10 CONSEJOS PARA TU PRIMER VIAJE SOLO

Las estadísticas demuestran que cada vez hay un mayor número de viajer@s que deciden hacer turismo sol@s. Lo que para muchos es visto con cierto sentimiento de lástima, para otros es una oportunidad inmejorable para disfrutar de una soledad elegida, no impuesta, y se toman la experiencia como un reto personal de auto conocimiento y confianza en las posibilidades de uno mismo.

Las tres principales preocupaciones del viajero que prescinde de compañía para emprender su aventura, se podrían resumir en la regla de las tres “s”:

  • Seguridad. ¿Es seguro viajar solo?, ¿Tengo más probabilidades de que me pase algo que si voy acompañado?
  • Soledad. ¿Me sentiré solo si viajo sin compañia?, ¿Me aburriré más rápido que si estuviese con alguien más?
  • Suplementos. ¿Cuánto voy a tener que pagar de más por alquilar una habitación para uno?

La verdad es que, a pesar de lo que se pueda leer en los típicos artículos alarmistas que sólo buscan lectores ávidos de historias sin pies ni cabeza, si se respetan unas normas mínimas, no sólo puede llegar a ser más seguro, divertido, y barato viajar sin una compañía predeterminada, si no que además puede convertirse en una experiencia personal enormemente gratificante y enriquecedora. De hecho, es mucho más fácil acostumbrarse a viajar solo, después de haberlo hecho antes con compañía, que acostumbrarse a viajar con más gente, cuando uno ya ha viajado solo en varias ocasiones.

Desde Turama queremos compartir con vosotros los 10 mejores consejos para vuestro primer viaje en solitario, con el fin de asegurar que este sea un éxito rotundo:

1.- Destino

Para tu primer viaje solo, te recomendamos que escojas un destino en el que no vayas a tener problemas con el idioma. Piensa que va a ser necesario que interactúes algo más de lo habitual con gente que no conoces, salvo que decidas convertirte en el “grinch” y no hablar con nadie, por lo que no es recomendable que añadas a esa primera sensación de pánico escénico que te puede invadir las primeras horas, problemas a mayores.

El hecho de poder expresarte sin miedo a equivocarte, entender y ser entendido, te va a dar un plus de seguridad a la hora de entablar cualquier tipo de conversación. Si crees que puedes sentirte algo tímid@ en tu primera experiencia en solitario, es probable que esa sensación se acentúe si además añades la barrera del idioma. No empieces poniéndote el listón demasiado alto, y escoge algún lugar donde puedas hablar de manera fluída.

2.- Equipaje

Vas a viajar tú sol@, así que no pretendas ir cargando con varias maletas, bolsas, o cámaras. Es necesario que te puedas manejar sin la ayuda de nadie, lo cual es también muy recomendable en términos de seguridad, por lo que te recomendamos que prepares el equipaje más ligero que puedas hacer.

En estas situaciones, es preferible una mochila a una maleta. La mochila la podrás llevar contigo prácticamente a todos lados, vayas al campo, a la montaña, a una ciudad, o al desierto. La maleta, y según de qué tipo se trate puede ser mucho peor, tiene bastantes más limitaciones, y puede que tengas que dejarla en algún lugar mientras tú realizas cierto tipo de actividades, lo cual no es lo más recomendable si no dispones de alguien de confianza que pueda vigilarla. Para este último caso, procura llevar siempre contigo algún tipo de bolso, o cartera más pequeña, en la que puedas meter tu documentación personal, documentación de viaje, y dinero, tanto en efectivo, como tarjetas o cheques de viaje. No te desprendas nunca de el, bajo ninguna circunstancia.

3.- Utiliza Turama

Una vez que hayas decidido tu destino y establecido el itineario que quieres hacer, procura informar a tus familiares y amigos de tus intenciones. Puedes utilizar nuestra sección de “Viajes en Curso“, donde podrás ir contando, día a día, todas las novedades que te vayan surgiendo, subir fotos, y poner al tanto a tus conocidos sobre posibles alteraciones en tu plan de viaje, o cualquier dificultad o incidencia en la que te puedas ver envuelt@.

Es bueno que mantengas siempre una línea de conexión con tu gente, ya que esto significa un refuerzo psicológico importante para no sentirte sol@. Por otro lado, y hablando exclusivamente en términos de seguridad, cuanta más gente sepa dónde estás y lo que estás haciendo, tienes más posibilidades de recibir ayuda rápida en caso de emergencia.

4.- Confía en ti

Todos sabemos que el lenguaje corporal de una persona dice mucho de ella. Esto puede ser muy positivo en la mayoría de ocasiones si sabes manejarlo, pero si no es así, puede convertirse en un arma peligrosa en tu contra. Camina siempre con confianza, aunque desconozcas totalmente el lugar en el que te encuentras. De esta manera nadie sabrá si eres un turista o un local más. Piensa en aquellas personas que llevan tiempo viviendo en un país extranjero, donde por sus rasgos físicos propios llamarían mucho la atención. Dado que ya conocen los lugares, calles, y establecimientos de la zona, andan con paso firme y decidido, lo cual no atrae el interés del resto.

Si necesitas consultar un mapa, busca un baño, o un lugar más apartado, donde no te conviertas en el centro de todas las miradas. Si tienes que pedir algún tipo de información en la calle, házlo de manera discreta, como si estuvieras hablando con algún conocido.

5.- Imagen

Si te paras a pensarlo, seguro que puedes encontrar el patrón típico de vestimenta utilizado por los turistas que visitan tu lugar de residencia. Es una de las mayores diferencias que existe entre un turista y un viajero: el turista suele disfrazarse de eso, de turista, utilizando las camisetas más típicas de los lugares conocidos de la zona, cargando su cámara con todos sus objetivos, y llevando su riñonera llena de dinero en efectivo. Por supuesto, no se quita ni su reloj de lujo, que para eso lo compró, ni su cadena de oro, que es la que le suele dar suerte cuando viaja al extranjero. Además, lleva sus gafas de sol de gama megaultrahiper alta, para protegerse la vista, y la gorra de su equipo favorito en la cabeza, para dejar bien claro que él viene de fuera.

Por favor, no te conviertas en un turista, y mantén siempre tu pose de viajero. Cuanto menos llames la atención de los personajes sin escrúpulos que pululan por todas partes del mundo, mucho mejor para ti. Olvídate de presumir de joyas, o sacar un fajo de billetes en medio de la tienda. Aunque tu cuenta corriente esté llena de ceros (y algún uno…), es mejor parecer que no tienes dinero, a lo contrario.

6.- Miente…un poco

No necesitas contar a nadie las razones que te impulsaron a realizar tu viaje, o por qué has decidido hacerlo sol@. Piensa que hay auténticos especialistas en detectar a viajer@s solitari@s y acercarse a ell@s con supuestos fines de ayuda. Si necesitas solicitar alguna dirección, puedes decir que te están esperando tus amigos, o el grupo con el que viniste, y no tienes que informar a desconocidos de tu situación personal en el lugar en el que te encuentres. Esto no quiere decir que tengas que comportarte como un ser asocial, más bien al contrario, es muy bueno que hables con la gente y que intentes hacer nuevas amistades, pero hasta el momento en el que estés totalmente segur@ de que se trata de personas que no buscan otro tipo de intereses, procura no dar demasiada información que luego pueda ser utilizada en tu contra.

Rápidamente verás que hay mucha más gente que está viajando como tú, y pueden ser un punto de apoyo muy importante de cara a realizar actividades, o simplemente de ir a comer algo. También encontrarás otros grupos de viajeros, más o menos pequeños, con los que seguro te será muy fácil compartir información y anécdotas del viaje. En principio, y siendo esta tu primera vez en solitario, es mejor que empieces siempre desconfiando, que lanzándote a los brazos de cualquier supuesto buen samaritano.

7.- Las temidas comidas

Curiosamente, las comidas, almuerzo y cena, suelen ser una de las mayores preocupaciones para los viajeros solitarios novatos. A la mayoría les disgusta bastante tener que acudir a un restaurante para comer solos. La realidad es que esta sensación es una percepción totalmente subjetiva, que incluso ha sido denominada como “solomangarefobia”, y que carece de cualquier tipo de base realmente objetiva. El viajero más tímido, o menos extrovertido, tiene la extraña sensación de que su presencia está siendo el centro de atención de toda la sala,  y que se están haciendo comentarios poco agradables por parte del resto de comensales allí presentes. Aquellos que ya tienen más tablas en este tipo de situaciones, saben que en realidad nadie hace el más mínimo caso al vecino de mesa, y que para muchos camareros es una auténtica bendición el poder pararse a hablar con alguien que tiene un minuto para preguntar sobre un plato, o una recomendación. Si aún así eres incapaz de entrar sol@ en un restaurante, te recomendamos que te lleves un libro, un periódico, o tu tablet, y que te olvides de intentar entrar en la mente de los demás para descifrar qué es lo que piensan de ti, porque probablemente te sorprendería saber que casi nadie se ha fijado en tu presencia.

8.- Tours

Independientemente de que realices tu viaje solo, debes de saber que la mayoría de actividades que se ofrecen en cualquier destino turístico son susceptibles de realizarse en grupos. Esto no le va a quitar ningún mérito a tu experienicia y, más bien al contrario, lo más probable es que te sirva para conocer a más gente y ahorrarte algún dinero.

Cuando estamos de vacaciones, nos encontramos mucho más relajados y abiertos a experiencias nuevas. Cosas que probabablemente no harías en tu lugar de residencia, o gente con la que no iniciarías una conversación, son vistas de otra manera totalmente distinta cuando estamos pasándolo bien. Hay muchos viajeros que contratan de antemano un sinfín de actividades en grupos para sus días de descanso, y que en ningún momento tienen la sensación de estar solos, ya que pasan el día compartiendo experiencias nuevas con otros viajeros. Reserva tiempo para ti, pero nunca te olvides de confraternizar con el mundo. Ese es el espíritu !!!

9.- Entretenimiento

Dado que, de manera inevitable, vas a pasar tiempo sol@ dentro de un avión, o un bus, o un tren, llévate siempre un buen libro que te haga compañía. Hoy en día también hay opciones atractivas, como una tablet cargada con tus películas favoritas, un ebook, o tu propio móvil con tu mejor playlist. Sobre todo en el momento en el que te vayas a dormir, será el perfecto aliado para despejar tu mente, relajarte, y sentirte como en casa.

En el caso de que no hayas preparado nada, o se te haya olvidado finalmente encima de la mesa antes de salir, recuerda que siempre suele ser relativamente fácil, dependiendo de dónde estés, encontrar un cine cerca, un teatro, algún local con música en vivo, o en último caso, un aparato de televisión. Hay muchísimos establecimientos que cuentan con una sala en común para sus huéspedes, que suele ser el sitio perfecto para encontrar a otros viajeros como tú y pasar un rato agradable, viendo una película, o con algún juego de mesa.

10.- No te pases

En el caso de que decidas salir a tomar algo, ir a una discoteca, bar, o establecimiento por el estilo, intenta no sobrepasarte, sobre todo con la bebida. Piensa que mientras eres dueñ@ de ti mism@, es difícil que te veas en alguna situación comprometida, pero cuando se pierde el control, normalmente se habla más de la cuenta, y es posible que te conviertas en objetivo de algún indeseable. Puedes pasarlo bien sin necesidad de grandes excesos, y así no hacerte tan sumamente vulnerable, recuerda que en esta situación no tienes a tus amigos cerca para vigilarte y puedes caer en las manos equivocadas. Pásalo bien, disfruta, vive tu nueva experiencia, pero mantén siempre el control de la situación. Confía en tu instinto: si algo no te huele bien, probablemente es porque intuyes que no está bien.

Independientemente de que viajéis solos, o con toda vuestra familia, recordar que podéis ayudar a otros viajeros contando vuestras experiencias en nuestra web. Todos os lo agradeceremos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario