DESCUBRE CÓMO TE ESTAFAN LAS AEROLÍNEAS

Corren muy malos tiempos para el transporte aéreo. La incursión de las lowcost en el mercado ha forzado a todas sus competidoras a rebajar los precios de sus billetes, pero al mismo tiempo, la inmensa mayoría de compañías aéreas están tratando de compensar sus cuentas a base de prácticas totalmente fuera de la ley.

Hay muchos viajeros que han asumido que el desplazamiento por avión es un mal por el que hay que pasar para poder llegar al destino elegido, y están dispuestos a aguantar toda clase de tropelías, si con ello logran salvar la distancia correspondiente a un precio inferior al resto. Otros, por contra, creemos que unas tarifas más asequibles no pueden estar reñidas con un trato adecuado al pasajero, y con unas condiciones de vuelo aceptables.

Es increíble observar la pasividad de las instituciones ante la avalancha de atropellos que se llevan a cabo todos los días en contra de los usuarios del transporte aéreo, la falta de iniciativas legislativas, y la querencia a no aplicar las que ya están en vigor.

Afortunadamente, en países como EEUU o el Reino Unido, los usuarios afectados están rebelándose en contra de este tipo de abusos, y con ello creando una jurisprudencia que va a poder ser utilizada por otros en las mismas circunstancias.

No olvidemos que, aunque se trata de empresas privadas, las aerolíneas tienen que cumplir con la legalidad vigente en las materias que les atañe, están muy fuertemente subvencionadas por gobiernos locales y/o nacionales, y no pueden saltarse a la torera los derechos básicos que asisten a sus pasajeros.

El timo del billete de regreso

Iberia ha sido condenada recientemente a abonar a un pasajero el importe íntegro de su billete de regreso, después de que este no pudiese embarcar en el vuelo de ida.

El señor Dove no pudo llegar a tiempo al aeropuerto para salir en el vuelo de Iberia que cubría la ruta Londes Madrid. Tuvo que abonar otro billete de ida por su cuenta para poder llegar a la capital española, pero cuando contactó a su regreso con la aerolínea Iberia fue informado conforme su billete había sido cancelado en su totalidad.

La justicia inglesa ha estimado que el hecho de que no pudiese utilizar el billete de ida no implica que tampoco pudiese hacer uso del de regreso, por lo que condenó a la aerolínea española al abono de su importe y a no utilizar esta “táctica” en ocasiones futuras.

El timo de las tasas

AirBerlin tenía como costumbre aplicar unas tasas exageradamente altas a sus pasajeros cuando estos se veín obligados a cancelar sus vuelos. Dichos importes eran descontados de la cantidad total a devolver, por lo que el usuario afectado nunca llegaba a cobrar lo que realmente había pagado por su billete.

La justicia europea ha actuado en este caso y ha prohibido a la aerolínea alemana la aplicación de dichas tasas, ya que la ley indica que hay que devolver exactamente la misma cantidad que se pagó por el billete. A partir de ahora ni tasas altas, ni tasas bajas. Cuando corresponda devolver el importe abonado, no se podrá aplicar ningún tipo de descuento por ningún concepto.

Por cierto, AirBerlin también ha sido penalizada por no ser suficientemente clara a la hora de desglosar los importes que cobra por sus billetes. A partir de ahora tendrá que explicar convenientemente qué cantidad corresponde a cada servicio, de una manera clara para el usuario.

El timo de la espera dentro del avión

Una práctica esta que hemos visto muy recientemente en EasyJet y Norwegian.

En EEUU ya se está penalizando esta estratagema de muchas aerolíneas para mantener a sus pasajeros durante horas dentro del avión, cuando este no puede despegar por diversas causas.

El límite máximo que se ha establecido para que un pasajero pueda permanecer dentro de la cabina de un avión sobre la pista de un aeropuerto es de 3 horas. Durante este tiempo la compañía tiene que poner a disposición de los pasajeros servicios mínimos, como bebidas o acceso al baño. Este tiempo también será susceptible de revisión si las condiciones dentro de la aeronave no son adecuadas, como una temperatura exageradamente alta o baja.

La compañía portuguesa Tap ha sido penalizada con una multa de 100.000 dólares por un incidente sufrido hace unos años, en el cual mantuvo a sus pasajeros durante más de 3 horas dentro del avión mientras este esperaba a que mejorase el tiempo para poder despegar. American Airlines, por otro lado, tendrá que abonar otra multa de 1.6 millones de dólares por el mismo comportamiento, repetido en varias ocasiones en diversos aeropuertos del país.

Esperamos que el ejemplo empiece a cundir y que cuando se produzca una situación de este tipo se ofrezca a los pasajeros la posibilidad de salir del avión.

El timo de la tarjeta de embarque

Una de las políticas más conocidas de Ryanair es la de cobrar una tasa de 40 euros a aquellos pasajeros que no hayan podido imprimir su tarjeta de embarque.

La justicia europea ha dictaminado que esta norma de la aerolínea irlandesa es totalmente abusiva, ya que no se corresponde con el gasto real que tiene que asumir la compañía por imprimir ella misma dicha tarjeta. En la primera sentencia pionera de este tipo, se ha condenado a Ryanair a devolver los 40 euros al pasajero denunciante y se ha avisado que no puede seguir aplicando esta norma en el futuro.

Como era de esperar, Ryanair hace oídos sordos y sigue aplicando la norma, con la esperanza de que no sean muchos los usuarios que deciden interponer una denuncia por la misma causa.

El timo del equipaje de mano

Algunas aerolíneas están empezando a jugar con el peso máximo permitido para el equipaje de mano de sus pasajeros.

Todas las compañías aéreas tienen que publicar sus límites de peso y dimensiones para el equipaje, tanto facturado en la bodega del avión, como el que se va a depositar en los compartimentos de cabina destinados a ese fin.

Dicha información vincula legalmente a las aerolíneas, y no pueden modificar la misma de manera unilateral en el último momento.

Emirates, en su base de Dubai, ha comenzado a sumar el peso de las compras en los Duty Free al del equipaje de mano de sus pasajeros, cuando en su web se indica claramente que, en tamaños razonables, será un extra permitido.

Por su parte, las autoridades federales mexicanas han empezado a actuar en contra de este tipo de tretas y han multado a las compañías Volaris, Interjet, Aero México, Viva y JetBlue por variar el peso permitido en el equipaje de mano a sus pasajeros sin aviso previo.

Las aerolíneas saben que el pasajero quiere subir cuanto antes al avión, y dado que no se le da margen de tiempo para poder decidir, se le pone en la impronta de tener que abonar tasas abusivas por límites de peso que han sido modificados, o dejar parte de sus compras o enseres en el propio aeropuerto.

Ojo, porque esta costumbre se está extendiendo de manera muy peligrosa por todos los aeropuertos.

El timo de los tiempos de vuelo

Otra treta que empieza a hacerse cada vez más común.

Con el fin de evitar indemnizaciones por demora, o simplemente por poder presentar un cuadro de puntualidad impoluto, algunas aerolíneas están aumentando exageradamente el tiempo de vuelo de muchas de las rutas que están operando.

De esta forma, en caso de retrasos o cualquier otro tipo de inconveniencia, siempre tienen un colchón de margen para utilizar. Si un vuelo con un tiempo estimado de 50 minutos se publicita como de una hora y media, la aerolínea ha ganado de una manera realmente sencilla 40 minutos.

Las aerolíneas están justificando estos aumentos por tiempos de rodaje en pista, esperas, etc, cuando realmente el tiempo de vuelo se cuantifica exclusivamente desde el momento del despegue, al momento del aterrizaje en destino.

El timo de los precios que no existen

Táctica utilizada ya de manera general en todos los ámbitos comerciales.

Como todos sabemos, ahora ya no se publicitan los costes de cualquier servicio con un precio, sino que se hace casi siempre aludiendo al término “desde”. De esta manera se atrae la atención del consumidor incauto, que cuenta con localizar dicha tarifa sin dificultad.

La realidad es que normalmente es prácticamente imposible encontrar billetes por los precios que anuncian las aerolíneas, que utilizan esta táctica, denominada “click bait”, para que sus pasajeros acaben comprando de todas maneras un billete por otro precio que no tiene nada que ver con el publicitado.

Muy recientemente hemos visto la utilización de este sistema en la aerolínea Level, la cual empezó publicitando viajes al otro lado del charco por menos de 100 euros. Paulatinamente tuvo que ir aclarando las condiciones reales de los precios, ya que era el billete de ida el que se comercializaba por 99 euros, pero el de regreso era bastante superior a esa cantidad.

El timo del mal tiempo

Las aerolíneas tienen que indemnizar a sus pasajeros cuando se cancelan los vuelos contratados, o estos se demoran por períodos superiores a las 3 horas.

Sin embargo, esto puede cambiar si las causas por las cuales se producen estos hechos no son achacables a las compañías aéreas, como por ejemplo malas condiciones meteorológicas. En estos casos, muchas compañías aluden a esta excusa para evitar cumplir con sus obligaciones legales.

Este caso lo hemos visto hace apenas unas semanas con Vueling, la cual dejó en tierra a todos sus pasajeros de un vuelo que partía de Santiago de Compostela, esgrimiendo razones meteorológicas por las cuales el avión que tenía que recogerlos no había podido aterrizar en el aeropuerto de dicha localidad gallega.

Sin embargo, el resto de vuelos previstos para la misma hora no tuvieron ninguna dificultad ni para despegar, ni para aterrizar, por lo que la disculpa que Vueling ofreció a sus pasajeros no era más que una invención absurda para poder proteger sus intereses económicos.

Este modus operandi es utilizado a discrección por muchas aerolíneas.

El timo de la reparación urgente

Algunas catástrofes aéreas acontecidas en los últimos años fueron provocadas por averías en los aviones que se fueron postponiendo en el tiempo.

Las autoridades estadounidenses han tomado cartas en el asunto, y a partir de ahora sancionarán con fuertes multas a aquellas aerolíneas que sigan volando con reparaciones urgentes pendientes de realizar. De hecho, la compañía United deberá de pagar una multa de 500.000 dólares por no sustituir una bomba de combustible en uno de sus aparatos, y realizar con la misma avería 23 vuelos naciones e internacionales.

Nos preguntamos qué hubiese pasado si esta normal estuviese en vigor en el momento del trágico accidente ocurrido en Madrid de la desaparecida Spanair.

El timo de la información falsa

Este es uno de los más clásico y utilizados repetidamente por aerolíneas del todo el mundo.

Se trata de no dar la información correcta a los pasajeros en caso de overbooking, retraso o cancelación de su vuelo, o simplemente no dar ningún tipo de información.

La legislación vigente actual obliga a las compañías aéreas a facilitar esta información a sus pasajeros por escrito, indicando claramente cuáles son sus derechos en cada caso, y la manera en la que pueden reclamar los mismos.

Sin embargo, esta norma no es respetada por casi ninguna compañía, y algunas hacen todo lo posible por evitar facilitar a sus pasajeros los datos imprescindibles para que puedan reclamar.

En EEUU se ha decidido sancionar económicamente a Alaska Airlines, American Airlines, Southwest y United Airlines por facilitar información falsa a sus pasajeros con el fin de evitar reclamaciones económicas.

Esperamos que esta norma se acabe implantando a nivel mundial, ya que esta táctica es utilizada de manera global por una gran cantidad de aerolíneas que entienden que si no informan de manera adecuada a sus clientes, ahorran grandes cantidades de dinero en indemnizaciones.

El timo del overbooking

Sabemos que es una práctica legal y autorizada por las autoridades competentes, pero también lo es el informar claramente a los pasajeros en caso de sufrir overbooking.

Salvo que el mismo sea aceptado expresamente por el usuario afectado, el cual en este caso no tendría derecho a reclamar ningún tipo de compensación, en el supuesto de aplicación obligatoria por parte de la aerolínea, esta tiene que ofertar una serie de posibilidades a su cliente para seguir con su desplazamiento.

Muchas aerolíneas obvian de manera intencionada el indicar que si existen vuelos disponibles en otras compañías de la competencia, deben hacer uso de los mismos para evitar el retraso del pasajero afectado. En muchos casos se limitan a ofertar otras posibilidades menos cómodas en la propia aerolínea y evitan embarcar al pasajero en vuelos de la competencia para no tener que abonar el billete correspondiente.

Nos gustaría decir que este artículo acaba aquí, pero desgraciadamente la lista de timos a los que se enfrentan los pasajeros de muchas aerolíneas es demasiado largo como para explicarlos todos en un solo post.

Como hemos visto, estas tácticas más propias de piratas que de empresas serias, afectan a compañías de todo el mundo y de todo tipo: grandes, pequeñas, lowcost, full service o tradicionales.

Los pasajeros debemos de tener cada vez más cuidado para evitar que jueguen con nosotros y nuestros intereses, ya que hace mucho tiempo que el cliente dejó de ser el punto de atención de las aerolíneas, y ahora ocupa su lugar exclusivamente el beneficio económico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario