donde se encuentran las salas con los fingers que bajan a los pasajeros a los aviones.

Ninguna de estas salas es capaz de albergar a más de 100 usuarios, por lo que si tenemos en cuenta que los aviones que operan en Coruña suelen trasladar a mas de 200, ya resulta bastante fácil imaginarse las enormes colas que se forman en el momento de embarcar, que ocupan prácticamente todo el espacio de la primera planta, dando una sensación realmente tercermundista, como poco.

Evidentemente, Vueling no tiene nada que ver con todo esto, situando su avión en el otro extremo del primer piso, donde están habilitados los puestos para que la policía pueda verificar los pasaportes de los viajeros.

Una vez todos dentro del reciento habilitado, no es posible salir del mismo, por lo que es mejor ir al baño antes. La situación de cientos de pasajeros de pie esperando a embarcar, unos encima de otros, es tremendamente lamentable.

Embarque

Sorprendemente, el avión de Vueling ya se encontraba sobre la pista del aeropuerto, cosa que no solía pasar antes, por lo que ya descartamos la típica disculpa de la llegada tardía por el mal tiempo en un anterior destino.

El embarque se produjo en el momento exacto y fue bastante rápido y ordenado, a pesar de la insistencia de una señora de entrar antes que nadie, con preferencia, ya que acompañaba a su hija de 12 años (!!!!), que era más alta que ella.

Quitando la anécdota, entramos relativamente rápido al avión y completamente en hora.

Las TCP nos ayudaron a acomodar nuestras maletas en los compartimentos superiores e, igual que comentamos antes, eran capaces de mantener su sonrisa durante todo el tiempo, cosa que en Turama apreciamos bastante

Despegue

A pesar del mal tiempo que reinaba en la zona, el despegue fue rápido y sin ningún problema, volviendo a ver el azul cielo a los pocos minutos del ascenso.

Sorprendentemente, la salida fue totalmente en hora.

Asientos

Para nosotros, el gran caballo de batalla de Vueling, así como también de Iberia.

Los asientos son duros y poco ergonómicos. Afortunadamente los vuelos no tienen una duración superior a las 4 horas, porque ese el tiempo máximo que podrías resitir sin crearte una hernia discal en la espalda.

La distancia entre asientos es mínima. Tal y como se aprecia en la foto, para una persona con una altura de 1´80, apenas le quedan unos pocos centímetros para evitar tocar con las rodillas en el asiento delantero.

Considerando que las nuevas generaciones llegan cada vez más altas, esto va a significar un gran problema en el futuro, y si no, al tiempo…

Entretenimiento a bordo

Vueling sólo cuenta con revistas.

En este punto, hemos de decir que hemos volado con aerolíneas bastante más pequeñas y que  proporcionaban una tablet a todos sus pasajeros, que contenían un gran número de estrenos de películas, música, deportes, programas de televisión, etc. Incluso en vuelos de menos de 50´. No estaría mal que Vueling hiciese lo propio, que no es tan caro, y puede marcar la diferencia.

La revista que facilitan para su lectura se llama “ling” y bueno, vamos a decir a su favor que no es la peor que hemos visto.

Catering

En vueling no te dan ni un vaso de agua, todo es de pago. (Corregimos la frase anterior ya que, efectivamente, sí se sirve agua totalmente gratuita).

Tal y como hemos podido comprobar en su catálogo, los refrescos tienen un precio aproximado de 2,60€, que no es un chollo precisamente.

Smoothies y la mayoría de los zumos, rondan los 3,60€

Un menú “quick dulce”, que consta de una bebida y un snack dulce, tiene un coste de 4,50€

Un menú “quick salado”, que consta de una bebida un un snack salado, tiene un coste de 5,50€

Un menú “tapas” que consta de un poco de jamón y un benjamín de vino, tiene un coste de 12,00€

Todos los sandwiches rondan los 6,50€

Todas las bebidas calientes rondan los 2,60€

Los snacks dulces, como galletas o mikados, tienen un precio de 2,50€

Está claro que nuestros amigos de Vueling siguen sin pensar. En los mismos aeropuertos hay máquinas expendedoras de vending donde se pueden encontrar exactamente los mismos artículos, por aproximadamente la mitad de precio.

O se bajan los precios para que la gente deje de comprarlos antes de subir al avión, o se hacen ofertas de verdad que permitan al pasajero la sensación de estar ahorrando dinero.

La última opción sería comercializar productos propios de cada región, que seguro que los usuarios valorarían más y tendrían un menor coste unitario, permitiéndolos vender por precios más bajos, porque seamos sinceros, no hemos visto ni al 5% de los pasajeros del avión, que iba lleno, comprar del servicio de catering.

Vuelo y aterrizaje

Se trata de un desplazamiento corto, de apenas 2 horas, por lo que tampoco hay mucho margen a la sorpresa,

El vuelo transcurrió con normalidad y el aterrizaje de la misma manera y, sobre todo, en hora, que es lo más importante y lo que más nos sorprendió y apreciamos.

La entrega de las maletas facturadas fue rápida y eficiente, sin ningún problema a remarcar.

Conclusiones

En primer lugar y más importante que cualquier otra cosa, Vueling salió en hora y aterrizó en hora, lo cual es una noticia verdaderamente agradable.

Nos ha gustado mucho también la actitud de sus profesionales de tierra y TCP. Se mostraron en todo momento atentos y sonrientes, lo cual en esta profesión es un plus.

Apreciamos también el vuelo rápido y sin incidentes, bien programado y sin sorpresas. Dió en todo momento sensación de orden y profesionalidad y los pasajeros notan ese tipo de cosas.

Empleados y profesionales bien entrenados y que se desenvuelven con naturalidad y amabilidad, sin poner malas caras ni desaparecer cuando se les necesita.

En el lado malo, volvemos a los asientos para torturas. Es necesario implementar otro tipo de asiento que permitan también acomodar a más pasajeros, pero que estos se encuentren más cómodos. Dos horas más en ese avión y es probable que nos hubiésemos gangrenado las rodillas.

El entretenimiento a bordo en forma de revista ya pasó a la historia. Las aerolíneas más actualizadas proporcionan al pasajero, de manera gratuita, tablets para que se mantengan entretenidos durante todo el vuelo, independientemente de la duración de este.

Ahora también se está proporcionando entretenimiento a los pasajeros a través de sus propios dispositivos móviles, lo cual también nos resulta una idea interesante.

Se hace necesario eliminar las revistas cuanto antes, no son útiles y dan sensación de antigüedad y anquilosamiento.

En cuanto al catering, es sorprendente que se llegue a vender algo a bordo, considerando que en todos los aeropuertos se comercializan los mismos productos por mucho menos importe.

O se especializa el servicio con productos originales o más difíciles de encontrar, o se rebajan los precios y se permite que acceda todo el mundo a ellos.

Vender un bocadillo por 7 €, se mire por donde se mire, no tiene ni pies ni cabeza.

Bueno, hoy debemos reconocer que hemos visto pequeños rayos de luz en el vuelo con Vueling, lo cual nos ha sorprendido muy gratamente.

Nos quedan todavía unos cuantos vuelos con ellos, por lo que esperamos que no se trate de una casualidad, ni flor de un día, y seguiremos haciendo comparativas entre la propia aerolínea y otras de la competencia, con el fin de manteneros debidamente informados.

Este vuelo de Vueling se ha merecido un 7 sobre 10.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario