5 parques naturales en Europa que debes conocer

¿Problemas para dormir, vista cansada, dolor de espalda, digestiones “complicadas”?…tú lo que necesitas es respirar aire puro y resetear tu cuerpo, y para eso nada mejor que una visita a alguno de estos tesoros que tenemos muy cerca de casa.

Tus próximas vacaciones, al aire libre.

Parque Nacional de Triglav, Eslovenia

Si te gusta el trekking, el senderismo y los grandes paseos por el campo y montaña, este lugar puede convertirse en tu paraíso.

Por supuesto, el parque también cuenta con su propia mitología, en este caso protagonizada por el legendario Zlatorog, un mamífero de aspecto parecido a la cabra, con los cuernos de oro y que protege los tesoros de los Alpes Julianos a su paso por Eslovenia.

Aquí todo gira alrededor de la montaña que da nombre al parque, cuya cima supera los 2.800 metros de altura. Alrededor de esta, valles, senderos, caminos y cientos de rutas, debidamente señalizadas y diferenciadas por niveles de dificultad y longitud, se reparten a lo largo y ancho de toda su superficie.

La temporada ideal para planificar una visita al Parque Nacional de Triglav, va desde el mes de Mayo hasta Septiembre. Durante este período, predominan los días soleados y las temperaturas agradables. En las estaciones de Otoño e Invierno, la nieve siempre hace acto de presencia, lo que dificulta el paso en determinados puntos concretos que suelen permanecer cerrados hasta la Primavera.

Gracias a la presencia de múltiples ríos, también es posible practicar el rafting, o si prefieres algo más tranquilo también puedes alquilar una pequeña embarcación a orillas del lago Bled, un auténtico icono del país, y pasear a tu ritmo.

 Hay vuelos entre España y Eslovenia desde 245 euros ida y vuelta.

Parque Nacional Hohe Tauern, Austria

Con sus 1.856 kilómetros cuadrados, Hohe Tauern es el Parque Nacional más grande de los Alpes, y casi podemos afirmar también que uno de los que llegan a mayor altura, gracias a los 3.978 metros del enorme Grossglockner.

A diferencia de Triglav, aquí predomina la alta montaña, con la gran mayoría de cimas rozando los 3.000 metros de altura. El número de rutas y senderos señalizados es muy inferior al del parque esloveno, y se recomienda contratar los servicios de guías especializados para poder disfrutar de manera segura de uno de los paisajes más bellos de Europa Central, que afortunadamente todavía se mantiene ajeno al efecto de la presencia humana.

Para los amantes de los road trips, o carreteras escénicas, recomendamos especialmente la ruta hacia el Grossglockner, que tiene un desnivel superior a los 1.500 metros y atraviesa por diferentes zonas climáticas.

Por supuesto, el Verano permite visitas mucho más cómodas, al prescindir de la presencia de la nieve, y además es posible alquilar alguna de las múltiples cabañas repartidas por el parque, con lo que la experiencia gana mucho más en realismo, si cabe.

Hay vuelos entre España y Austria desde 150 euros ida y vuelta.

Parque Nacional d´Abruzzo, Italia

Durante muchos siglos se consideró una de las zonas más inhóspitas de Italia, y gracias a eso hoy es uno de los parques mejor conservados del Continente y el más antiguo del país.

Está situado en el corazón de la península itálica, a apenas 100 km de Roma, y se compone en más de un 60% de enormes bosques de hayas, alguna de ellas con varios cientos de años de vida.

Aunque es posible recorrerlo por libre, tenemos que recordar que en este parque, afortunadamente, todavía existe un buen número de osos y también de lobos, por lo que antes de adentrarse a través de rutas que no se conocen, es recomendable informarse con la debida antelación y así evitar encuentros inesperados.

Durante el Verano se alcanzan temperaturas bastante altas, cuyo efecto puede mitigarse con facilidad dándose un chapuzón en alguno de los lagos del parque, o refugiándose a la sombra de los árboles.

En Invierno la nieve es muy abundante y d´Abruzzo se ha convertido en un auténtico santuario para los amantes del esquí.

Hay vuelos entre España e Italia desde 100 euros ida y vuelta.

Parque Nacional Paklenica, Croacia

El auténtico protagonista indiscutible de este parque es el río Paklenica, a cuyas orillas se encuentran unos de los cañones más impresionantes del viejo continente, con el permiso de los situados a orillas del río Sil, en la provincia de Ourense.

Es mucho más pequeño que los comentados anteriormente, ya que tiene una extensión aproximada de 96 kilómetros cuadrados, y últimamente se ha convertido en un lugar de peregrinaje para todos los entusiastas de la escalada.

Toda la zona está plagada de cuevas artificiales, muchas de ellas visitables en recorridos a pie debidamente señalizados para los turistas.

Uno de los itinerarios más populares transcurre desde el cañón Velika Paklenica, hasta la cueva de Manita Pec. En su parte más alta, el desnivel entre el río y la cima de la montaña puede sobrepasar los 700 metros de altura.

Este parque está menos saturado que su vecino, el de los lagos de Plitvice, aunque en Verano la afluencia de visitantes cada vez es mayor.

Hay vuelos entre España y Croacia desde 185 euros ida y vuelta.

Parque Nacional Durmitor, Montenegro

Cuando hablamos de parques nacionales en Europa, de enormes cañones, montañas, lagos, senderos, y un paisaje totalmente incomparable, nos tenemos que quedar con Durmitor.

Este parque tiene una extensión superior a los 390 kilómetros cuadrados y después del de Colorado, en los EEUU, Durmitor tiene el segundo cañón más grande del planeta, con 80 km de largo y una profundidad de 1.300 metros.

Mientras durante el Invierno abundan los esquiadores, el Verano es la época del año ideal para los amantes del montañismo, la escalada y también del senderismo.

Toda la actividad turística se centra en el pequeño pueblo de Zabljak, de unos 5.000 habitantes, el cual apenas puede albergar a 1.000 visitantes, por lo que en caso de querer pernoctar en este lugar se hace imprescindible reservar con bastante antelación.

A diferencia de lo que ocurría en d´Abruzzo, en Dormitor incluso en Verano las temperaturas suelen descender bastante durante la noche, por lo que la ropa de abrigo es necesaria. Gracias también a este clima es posible disfrutar de otro de sus muchos atractivos: los 18 lagos glaciares que se encuentran en su interior.

Probablemente estemos ante uno de los lugares más bellos de Europa, y también de los más desconocidos. Para bien o para mal, el turismo todavía no ha llegado a explotar de manera masiva en la zona, por lo que ahora mismo es el momento perfecto para conocer uno de los tesoros mejor guardados del país.

Hay vuelos entre España y Montenegro desde 295 euros ida y vuelta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario