Probablemente las dos compañías aéreas que han causado un mayor furor entre los usuarios desde el comienzo de sus operaciones en el aeropuerto de Barcelona El Prat. Level y Norwegian, o Norwegian y Level, se quieren hacer con el trofeo a la compañía aérea de bajo coste que más pasajeros transporta a través del Atlántico.

La primera en tirar el guante fue la aerolínea noruega, que decidió instalarse en el aeropuerto de Barcelona dispuesta a estrenar varias rutas de vuelos de largo recorrido a precios reducidos, lo cual ya de por sí suponía una más que importante afrenta a las compañías tradicionales, sobre todo a Iberia, que vuelan los mismos trayectos a precios mucho más elevados.

La posibilidad de realizar vuelos directos desde Barcelona, sin pasar por Madrid, en unos aviones con menos de 4 años de antigüedad por unos precios muy razonables, nos sedujo a muchos.

La respuesta por parte del grupo IAG no se hizo esperar. De la noche a la mañana inventó una nueva marca, Level, que de momento no funciona como compañía aérea ya que es operada por la propia Iberia.

En Level se centró toda la publicidad veraniega, “regalando” prácticamente los billetes de ida y vuelta a EEUU por menos de 200 €, quedando Iberia en un segundo plano muy preocupante.

Tal  y como informábamos en el artículo publicado el día de ayer sobre el caos que reina ahora mismo en el sector aéreo comercial, han sido muchas la voces que no se han cansado de repetir que no es posible volar con unos precios tan reducidos y a la vez obtener beneficios económicos en rutas transatlánticas.

Expertos en la materia, CEO´s de otras aerolíneas y muchos profesionales del sector, apuntan al altísimo coste de los nuevos modelos de aeronaves utilizadas, sobre todo el Boeing 787 y el Airbus A350, como factor clave que impide en un futuro próximo amortizar los gastos de adquisición de este tipo de aeronaves con unas tarifas que, en ocasiones, rozan lo ridículo.

Llama especialmente la atención lo declarado por el máximo responsable de Ryanair, Michael O´Leary, que hace muy pocas fechas afirmaba que a Norwegian le restan “4 ó 5 meses de vida”, dado que su supuesta falta de liquidez y la enorme deuda contraída a consecuencia del mayor plan de expansión y crecimiento que se ha visto en Europa, le harán imposible seguir operando, al menos con las tarifas actuales.

De momento, Level también sigue tirando la casa por la ventana, lo cual tiene más fácil ya que Mamá Iberia está detrás pagando todos los gastos y también cualquier plato roto que se caiga por el camino.

Irónicamente, de ir bien las cosas para la lowcost del grupo IAG, Level se vería enormemente reforzada, aumentado el crecimiento ya previsto para el año 2018 y posiblemente convirtiéndose en operador aéreo autónomo.

Si las cosas no salen tan bien, Iberia pagará la gracia, por lo que en cualquiera de los dos escenarios la que una vez fue compañía bandera de este país saldrá gravemente perjudicada.

Vamos a comparar ambas aerolíneas con un viaje ficticio de Barcelona a Los Angeles en el mes de Octubre.

Las tarifas

El viaje hasta Los Angeles a bordo de uno de los dos aviones de Level nos saldría en 282 €, con la tarifa más económica posible.

Por dicho importe sólo tendríamos derecho a subir con un pequeño bulto de dimensiones 56x45x25. No podríamos facturar ninguna maleta, ni podríamos acceder al servicio de catering, salvo previo pago de los extras correspondientes.

En caso de querer facturar una maleta (hasta 23 Kg) y poder comer durante el trayecto, tendríamos que desembolsar un total de 432 €.

El mismo vuelo con la aerolínea Norwegian nos saldría por 409,63 €, haciendo uso de la tarifa más barata.

Igual que en Level, sólo nos permitiría acceder al avión con un pequeño bulto de mano.

Si deseamos facturar una maleta (hasta 20 Kg) y el servicio de catering a bordo, deberemos desembolsar un total de 549,63 €

Por lo que podemos comprobar, en cualquier de los dos casos el importe más económico corresponde a Level. En las tarifas más baratas, el billete en la marca de IAG cuesta 150 € menos que en Norwegian. En la tarifa que da derecho a comida y bebida y facturación de maleta, Level es 117,63 € más barata que la compañía noruega.

Aeropuertos

Ambas aerolíneas vuelan a Los Angeles (LAX), el aeropuerto internacional más importante de la zona, por lo que en este aspecto no hay diferencia alguna.

Aviones

Si vamos a tratar este punto, tenemos que hacerlo de la manera más objetiva posible.

Tanto los aviones que utiliza Level (Airbus A330-200), como los que opera Norwegian (Boeing 787, modelos 8 y 9), son prácticamente nuevos. La edad media de los aparatos de la compañía noruega es de unos 3 años, mientras que los de Level no llegan al año.

Estamos obligados a resaltar que el modelo de Boeing es mucho más moderno que el de Airbus. El 787 cuenta con muy importantes ventajas frente a su rival, entre otras una cabina un 40% más silenciosa.

Además, el 787 también dispone de unas ventanillas un 40% mayores que las del Airbus A330, si es que esto se puede considerar un factor a tener en cuenta.

Para Turama, de cara al pasajero la mayor ventaja del avión de Norwegian frente al de Level es que el primero está presurizado a un nivel mucho más cómodo para el usuario, lo que reduce enormemente las molestias de estar volando más de 12 horas a lo que equivaldría una altura en el interior de la cabina de más de 2.200 metros. Además, el flujo de aire es mucho menos seco que el del Airbus, lo que también agradecerán todos aquellos que viajan con lentillas, o tienen problemas frecuentes de nariz y garganta.

En cuanto a la distancia entre asientos, es una pulgada más grande en Norwegian que en Level, pero este aspecto queda compensado por otro lado, ya que la aerolínea española también tiene unos asientos una pulgada más anchos que los de la noruega.

Atención al cliente

Quizás aquí nos encontremos con el meollo de la situación.

Hemos recibido tantas quejas durante este Verano de pasajeros de ambas compañías, que podríamos escribir un libro entero sobre la forma en la que responden ambas ante cualquier contingencia.

Lo primero que tenemos que destacar es que Level es un concepto algo abstracto. Si bien no se trata de una compañía aérea como tal y está operada por Iberia, sí podemos decir que es una marca independiente englobada en el grupo IAG.

Todos los seguidores de Turama que se han dirigido a nosotros por problemas con Level han destacado la misma incidencia a la hora de interponer cualquier tipo de reclamación, que no es otra que el baile al que se ven sometidos entre la marca y la operadora.

Level indica en muchos casos contactar con Iberia para resolver determinadas incidencias, e Iberia se lava las manos y devuelve la pelota a Level, que no cuenta con un departamento propio y concreto para dar salida a las mismas.

En el medio y como siempre, el pasajero desesperado que no sabe a qué atenerse.

En Norwegian no existe este problema, ya que es un operador único e independiente, aunque también nos han resaltado la dificultad para contactar y obtener algún tipo de respuesta en caso de surgir una eventualidad.

Por otro lado, Level tiene una ventaja importante sobre Norwegian. Dado que todavía se encuentra bajo el amparo de Mamá Iberia, en caso de avería en alguno de sus aviones (tal y como ha ocurrido) esta acude rápidamente al rescate prestándole uno de los suyos.

Por contra, cuando Norwegian se ha encontrado con alguna situación de este tipo durante el Verano, ha procedido directamente a la cancelación del vuelo, o este ha sufrido un retraso extraordinariamente importante.

Sin embargo, como colofón a esta retahíla de factores, lo que nos parece más grave de todo es que Level no cuenta con un solo representante físico en la mayoría de aeropuertos a los que vuela.

Tal y como nos relataron los pasajeros afectados por la avería en pleno vuelo del motor de uno de los dos aparatos de Level, que acabó con un aterrizaje de emergencia en Salt Lake City, la sensación de abandono absoluto por parte de la compañía es total.

Incluso en el aeropuerto de Oakland (S. Francisco), Level ni siquiera disponía de hojas propias para la reclamación de un equipaje extraviado, por lo que los pasajeros de la compañía española tuvieron que utilizar los pertenecientes a Norwegian.

Por último, también hay que destacar que Level no dispone de Fast Track, ni siquiera para las tarifas más caras, en el aeropuerto. Este sistema permite adelantarse a las largas y desesperantes colas que se forman para acceder a las puertas de embarque, por lo que es utilizado por un número importante de usuarios.

Suponemos, o queremos suponer, que dado que Level sólo dispone de 2 aviones, y Norwegian tiene una flota de más de 140, con una mayor experiencia en el sector, todavía vamos a tener que esperar algunos años para que la compañía española opere una flota suficientemente importante que arrastre todos los servicios complementarios que ofertan el resto.

Conclusiones

Ambas aerolíneas operan exactamente la misma ruta, con los mismos aeropuertos de origen y de destino.

Las tarifas son más baratas en Level.

Los aviones utilizados por Norwegian son más cómodos para los pasajeros.

Mientras Iberia siga “supervisando” a Level, le aporta un mayor soporte en caso de cualquier contingencia.

Norwegian dispone de más medios físicos en los aeropuertos donde opera.

Ninguna de las dos ofrece un trato al cliente medianamente aceptable.

El entretenimiento a bordo es muy similar entre las dos aerolíneas, aunque es probable que Level lo cobre como un extra en breve.

La calidad de las comidas es sensiblemente superior en Level.

Y por si alguien está tentado de apuntar que Level es una marca “relativamente” española y Norwegian no, también debemos decir que aunque es cierto no deberíamos tampoco de olvidar que la aerolínea noruega da trabajo a un número muy importante de compatriotas, por lo que no vamos a dar por válido ese argumento.

Al final, lo mejor de esta guerra a muerte entre ambas aerolíneas es que el pasajero tiene donde elegir.

Si se quiere gastar menos, o se está dispuesto a abonar un poco más, las opciones son cada vez más amplias, por lo que vamos ya a quitarnos de la cabeza todo tipo de prejuicios.

El pasajero siempre se va a beneficiar de unos precios más asequibles, aunque eso conlleva un deterioro muy importante de la calidad del vuelo y, sobre todo y más importante, de la capacidad de respuesta y atención en caso de cualquier incidencia.

Por último, cabe destacar que hoy mismo se anunciaba el “feed” que va a realizar EasyJet a los vuelos de largo recorrido de Norwegian, lo que ambas aerolíneas consideran una ventaja muy importante para sus pasajeros.

Desde la web de la compañía inglesa se podrán comprar vuelos que incluyen el traslado desde el aeropuerto de origen del pasajero, hasta el aeropuerto de salida de Norwegian, reservando ambos vuelos de manera conjunta.

Desde Turama consideramos que siendo EasyJet la compañía aérea que este Verano ha batido todos los récords de retrasos habidos y por haber, hay que ser muy optimista para hacer de este hecho una “grandísima” noticia.

Por otro lado, ese mismo servicio también se lo está haciendo Vueling a Level, que tampoco se caracteriza precisamente por su puntualidad, por lo que vamos a ver cómo transcurren ambos acuerdos antes de lanzar las campanas al vuelo.

Por supuesto, como casi todo el mundo sabe, hay también otras tantas lowcost de largo alcance que se encuentran ahora mismo en su momento de mayor crecimiento, y que no deben de ser menospreciadas en favor de las dos que hemos comentado el día de hoy.

En breve seguiremos analizando cada una de ellas y también comentaremos cuáles son nuestras favoritas.

¿Y tú, de quién eres?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario