LEVEL: DOS MESES DESPUÉS

Se cumplen casi dos meses de la salida de la marca Level, la nueva “low cost” operada por Iberia para cubrir rutas de largo recorrido al continente americano. Con ello, se dió el pistoletazo de salida para la mayor revolución en la industria aérea comercial de toda su historia, la cual no ha hecho nada más que comenzar.

Las reglas del juego han cambiado, ahora el elemento determinante es el precio del billete sobre cualquier otro factor, interno o externo. Las compañías han tomado nota y han comenzado a jugar sus cartas para hacerse hueco en un mercado que, poco a poco, comienza a saturarse casi nada más nacer.

El fin último de esta lucha a muerte entre operadoras es conseguir noquear a la competencia a base de ofertar mejores tarifas que esta. De esta manera, se obligará al resto a actuar en consecuencia y aquella que no pueda aguantar el tirón desaparecerá del tablero de juego, que en este caso es el océano Atlántico.

Las estrategias comerciales seguidas por la mayoría de aerolíneas implicadas han acabado por afectar al consumidor final, el pasajero, el cual realmente está adquiriendo un billete para jugar a la lotería. Si las cosas salen bien no tendrá ningún problema, pero si se complican tendrá que pasar un muy complicado calvario para resolver su situación.

Esto ha llevado en cuestión de muy pocos meses a elevar a las compañías aéreas hasta el cuarto puesto como sector empresarial más reclamado por sus usarios, justo detrás de las compañías de telefonía y telecomunicaciones, la banca y el sector automovilístico.

Lo peor de la noticia es que las compañías tradicionales, también llamadas full service para distinguirlas de las de bajo coste, ya apenas se diferencian de estas últimas, salvo en el precio de sus billetes. No están aportando nada distinto para atraer a su cliente por lo que este, entre dos servicios prácticamente iguales con dos precios muy dispares, escoge ineludiblemente la tarifa más económica.

Iberia, tal y como venimos diciendo desde hace tiempo, se ha quedado para vestir santos. No hemos vuelto a ver anuncios de nuevas rutas, renovación de flota o novedades atractivas que ofertar a sus pasajeros. Level sí ha anunciado el incremento inmediato de su flota con otros tres Airbus A330, que le servirán para ir quitando trabajo a Iberia y abandonándola en un segundo plano.

A pesar de que la compañía bandera española por fin vuelve a generar beneficios y ganar dinero, ya ha anunciado el próximo despido de otros 1.000 empleados, que son justo los que va a necesitar Level para proseguir con su crecimiento empresarial.

La estrategia consiste en deshacerse de sueldos y condiciones laborales más ventajosas, para poder realizar contratos basura por importes mucho más bajos y convenios de cartón piedra.

Ahora veamos en qué situación se encuentra Level, en comparación con el resto, tras casi dos meses de operaciones.

Precios

Los precios de los billetes han aumentado notablemente, desde las primeras tarifas que se publicitaron a bombo y platillo para cruzar el charco por menos de 200 €. Para hacer nuestra comprobación hemos propuesto un viaje desde Barcelona hasta Los Angeles entre los días 19 y 26 del próximo Octubre.

La tarifa más económica que hemos localizado asciende a 492,77 €, pero hay que recordar que este precio sólo permite transportar una maleta de mano. No están incluídas ningún tipo de comida o bebida a bordo, facturación de equipaje, elección de asiento, o el poder disponer de una almohada o manta.

En caso de que quisiéramos incluir la facturación de una maleta y, como mímino, el servicio de comidas, el precio final ascendería a la cantidad de 622,77 €.

En el caso de Norwegian, la tarifa básica ascendería a 451,28 €, y si queremos comer y beber y facturar una maleta tendremos que desembolsar un total de 591,28 €.

La aerolínea islandesa WOW está comercializando el mismo vuelo en su tarifa básica (con un bulto de mano) por 581,96 €. El precio final sumando una maleta facturada asciende a los 704,94 €. Nota: los días difieren ya que no figuran disponibles para el mes de Octubre.

Muy importante: las plataformas online para la búsqueda de vuelos baratos están provocando muchos problemas a sus usuarios. Estos servicios buscan en la web los precios más económicos, pero en ocasiones mezclan tarifas distintas para obtener el importe final de un billete.

Esto ha llevado a algunos pasajeros a encontrarse con la desagradable sorpresa de que en un trayecto del viaje sí tienen derecho a comer y beber, así como a facturar su equipaje, pero no en el siguiente, o viceversa.

Aviones

El pasajero ya no está ni preocupado ni interesado por el tipo o modelo de avión que se utiliza para volar su ruta.

Mientras Level está operando con Airbus A330-200, WOW hace lo propio con el Airbus A330-300. Para el pasajero no hay prácticamente ninguna diferencia entre ambos modelos.

Norwegian está volando sus rutas utilizando el Boeing 787, modelos 8 y 9.

La comodidad del pasajero vendrá más por el tipo de asiento utilizado y la separación con el que tiene delante, que por el tipo de avión en el que se encuentra.

Asientos

Level tiene una separación entre asientos de 31 pulgadas. El ancho del asiento es de 18,1 pulgadas.

Norwegian tiene una separación entre asientos de 31-32 pulgadas. El ancho del asiento es de 17,2 pulgadas.

WOW tiene una separación entre asientos de 31 pulgadas. El ancho del asiento es de 17 pulgadas.

Wifi

Level y Norwegian ofertan servicio de wifi a bordo. WOW no comercializa este servicio.

La wifi de Level para todo el viaje asciende a la cantidad de 20 €, pero apenas dura hasta la mitad de trayecto. La velocidad es tan baja que apenas es posible subir una fotografía en una resolución media a la red, limitándose sólo a la conversación vía chat.

Comidas

Sobre gustos no hay nada escrito. Si bien hemos recibido quejas de algunos usuarios sobre las comidas servidas a bordo de las tres compañías, la verdad es que la mayor parte de los miembros de Turama que han utilizado sus servicios afirman que la calidad es aceptable, teniendo en cuenta que hablamos de un servicio dentro de un avión.

Consisten en un almuerzo o cena, dependiendo de la hora del vuelo, y un snack previo al momento del aterrizaje.

En lo que sí han coincido todos es en apuntar que la cantidad es bastante escasa. En este punto tenemos que volver a recordar que existe servicio de comidas a bordo para aquellos que no hayan reservado la suya. Consiste en diversos bocadillos y sandwiches, y algunos platos calientes como pasta, arroz y carne o pollo. Se ordenan y abonan directamente dentro del avión.

Para obtener el mejor precio posible de billete el pasajero debería decidir si prefiere pagar el coste de la reserva de comida, que ronda los 35 € en las tres aerolíneas, o comprarla a bordo en forma de bocadillo y refresco, por lo que abonaría la mitad de esa cantidad.

Servicio al cliente

Esta es la piedra filosofal de todo el emporio montado alrededor de las low cost de largo alcance.

Hemos recibido infinitas quejas de usuarios de Level en relación con problemas relacionados con la reserva de asientos, pérdida de equipajes y otros. También hemos recibido múltiples quejas de pasajeros de Norwegian, sobre todo relacionadas con retrasos o cancelaciones. De WOW apenas hemos recibido comentarios, ni buenos ni malos.

La conclusión más importante a tener en cuenta es que Level está actuando como una marca, es decir, de momento no es una aerolínea como tal. Por esta razón, no cuenta con representación directa en los destinos a donde vuela.

El mejor ejemplo está en el caso que nos comentaron hace tan solo unos días de una pasajera de Level a la cual le extraviaron sus maletas durante el viaje a San Francisco. A su llegada a este aeropuerto se dispuso a presentar la correspondiente reclamación, pero dado que Level no tiene representación en el mismo, fue enviada al Aviation Port Service, que se encarga de facilitar apoyo a los clientes de aerolíneas que no disponen de delegados o representantes.

La persona que los atendió cubrió una hoja de reclamación con el único papel que tenía a su disposición, que curiosamente llevaba el membrete de Norwegian, sin ni siquiera facilitar una copia de la misma, o incluir un PIR (número necesario para abrir el expediente de búsqueda del equipaje extraviado). Todo esto se hizo a mano.

Esto demuestra, una vez más, que el pasajero que no tiene que enfrentarse a ningún inconveniente no llega a comprobar dónde están los recortes que aplican las aerolíneas para minimizar sus gastos.

Aquellos que tienen que resolver la más mínima incidencia, se encuentran con que normalmente no hay nadie que los atienda, ni siquera telefónicamente, y todo se reduce al envío de correos electrónicos que son contestados de manera automática.

Nota: hablado hoy mismo con la pasajera afectada nos confirma que no le ha sido posible recuperar su equipaje, por lo que ha tenido que proceder a comprar por su cuenta toda la ropa y elementos necesarios para su estancia en EEUU.

El futuro

El océano Atlántico pronto se llenará de aerolíneas low cost surcando sus cielos y trasladando a millones de pasajeros que vuelan con tarifas “a la carta”. Tal y como anunciaba el CEO de WOW, pronto el precio del billete será sólo una anécdota y las compañías tendrán que obtener sus beneficios de todos los extras posibles que se puedan comercializar junto a este.

Level seguirá aumentando su flota a costa de Iberia, que verá reducidas sus rutas hacia el continente americano, para centrarse temporalmente en el asiático. Con la competencia en el corto recorrido de todas las low cost que operan a día de hoy, más las nuevas que verán la luz en breve, tendremos que esperar a ver cómo reacciona la aerolínea bandera española.

British Airways ya ha anunciado que procederá a dividir la compañía en dos. Una parte respetará la trayectoria de la aerolínea hasta hoy, sin grandes cambios sustanciales, pero otra parte de la compañía se convertirá en una low cost de largo alcance. El español Alex Cruz, CEO de Bristish Airways, ya ha “conseguido” empeorar la calidad de la aerolínea inglesa, que ha perdido una estrella en la valoración de SkyTrax, y ha sufrido su caos más importante tras el apagón informático de hace pocos meses.

Finalmente, Cruz intentará mantener el nombre y reputación de British y utilizará presumiblemente otra denominación para la nueva compañía, al estilo Iberia / Level.

Air France/KLM ya han anunciado el nacimiento de la nueva compañía del grupo, bautizada como Joon. Han querido dejar bien claro que no es una low cost, aunque se va a comportar como tal. Básicamente intentará agrupar la demanda milenial, disfrazada con un manto de buen rollo y modernismo, que en realidad sólo supone la incorporación de nuevo personal con condiciones infinitamente peores a las de las compañías matrices.

A día de hoy, Air France acaba de superar por primera vez a Iberia en número de asientos ofertados para vuelos a latinoamérica, lo cual supone otro mazazo importante para la compañía española.

Lufthansa potenciará el funcionamiento de EuroWings como aerolína de bajo coste. Dada la situación crítica que está viviendo AirBerlin no es descartable que finalmente acabe haciéndose cargo de la misma y utilice ambas para crear su low cost de largo alcance que le permita competir con el resto.

AirEuropa intentará mantener el pulso con todas sus competidoras y ya ha buscado el apoyo de Ryanair para que le facilite el suministro y flujo de viajeros. Con precios menos ajustados que el resto, tendrá que apretarse el cinturón u ofertar un valor añadido que, a día de hoy, no tiene.

WOW seguirá operando sus rutas a América e intentando atraer a un mayor público del que tiene en la actualidad. En su contra tiene el pertenecer a un grupo mucho más pequeño y menos poderoso que el resto, al igual que una flota y perspectivas de crecimiento más humildes.

Norwegian parecía que iba a acaparar todo el mercado, con un número importante de aeronaves en servicio y las nuevas compras que ha realizado recientemente a Boeing. Ha aumentado su oferta desde distintos puntos de Europa y es la mejor posicionada para dar el campanazo. Sin embargo, los mercados empiezan a dudar de sus ambiciosos planes de crecimiento y le han dado la espalda temporalmente, lo que se traduce en una reducción de la previsiones realizadas para este año.

EasyJet y Ryanair también quieren una parte del pastel del bajo coste transoceánico y ambas se disputan la flota en venta de Alitalia. La que logre hacerse con la aerolínea italiana dispondrá de un buen número de aeronaves con las que crear una subdivisión de bajo coste y largo recorrido.

Dados los problemas económicos por los que está atravesando Etihad, otra de las más interesadas en hacerse con la aerolínea transalpina y de la que ya dispone del 49% de sus acciones, es probable que finalmente la compañía pase a manos de alguna de las dos low cost más importantes de Europa, o vuelva a declararse desierto el concurso de adquisición y regrese de nuevo a manos gubernamentales.

Hay otras tantas visitantes inesperadas que también se están uniendo a la guerra por el Atlántico. Entre otras, destaca la aerolínea letona Primera, que acaba de sobresaltar el mercado británico con vuelos a Nueva York por menos de 300 libras.

Si la apuesta le sale bien, no es descartable que se posicione en algún otro aeropuerto europeo, sobre todo teniendo en cuenta que el temido Brexit está a la vuelta de la esquina.

Como podemos ver, esto sólo acaba de empezar. Los vuelos tradicionales, tal y como se conocían hasta hace pocos años, están agonizando lentamente y ya hemos entrado en la nueva era dominada por las low cost.

Como todo, tiene sus pros y sus contras, por lo que habrá que estar muy atentos para evitar problemas inesperados durante nuestras vacaciones. Desde Turama seguiremos observando el panorama y analizando la situación para vosotros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario