HOTEL IBIS LONDON HEATHROW

Después de más de 20 años volando a multitud de países desde el aeropuerto londinense de Heathrow, hace mucho tiempo que decidimos dejar de jugarnos los enlaces y pernoctar en la capital londinense cuando no estamos seguros de garantizar que tenemos un margen de horas suficiente para no perderlos.

Por supuesto, después de sufrir malas experiencias, todos nos vamos especializando con el fin de no tener que repetir las mismas una y otra vez, así que aquí vamos a compartir con vosotros nuestro “escondite” londinense al lado del aeropuerto de Heathrow.

Como ya anuncia el propio título de este post, hablamos de un hotel de la cadena Accor, que como sabéis posee establecimientos en distintos segmentos de tarifas para poder satisfacer a todos los bolsillos.

En concreto, los hoteles de la marca Ibis se suelen encuadrar en 3 tipos distintos: El Ibis Budget, que son los más económicos pero con menos servicios y habitaciones más pequeñas, el Ibis Styles, algo más completo, y por último el Ibis (a secas), que suelen ser los que reúnen mejores condiciones y un precio sensiblemente superior a los otros dos.

Aunque este hotel siempre lo hemos utilizado para dormir una sola noche, últimamente y gracias a los señores de Uber le estamos dando un juego bastante más grande. Ya no es la primera vez que nos quedamos aquí aunque nuestras obligaciones nos obliguen a desplazarnos al centro de Londres.

La ventaja principal que le vemos a este hotel es su cercanía con el aeropuerto de Heathrow, en el que solemos estar con bastante frecuencia. Pidiendo un Uber a la salida del aeropuerto, la carrera hasta la puerta de entrada del hotel no suele durar más de 5 ó 10 minutos, dependiendo del tráfico y la hora.

También dependiendo de la hora, disponibilidad y tipo de vehículo, la tarifa de Uber puede variar, pero normalmente estamos abonando algo menos de 10 libras por cada trayecto entre el aeropuerto y el hotel, y viceversa.

Sin embargo, si lo que se pretende es visitar la capital inglesa, puede resultar bastante lejano del centro, por lo que resulta imprescindible tomar un autobus o hacer uso una vez más de los servicios de Uber, ya que no hay estaciones de metro tan cercanas como para desplazarse a pie.

Para ello, utilizamos dos opciones distintas: una es realizar todo el trayecto en Uber desde el hotel hasta el centro de Londres, lo cual te puede salir en unas 25 libras. La otra conlleva desplazarse sólo hasta la entrada de metro más cercana, por lo cual apenas acabas abonando unas 5 u 8 libras. Desde ahí, con la tarjeta de metro Oyster, ya puedes moverte por toda la ciudad en el “tube”.

Otra de las ventajas que le vemos a este hotel es su precio. Por apenas 60 euros/noche puedes alquilar una habitación de un tamaño muy superior a las que se están comercializando en el centro de la ciudad, que son auténticas ratoneras.

La tarifa que utilizamos siempre incluye:

  • un desayuno, tipo buffet libre, de bastante calidad y muy bien presentado, con el que comes en condiciones.
  • conexión a internet a una buena velocidad.
  • Fast check in y check out, lo que significa que no tienes que hacer colas en recepción.
  • parking gratuito.

La verdad es que por 60 euros y en Londres, difícilmente es posible encontrar mejor relación calidad/precio.

Otra de las cosas que más nos gusta de este sitio son sus camas. En concreto, los hoteles Ibis han apostado por competir en este aspecto con otras cadenas de mayor categoría a base de ofertar una selección de almohadas y colchones, que consiguen que durmamos casi como en casa.

Como ya dijimos antes, el tamaño de las habitaciones es bastante decente, considerando la media de metros cuadrados que tienen en gran parte de la oferta hotelera londinense.

Además de una cama amplia, cuentan con un baño con ducha, totalmente actualizado, lo cual también es un plus si lo comparas con algunos wc de otros hoteles que hemos tenido la desgracia de visitar en Londres.

La habitación tiene un pequeño escritorio con la mítica “Kettle” inglesa, para preparte un té o un café. También dispone de una televisión de buen tamaño con multitud de canales en varios idiomas.

En la planta baja hay un bar y también un restaurante, donde hemos desayunado y cenado en múltiples ocasiones. La carta es original y la comida no está nada mal, además con un precio asequible, lo que a nosotros nos viene bien cuando pasamos sólo una noche aquí.

En definitiva, si tenéis que pasar una noche en Londres o no os importa estar algo más desplazados del centro de la ciudad, a cambio de disfrutar de un mejor precio y condiciones de estancia, es una opción que deberíais de considerar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario