10 Destinos turísticos que podrían defraudarte

Antes de que sigas leyendo, es importante que sepas que no estamos recomendando no viajar a ninguno de los lugares que vamos a comentar a continuación, ni tampoco estamos diciendo que no valgan la pena, más bien al contrario.

El problema es que, en muchas ocasiones, estas ubicaciones están tan sumamente abarrotadas de turistas, que la idea que tienes en mente de las mismas no se va a parecer en nada a la realidad, por lo que pueden resultar muy decepcionantes.

Esto no está reñido con la posibilidad de encontrar la manera de visitarlas en otras circunstancias, lo que en ocasiones es posible, o incluso de viajar a alternativas que pueden ser iguales, o incluso mejores, que las originales.

1.- Parque Kruger

Normalmente, el principal peligro al que te enfrentas cuando estás visitando un parque nacional en el que habitan numerosas especies de animales salvajes, algunos de ellos muy peligrosos, es tener un encontronazo que pueda poner en peligro tu integridad física.

El parque Kruger, situado en Sudáfrica, es un lugar ideal para observar la fauna Africana, ya que sus dimensiones son bastante más reducidas que las de otros parques naturales del continente, por lo que la posibilidad de ver un gran número de especies en muy poco tiempo, es bastante alta.

Sin embargo, la extraña manía que se ha apoderado de los turistas, para acudir a este lugar en sus propios vehículos, ha masificado de tal manera el parque, que el principal riesgo que tienes que afrontar actualmente es no tener un accidente de tráfico con otro coche.

Recomendamos no acudir bajo ninguna circunstancia en un vehículo propio (alquilado), y hacerlo a través de alguna excursión organizada en la que se incluya un guía oficial del parque.

2.- Estatua de la Libertad

Probablemente estemos hablando de uno de los monumentos más visitados en todo el mundo, y también probablemente de uno de los más emblemáticos.

Sin embargo, las colas para acceder al barco que traslada a los visitantes hasta Liberty Island, suelen ser escandalosas por su tamaño y por el tiempo de espera que se necesita para poder llegar.

Además, una vez ubicados en la pequeña isla en la que se encuentra la Estatua de la Libertad, todavía quedan unas cuantas colas más por delante, a las que hay que sumar el tener que pasar por varios controles de seguridad a mayores.

Lamentablemente, el paso por el interior de la estatua es realmente fugaz, y uno se llega a preguntar si no ha tirado toda una mañana, o tarde, esperando para poder disfrutar muy escasos minutos del monumento.

Los ferrys que pasan todos los días por delante de la estatua, suelen ser una buena alternativa para conseguir la ansiada foto y no tener que invertir un montón de tiempo para ello.

3.- Angkor

Las ruinas que están dentro del Parque Nacional de Angkor, a escasos 8 kilómetros de la ciudad de Siem Reap, en Camboya, son una joya arqueológica que muchos todavía acaban de descubrir hace pocos años.

Hoy en día, hay determinadas épocas en las que resulta difícil caminar por los lugares más conocidos, ya que el abarrote de turistas es absolutamente increíble.

Curiosamente, hay otros grupos especialmente numerosos que apuestan por conseguir la conocida foto del amanecer en Angkor, una de las más vistas en Instagram, pero desconocen que el único mérito que tiene es el poder hacerla, ya que los numerosos flashes de las cámaras, los empujones y el escaso espacio material que hay disponible, hacen de esta labor una tarea imposible.

Si ves que ese es tu caso, inténtalo en Pre Rup, o en Phonm Krom, ambos sitios de igual o mayor belleza y mucho menos masificados.

4.- Phi Phi

Esta isla ubicada en Tailandia se hizo mundialmente famosa tras el rodaje de una película interpretada por Leonardo Di Caprio.

El lugar es una auténtica belleza: idílicas playas de arena blanca, agua transparente, y formaciones rocosas que emergen de la nada.

Pero en ocasiones la fama acaba estrangulando a estos sitios, y la afluencia de visitantes extranjeros es tan sumamente exagerada que resulta imposible encontrar un metro cuadrado para poder estirar la toalla, o hacer una foto sin que salgan de fondo otras 50 personas.

 

Las autoridades tailandesas  han decidido realizar cierres temporales para que la flora y fauna del lugar puedan reponerse de los ataques diarios de las hordas de turistas, por lo que si te diriges hasta aquí, asegúrate de que vas a encontrar la isla abierta al público.

5.- Santorini

Los pequeños pueblos griegos ofrecen a sus visitantes unas vistas difícilmente igualables, pero lo que sin duda se lleva la palma son sus atardeceres.

Santorini es uno de estos lugares que ha sido tocado con la varita mágica del turismo, por lo que miles de visitantes se concentran cada día, al caer la tarde, en sus blancas terrazas para obtener la foto que reúne al sol de poniente, al mar, y a las pequeñas casas blancas que están sobre su acantilado.

Entre la música, el jaleo que se forma, y el mínimo espacio que hay, la experiencia puede resultar realmente frustrante.

Grecia tiene miles de destinos en los que se puede disfrutar de atardeceres de igual, o mayor, belleza. Nosotros nos quedamos con Folegandros.

6.- Las Vegas

En este caso concreto, nos referimos al cartel más fotografiado del país, después del rótulo de “Hollywood”, situado en la carretera de Las Vegas boulevard, en el centro de la ciudad.

En el se puede leer un mensaje de bienvenida, que dice: “Welcome to fabulous Las Vegas, Nevada”.

Tienes que saber que normalmente hay largas colas para poder hacerse una foto posando con este cartel, y aún así normalmente vas a tener que compartir la misma con otras 3 ó 4 personas, como poco.

Alternativas no hay, que nosotros sepamos, por lo que tendrás que armarte de paciencia y pasar posteriormente un rato trabajando con el Photoshop.

En todo caso, en el lado opuesto del cartel, que reza “Drive carefully, come back soon”, nunca hay un alma…

7.- Fontana di Trevi

Un caso muy parecido al que acabamos de relatar anteriormente.

La afluencia de público a este lugar es tan sumamente grande, que hay días en los que es difícil poder acercarse a el, y resulta totalmente imposible llegar a tocar el agua de su estanque con las manos.

Entendemos que tampoco hay muchas alternativas, por lo que la mayoría acabamos optando por hacer la típica foto a cierta distancia.

El único momento en el que se puede respirar en la zona, es durante la noche, por lo que si tienes una buena cámara, y no concilias el sueño, puedes intentarlo.

8.- Rue Cremieux

Hasta hace poco, era una de las calles más fotografiadas de París.

Sus casas con fachadas de colores, las numerosas flores, y ese ambiente tan sumamente parisino, llamaba la atención a cientos de miles de turistas, que en ocasiones abarrotaban el lugar con sus cámaras.

Después de las innumerables protestas de la gente que vive allí, parece que las autoridades locales han optado, por fin, por prohibir el acceso de turistas, por lo que como te vean con un palo selfie en ristre, lo más probable es que no puedas ni acercarte.

9.- Shibuya

Situado en el centro de Tokyo, sabemos que es el paso de cebra que cruza un mayor número de peatones al día, pero el lugar se ha idealizado por culpa de numerosas películas y anuncios de televisión.

La realidad es que tienes que cruzar realmente rápido, por lo que ya puedes olvidarte de hacer fotos en el medio, ya que te juegas el que te caiga una multa, o que te atropelle un coche.

Justo al lado hay varios centros comerciales, desde los que puedes observar el cruce entre las calles desde sus terrazas, y además de manera gratuita.

10.- El Gran Bazar

Visitar Estambul y no acudir al Gran Bazar, es como no visitar Estambul.

La imagen idílica que nos venden, de pequeños puestos llenos de cientos de especias de colores, alfombras y vistosas prendas de vestir, es real, pero se les ha olvidado añadir a los 15 millones de turistas que acuden hasta aquí cada año.

Si quieres recorrerlo, asegúrate de llevar tu cartera y otras pertenencias de valor en un lugar seguro, porque los móviles, relojes, bolsos y demás, desaparecen con enorme facilidad entre los empujones y el gentío.

 

Noticias Relacionadas

La mejor reconversión turística que está dando la vuelta al mundo

Destino Islandia: Egilsstadir

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?