12 AEROLÍNEAS Y UN MISMO PROBLEMA

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los problemas que han surgido dentro de la serie de motores de la marca Rolls Royce, modelo Trent 1000, concretamente en la configuración del paquete C, montados en muchos Boeing 787 "Dreamliner".

Finalmente, y en aras a dar una mayor seguridad a los pasajeros que vuelen en este tipo de aviones que cuenten con dicha configuración, las autoridades aéreas competentes lanzaban una normativa en el mes de Abril, por la cual se restringían las operaciones a estos aparatos a menos de 140 minutos de una pista de aterrizaje adecuada. Anteriormente, se podía volar alejados hasta 330 minutos del aeropuerto más cercano.

Esto significaba que muchas aerolíneas que utilizan estos aviones para vuelos transoceánicos, donde las posibilidades de encontrar aeropuertos alternativos a una distancia de vuelo inferior a 140 minutos son bastante escasas, se veían obligadas a tomar medidas urgentes que afectan notablemente la operativa de las mismas.

Ahora, una vez más, se ha procedido a acortar dicha restricción, pasando de los 140 minutos a tan solo 60 minutos, lo cual se ha traducido en una carrera contra el reloj para las principales aerolíneas afectadas, que tendrán que decidir qué van a hacer al respecto.

Las 12 compañías aéreas más perjudicadas por los problemas en los motores Rolls Royce son:

  • Avianca.
  • Air New Zealand.
  • Air Europa.
  • British Airways.
  • Ethiopian.
  • LATAM.
  • LOT.
  • Norwegian.
  • Royal Brunei.
  • Scoot.
  • Thai Airways.
  • Virgin Atlantic.

Estas doce aerolíneas comparten un mismo problema, cuya solución se ve bastante lejana en el tiempo.

Es evidente que una restricción ETOPS de tan solo 60 minutos imposibilita prácticamente gran parte de los vuelos transoceánicos para estos modelos de avión afectados, lo cual resulta en pérdidas enormemente importantes para las aerolíneas que han invertido en ellos muchos millones de euros.

Las soluciones que se están tomando son diversas y en ocasiones dependen de la capacidad y flexibilidad que tenga la propia compañía aérea.

En el caso de British Airways, por ejemplo, igual que ya hizo en ocasiones anteriores, ha pedido ayuda a Qatar Airways, que a su vez tiene parte de su flota infrautilizada debido a las restricciones aéreas impuestas por sus países vecinos.

Los pasajeros de la compañía aérea bandera inglesa no perderán un ápice de calidad con el cambio, más bien al contrario.

Virgin Atlantic, por otro lado, recupera a sus Airbus A340 y Boeing 747, los cuales estaba precisamente sustituyendo con el Boeing 787 "Dreamliner", para lo cual tendrá que realizar antes una actualización de sus cabinas, proceso que ya tiene actualmente en marcha.

Norwegian, por otro lado, ya nos tiene acostumbrados al wetlease, pero en el caso de la noruega y a diferencia de British Airways, las compañías que designa para operar sus vuelos sí son de una calidad bastante inferior, con el consiguiente enfado de sus pasajeros.

La aerolínea lowcost noruega, normalmente, echa mano de Titan Airways, HiFly y GetJet, esta última operando con aviones de una edad media superior a los 25 años.

El resto, en el caso de no poder disponer de otros modelos para volar las rutas que hacían sus 787 afectados, tendrán también que subcontratar las mismas con aerolíneas que sí puedan volarlas, o proceder a la cancelación de las mismas.

La posibilidad que se barajó en un principio de variar los recorridos de dichas rutas no es viable, pues aumenta el tiempo de vuelo y con ello el consumo de combustible, lo cual finalmente va contra la cuenta de resultados de la compañía.

Este tipo de situación es tan sumamentre grave que la aerolínea india IndiGo presentaba hace tan solo unos meses una demanda contra varios organismos reguladores del sector aéreo en su país, los cuales habían ordenado el cese de operaciones de los recientemente adquiridos Airbus A320neo, que también presentaban una incidencia en sus motores P&W.

IndiGo se negaba a dejarlos en tierra y reclamaba su derecho a seguir volando con ellos, a pesar de que la incidencia en si no ha sido resuelta al 100%.

El Juzgado de la India que llevó este caso le acabó dando la razón en el mes de Marzo, reanudando la aerolínea sus operaciones con dicho avión.

Sin embargo, en el año 2010 y ante un caso también similar de incidencia con los motores de algunos Airbus A380, tanto Lufthansa como Singapore Airlines y Qantas, cancelaban al unísono sus operaciones con los modelos afectados, hasta determinar con seguridad el origen del problema y su completa reparación.

Por lo que se ve, este Verano va a ser el momento para muchas aerolíneas chárter, que van a poder colocar todos sus aparatos en distintas partes del mundo, ayudando a todas las compañías afectadas por estas situaciones anómalas.

Veremos también si la factura de estos gastos a mayores, totalmente inesperados, no tenemos que contribuir a pagarla los pasajeros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario