10 Lugares alternativos en Londres

Vale, ya sabemos que has estado en Londres y sabes el camino a Buckingham Palace de memoria. También sabemos que has estado en el British Museum, en Leicester Square, y que has paseado sin descanso a lo largo y ancho de Oxford Street. Ahora tienes dos opciones: una es seguir el trayecto habitual del resto de turistas, lo cual es bastante fácil, sólo tienes que seguir todos los palos selfie que veas, y la otra opción es descubrir estos lugares que aquí te presentamos, y que normalmente pasan desapercibidos para la inmensa mayoría de los visitantes:

1) John Snow´s Water Pump.

Uno de nuestros favoritos en el Soho Londinense. Esta fuente que ves aquí, de aspecto cándido y amable, mató a más de 500 personas en 1854.

Durante ese año se produjo una epidemia de cólera en la ciudad y, después de mucho tiempo intentando encontrar dónde estaba el origen de la enfermedad, John Snow, conocido epidemiólogo de la época, llegó a la conclusión de que el agua que se consumía desde este punto concreto del Soho, era la causante de esparcir la bacteria en la población. Una vez se cortó el suministro de agua, las muertes cesaron inmediatamente. Creepy eh ?

2) The Seven Noses of Soho.

Rick Buckley decidió a finales de los 90 llenar los edificios de Londres con una reproducción de su nariz. Consiguió situar más de 30 en toda la ciudad, pero la cosa no olía bien. En la actualidad sólo se conservan 7, y dice la leyenda que da muy buena suerte descubrirlas todas. Para ayudarte en tu empeño y no tenerte husmeando de un lado para otro, aquí te dejamos un mapa en el que se detallan las ubicaciones correspondientes.

3) Ears In Covent Garden.

Siguiendo con la moda de pegar reproducciones de partes del cuerpo en edificios de la ciudad, el artista Tim Fishlock decidió que sus orejas eran dignas merecedoras de dicho privilegio, así que, ni corto ni perezoso, pegó las mismas en la zona de Covent Garden. En este caso no te vamos a ayudar y vamos a dejar que des unas cuantas vueltas para encontrarlas, aunque es algo relativamente fácil. Hemos escuchado que hay alguna más por la ciudad y que está esperando a ser descubierta.

4) Two Temple Place.

Se trata de un lugar increíble que se encuentra relativamente fuera del recorrido turístico habitual. El Multimillonario William Waldorf Astor decidió crear esta maravilla arquitectónica, llena de esculturas de gran valor artístico, allá por el siglo XIX. Todas las excentricidades propias de la época podrás verlas aquí como si no hubiese pasado nunca el tiempo. Si encuentras la relación existente entre un querubín hablando por teléfono, Ana Bolena y Pocahontas, cuéntanosla porque nosotros todavía no hemos podido descubrirla.

5) BAPS Shri Swaminarayan Mandir.

Ni más ni menos que el templo Hindú más grande que existe fuera de la India. En su interior tendrás la sensación de haber cambiado totalmente de continente, y podrás admirar las increíbles alfombras y paneles que lo adornan. Ojo, se trata de un lugar sagrado, por lo que para entrar se exige un mínimo decoro en la vestimenta. No aparezcas con tus bermudas y deportivas, porque habrás hecho la visita en balde.

6) Leinster Gardens Fake House Fronts.

Apostamos a que nunca habías oído hablar de este sitio antes. En el año 1860 Londres ya disfrutaba de un servicio de transporte público bastante avanzado. El antecesor del metro actual circulaba entonces por el interior de la capital, pero las máquinas necesitaban ser ventiladas al aire libre, para poder librarlas de todo el humo y suciedad que acumulaban en los estrechos túneles por los que transitaban. A la compañía de trenes no se le ocurrió mejor idea que construir dos fachadas falsas entre los números 23 y 24 de Leinster Gardens, con el fin de que los acaudalados residentes en la zona no fueran testigos de estas labores de mantenimiento. Ni que decir tiene que estos dos edificios, de aspecto totalmente normal desde fuera, han sido objeto durante muchos años de bromas pesadas, llegándose incluso a invitar a importantes personajes de la época a distintas fiestas dentro de los mismos. No queremos dar ideas a nadie, pero las caras de los invitados llamando al timbre tenían que ser de antología.

7) Secret Cinema.

Una actividad que se ha puesto de moda y por la que hay colas para conseguir entradas. Se trata de comprar un ticket para ir a ver una película, pero la gracia es que no sabes ni qué película vas a ver, ni dónde. Poco antes de la fecha señalada se avisa a todos los asistentes del lugar de proyección, que puede ser un colegio, una fábrica abandonada o cualquier otro sitio difícil de imaginar. Una vez dentro se recrean en directo escenas del film en cuestión, para conseguir meter al espectador, totalmente entregado eso sí, dentro de la trama que está viendo. Si te apetece la idea, toda la información la tienes aquí.

8) Highgate Cemetery.

No apto para corazones débiles. Te dirán que es un sito precioso de recogimiento y contemplación, pero la verdad es que parece el set de una película de terror de bastante presupuesto. Aquí está enterrado Karl Marx, lo cual tampoco es justificación suficiente para visitar el lugar, pero si eres capaz de pasear por sus pasillos cuando empieza a anochecer sin sentir un soplo de aire frío subiendo por tu espalda, mereces el premio a la tranquilidad. Vete, vívelo y nos lo cuentas, si es que logras salir (bueno, hasta ahora, menos los que están allí enterrados, lo ha logrado todo el mundo).

9) St. Paul´s Cathedral.

Ahora nos diréis que la catedral de St. Paul es una de las fotos más típicas de Londres, y que no tiene nada alternativo ni especial, salvo para los admiradores de Lady Di. Pues la verdad es que no deberíamos contaros tantos secretos, pero en su enorme cúpula se esconde algo que muchos no conocen. Debido a la técnica utilizada para construir la misma, es posible que una persona susurrando en un extremo sea perfectamente oída por otra situada en el extremo contrario. Esto es totalmente verídico y demostrable, así que si viajáis con vuestra suegra, por ejemplo, procurad no ponerla verde justo en este lugar, por muy lejos que la veáis, porque os va a escuhar como si le estuviéseis hablando al oído. Avisados quedáis.

10) Space Invaders in London.

En último lugar y como gran homenaje a todos los frikis del planeta, queremos resaltar esta curiosa obra de un artista Francés que se apoda a si mismo como Invader. Se trata de unos pequeños mosaicos donde se pueden reconocer las figuras de aquellos personajes que se hicieron famosos en todo el mundo durante los años 80, gracias a los primeros vídeo juegos que salieron a la luz para el gran público. Hay cientos, así que no te recomendamos encontrarlos todos, pero si aún así insistes y quieres sacarte la foto para compartir con tus nostálgicos amigos ochenteros, te dejamos el mapa correspondiente aquí.

Esperamos que la próxima vez que acudas a la capital londinense incluyas todos, o al menos unos pocos, de los lugares que te hemos recomendado y, como siempre, nos lo cuentes en nuestra web.

 

Consulta toda nuestra información sobre Reino Unido

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario