10 SITIOS A LOS QUE NO DEBERÍAS IR DE NOCHE

Todos conocemos, o hemos estado, en ese lugar que te pone los pelos de punta; ese sitio donde no te imaginas, ni de broma, pasando una noche. Pues este tipo de localizaciones son múltiples a lo largo y ancho del planeta, cada una con su propia historia, mitos, y anécdotas.

Alguna gente es más sensible a determinados enclaves donde han ocurrido hechos luctuosos, como guerras, desastres naturales, o muertes en situaciones violentas. Otra es especialmente vulnerable a las historias fantasmales, leyendas, o fenómenos paranormales. En todo caso, y teniendo en cuenta que la mayoría de las veces la auto sugestión tiene un papel muy importante, no dejan de ser curiosos y llamativos, y además muchos son un destino buscado por viajeros que necesitan un subidón de adrenalina.

Vamos a centrarnos en algunos famosos, y otros menos conocidos, dentro de España:

 

1.- La Iglesia de Os Baos 

Situada en Ribeira de Piquín, provincia de Lugo, esta iglesia se ubica en lo alto de una colina y rodeada por el río Rodil. Para hacer un poco más siniestro el paseo, es necesario cruzar por debajo de un pasadizo de piedra, que sostiene una vivienda, y ascender a través de un estrecho camino. Las pocas casas que conforman esta población parecen estar vacías, ya que no se ve a nadie a través de las ventanas, pero indudablemente se tiene esa sensación de estar siendo observado. Se trata de uno de esos sitios donde es posible “escuchar” el silencio, ya que no hay sonido alguno, salvo los propios de la naturaleza salvaje y virgen que lo rodea.

Al entrar en la iglesia, en la pared que hay a mano derecha, se encuentran cinco calaveras incrustadas en la misma. Aquí es donde empiezan las leyendas y mitos de esta zona recóndita de la Galicia profunda. No se sabe muy bien a quién pertenecen dichos cráneos, ni por qué se decidieron colocar a la entrada de la iglesia. Para algunos se trata de los restos de antiguos monjes que vivían allí, para otros se trata de las cabezas de delincuentes o enemigos de la aldeda, que eran despeñados en el barranco contiguo y a los que posteriormente se recuperaba y decapitaba. La cuestión es que están estratégicamente colocadas, como siguiendo algún tipo de ritual, pero a día de hoy nadie ha dado una explicación coherente del significado. Por último, los cinco cráneos miran directamente al cementerio situado justo en frente. Aquí es indiferente si acudes de día o de noche, porque las sensaciones extrañas vas a tenerlas en ambas situaciones.

2.- Hospital de La Marina

Situado en la población de Los Molinos, provincia de Madrid, los hospitales abandonados suelen ser siempre objeto de todo tipo de historias paranormales. En concreto, esta edificación tiene un tamaño de casi 70.000 metros cuadrados, lo que da cierta idea de la grandeza de las instalaciones. Fué construído en los años 40 y abandonado en el año 2002, cuando dejó de ser operativo y se decidió cerrarlo. En su interior albergó originalmente a pacientes enfermos de diversas dolencias pulmonares, pero finalmente sirvió también como hospital geriátrico.

A día de hoy, es posible recorrer todas las plantas de los edificios, las cuales todavía conservan equipación, en muy mal estado, propia del hospital, como camillas, sillas de ruedas, diverso material quirúrgico y administrativo, etc. En el sótano se encuentra la sala de autopsias, donde se acumulan camillas rotas, muebles y material propio de este tipo de sitios. Imposible recorrerlo de noche y que no se te pongan los pelos de punta.

3.- Sanatorio de Cesuras

Se encuentra en la localidad de Cesuras, provincia de A Coruña. A diferencia del anterior, este hospital nunca llegó a albergar pacientes. Fué construído a principios de los años 20, pero se decidió abandonar cuando todavía no había sido estrenado. La ubicación de este lugar deja volar la imaginación, ya que está situado en medio de un bosque, con un difícil y complicado acceso. Se suponía que el contacto directo con la naturaleza y la lejanía con la civilización, ayudaría a los enfermos de tuberculosis para los que fue creado, pero después de su abandono en 1931, el bosque decidió hacerlo suyo.

Su arquitectura de época modernista, mezclada con el musgo, las plantas, y las ramas de los árboles que han penetrado en el interior, conforman una imagen típica de cualquier película de terror. Una cosa: si decides visitar este lugar y tienes algún problema, del tipo que sea, no hace falta que grites; no te va a oir nadie…

4.- Monasterio de San Pedro de Arlanza

Situado a orillas del río Arlanza, provincia de Burgos. Se trata de otro clásico: los lugares religiosos, o destinados al culto, sobre todo los más antiguos. Este monasterio data del sigo XI, y en su época fue un lugar muy importante, sobre todo durante la reconquista. Se dice que los huesos del conde Fernán González, que había sido enterrado en el monasterio, se revolvían en su tumba cada vez que se libraba una batalla contra los árabes.

A pesar del tiempo transcurrido, todavía se puede apreciar casi todo su estructura, y mediante una visita guiada, también se pueden ver otras dependencias, como las celdas en las que dormían los monjes. Por la noche es un lugar totalmente fantasmagórico y solitario, y donde en “teoría”, no debería de haber nadie.

5.- Belchite

Localizado en la población del mismo nombre, provincia de Zaragoza. En este caso, nos tenemos que remontar a la guerra civil española, concretamente al año 1937. En esa época se libró una de las batallas más sangrientas de la contienda y todo el pueblo, y la mayoría de sus habitantes, fueron aniquilados. En vez de reconstruir el pueblo, se decidió dejarlo tal y como quedó tras la batalla, y hacer el nuevo justo al lado, para lo cual se habilitó un campo de concentración para presos de guerra, encargados de tal labor.

Es posible visitar las ruinas del viejo pueblo, incluso hay tours nocturnos guiados, y observar de primera mano el daño sufrido por esta pequeña localidad durante el conflicto nacional. Se crea, o no, en fantasmas, es imposible mantenerse ajeno a todo el dolor, pena, y muerte que albergó este lugar, sobre todo mientras se aprecian las casas tal y como estaban en aquella época. No apto para corazones sensibles.

6.- Castillo del Infierno

Situado en la Colonia Güell, provincia de Barcelona. ¿Qué se puede esperar de un lugar con ese nombre?, bueno, para ser justos hemos de decir que también se conoce a este sitio como el castillo de Torre Salvana. Esta fortificación data del siglo X, y es famosa en toda la zona por los supuestos fenómenos paranormales que se producen en su interior.

Hay múltiples testimonios de personas que afirman haber visto extraños seres pululando por las ruinas, y numerosas psicofonías en las que se escuchan gritos, llantos, y lamentos. Muchos de los visitantes que han entrado por la noche, han manifestado su deseo de no volver por allí nunca más en su vida. Habrá que probar, ¿o no?.

7.- Camping de los Alfaques

Ubicado en la localidad del mismo nombre, provincia de Tarragona. Se trata de uno de esos hechos dramáticos provocados por la mala suerte. El 11 de Julio de 1978, a las 14:35, un camión cisterna que transportaba propileno, explotó justo a la entrada del tristemente famoso camping. La onda expansiva que se creó fue tan devastadora, que mató casi al instante a 243 veraneantes, que se encontraban en el lugar disfrutando sus vacaciones. El panorama que se encontraron los servicios de rescate fue totalmente desolador, ya que las víctimas habían quedado en prácticamente las mismas posiciones en las que se encontraban en el momento del siniestro, incluídos numerosos niños.

Han corrido ríos de tinta sobre las consecuencias, reales o no, que este hecho dejó en el lugar; incluso se han filmado películas y más de un programa de televisión. Numerosos testigos afirman haberse encontrado durante la noche a gente vestida con atuendos playeros de aquella época, y que parecen dirigirse hacia el mar. Sea verdad o no, en todo caso sí es muy triste.

8.- Zugarramurdi

Localidad del mismo nombre situada en la comunidad foral de Navarra. No se puede hablar de la noche, o de fenómenos paranormales, sin hacer mención a las brujas. En este caso nos tenemos que trasladar al año 1610, en el cual la tristemente famosa, y muy temida, inquisición española, decidió procesar a 40 vecinas de esta localidad bajo la acusación de brujería.

En aquella época bastaba cualquier testimonio de un vecino envidioso, o algún enemigo, para dar total credibilidad a cualquier hecho de este tipo, y no era necesario aportar ningún tipo de pruebas reales. La zona en sí es muy rica en mitos y leyendas, probablemente alimentados por la propia naturaleza del lugar, la comarca del Baztán, situada en un valle aislado y con un complicado acceso. Se decía que en las cuevas naturales que allí se encuentran, se reunían las brujas para celebrar sus aquelarres, y la verdad es que el lugar invita bastante a este tipo de imágenes. La cuestión es que finalmente  de aquellas 40 mujeres, 12 fueron quemadas en la hoguera, y nació el mito de las brujas de Zugarramurdi.

9.- La Laguna Negra

Ubicada en Vinuesa, provincia de Soria. Otro de esos lugares con un nombre que invita a pensar mal. En realidad se trata de un lago de origen glaciar, con una muy mala denominación. Desde muchos años atrás, la leyenda decía que no tenía fondo, y que conectaba con el mar (a muchos kilómetros de distancia), a través de distintas cuevas y pasadizos. También se hablaba de un ser fantasmagórico que se comía todo lo que flotaba en su superficie. Toda esta mitología fue alimentada más tarde, en el año 1912, por el gran escritor Antonio Machado, en su obra “La tierra de Alvargonzález”, en la que dos hermanos sedientos de sangre asesinaban a su padre para quedarse con su herencia.

Para la tranquilidad de todos los lectores, hay que señalar que el primer Domingo de Agosto de cada año se celebra una travesía a nado a lo largo de la laguna, y que se sepa, a día de hoy, ningún participante fue engulllido por ningún ser extraño.

10.- Sanatorio de la Atalaya

Situado en Ciudad Real. Otro más de la lista de grandes hospitales ubicados en sitios recónditos, y que fueron abandonados. En esta ocasión no sólo se trata de una localizacion muy particular, en lo alto de un cerro apartado de la civilización, con el fin de aprovechar la ventilación natural y el sol, sino que confluyen diveros mitos y hechos extraños, al mismo tiempo.

Igual que en los otros casos comentados, el lugar ha quedado abandonado y semiderruído, lo que ya de por sí le confiere un aspecto bastante tenebroso, pero es que además se juntan los testimonios de varios lugareños que identifican a la famosa “chica de la curva” en esta ubicación. Por si fuera poco, algunos afirman haber presenciado luces y sonidos extraños a la noche, acompañados de una extraña niebla que aparece y desaparece de manera misteriosa. Por si todo esto no resultase suficiente, en el año 1987 y por causas que a día de hoy todavía se desconocen, un policía asesinó a una pareja de jóvenes que se encontraban en su coche, parados delante del sanatorio, y posteriormente se suicidó. Sin duda, un punto donde convergen demasidos mitos, leyendas, e historias reales.

Si conoces lugares similares y te apetece que hablemos de ellos en otros artículos, no dudes en contactar con nosotros para contarnos su ubicación y las historias que los acompañan. ¡Felices sueños!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario