ES SEGURO VOLAR EN RUSIA

Después del accidente sufrido el pasado Domingo por un avión de la compañía aérea rusa Saratov Airlines, muchos ciudadanos europeos que tienen pensando visitar Rusia en los próximos meses, sobre todo con ocasión del próximo Mundial de Fútbol, se han empezado a preguntar (y a preguntarnos a nosotros) sobre si el nivel de seguridad del transporte aéreo en el país es el adecuado.

Ayer comentábamos que el modelo de aeronave en el que perdían la vida 71 ocupantes hace 5 días no era seguro, según los comentarios hechos en el año 2010 por los directivos de la aerolínea rusa Rossiya, que lo estuvieron probando durante varios meses antes de deshacerse de el. Puedes leerlo aquí: El avión siniestrado en Rusia no era seguro.

La pésima reputación que durante varias décadas mantuvo la compañía aérea bandera del país, Aeroflot, sigue pasando factura a día de hoy, cuando realmente las cosas han cambiado mucho y para bien.

Para empezar, es necesario reseñar que el país donde se han producido más accidentes aéreos con víctimas mortales no es Rusia, sino los Estados Unidos. Si bien, también es justo apuntar que el tráfico aéreo en USA es 12 veces mayor.

Las estadísticas indican que el número de accidentes con víctimas mortales registrados en los Estados Unidos es de 821, los cuales provocaron el fallecimiento de 10.714 personas. En Rusia (y aquí están incluídos todos los países que en algún momento formaron parte de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), se produjeron 519 accidentes mortales, que causaron 8.424 víctimas.

La mala reputación de la seguridad aérea en la URSS, y posteriormente en Rusia, tuvo su punto más álgido durante la década de los 70. Solamente en el año 1973, se producían 27 accidentes en aviones de Aeroflot, que causaban 780 víctimas mortales.

Durante los 3 años siguientes, 74, 75 y 76, la aerolínea bandera del país se estrellaba en otras 73 ocasiones.

Durante los años 80 se produjo un descenso significativo en el número de siniestros, los cuales volvieron de nuevo a incrementarse durante los 90, década en la que se denunciaron múltiples irregularidades, como permitir la presencia de pasajeros sin asiento que volaban de pie en los pasillos.

Aeroflot ostenta el triste record de víctimas mortales en una misma aerolínea, habiendo causado la terrible cifra de 8.231 fallecidos. La diferencia con la segunda, que es la francesa Air France, es más que notable, siendo la compañía gala responsable del fallecimiento de 1.783 pasajeros.

La explicación que puede “justificar” en parte estas cifras radica en las ingentes cantidades de pasajeros que tenía que transportar cada año Aeroflot, la cual durante la guerra fría era la encargada de prestar el servicio de transporte aéreo en todo el territorio de la antigua URSS, donde hay vuelos locales que pueden durar hasta 8 horas.

Cuando el viajar en avión todavía era algo totalmente restrictivo para la gran mayoría de ciudadanos, Aeroflot transporta en el año 1976 a más de 100 millones de pasajeros.

Posteriormente y después del desmembramiento de la antigua URSS, Aeroflot quedó divida hasta en 800 aerolíneas distintas, algunas de las cuales también sufrieron severos contratiempos en materia de seguridad, como Voronezhavia o Kemerovo.

A mediados de los 90 la situación llegó a ser tan crítica que la propia IATA hacía público un comunicado en el que desaconsejaba el transporte aéreo en Rusia, recomendando desplazarse en su interior utilizando la red de ferrocarril.

Con la llegada del año 2000, la gran mayoría de compañías aéreas que operaban el espacio aéreo ruso ya habían desaparecido, muchas por problemas económicos y otras cerradas por las autoridades rusas, en un intento de mejorar el nivel de seguridad.

Sin embargo, se mantenía la obligación estatal de operar exclusivamente con aviones de fabricación rusa, un hecho que fue también primordial en muchos de los peores siniestros sufridos por aerolíneas de ese país.

La razón de esto estriba en la gravísima crisis económica sufrida tanto en la URSS como posteriormente en Rusia, que hacía una tarea casi imposible el encontrar piezas de recambio para los aviones, muchos de ellos ya obsoletos y que sólo se utilizaban en territorio ruso o en países afines políticamente.

Por ello, se impuso la necesidad de practicar lo que se denominó como “canibalismo aéreo”, en el que las piezas y partes de muy distintos modelos de aviones ya retirados eran aprovechadas y adaptadas para servir a los que estaban volando, no siempre con éxito.

Sin embargo, la situación actual de Aeroflot es muy distinta en la actualidad.

Actualmente, la aerolínea rusa opera casi en exclusiva con aviones Boeing y Airbus, y sólo mantiene el Shukoi SuperJet 100 de fabricación rusa, un modelo que cuenta con toda la tecnología aviónica del momento.

Además, forma parte desde el año 2006 del grupo SkyTeam, en el que también están otras compañías punteras como la mundialmente famosa Delta Airlines norteamericana, la francesa AirFrance o la holandesa KLM.

Hace 5 años Aeroflot daba un salto de calidad internacional y se convertía en la aerolínea oficial del club de fútbol ingles Manchester United, dando una imagen de modernidad y renovación a la altura de las compañías aéreas más importantes de Europa.

Por último, en el año 2015 la ICAO (International Civil Aviation Organisation) comunicaba que tras los correspondientes estudios realizados estaba en condiciones de confirmar que Rusia había alcanzado la media global en la implementación efectiva de medidas que garantizasen la seguridad del tráfico aéreo, así como en el otorgamiento de licencias a aerolíneas y la investigación de accidentes.

Estas conclusiones no son aplicables, en ningún caso, a otros países excindidos de la antigua Unión Soviética, como por ejemplo Kirguistán, cuyos aviones tienen prohibido volar en espacio aéreo europeo.

Podemos acabar afirmando que en la actualidad la situación del transporte aéreo en Rusia no tiene nada que ver con la de hace varias décadas.

El país cuenta con importantes aeropuertos al mismo nivel de los que existen en el resto de Europa Occidental y su aerolínea bandera, Aeroflot, está inmersa en un proceso de renovación constante para mantenerse dentro de los estándares de seguridad establecidos en la mayoría de compañías aéreas con mejor reputación en este aspecto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario