AEROMEXICO PERSISTE EN EL ERROR

En Turama hemos hecho referencia en múltiples ocasiones a la gravísima incidencia sufrida por un avión de Air Canada en el aeropuerto internacional de San Francisco, en el mes de Julio del pasado año.

A día de hoy, y por muchas explicaciones y conjeturas que nos han dado, todavía tenemos problemas para asimilar el fallo garrafal de un piloto que está a punto de aterrizar en la calle de rodaje, en vez de en la pista activa.

El problema se resolvió en el último suspiro, justo cuando el Air Canada estaba a punto de colisionar contra otros 4 aparatos que esperaban su turno para despegar. Si no lo has leído, pues hacerlo pinchando en este enlace: El Peor Desastre Aéreo de la Historia.

Sólo a efectos informativos, indicar que en este incidente la investigación que se llevó a cabo para esclarecer qué había llevado al piloto canadiense a alinearse con una calle de rodaje, se vió muy mermada porque la tripulación siguió con sus operaciones normalmente y bajo la autorización de la propia compañía, consiguiendo borrar los datos del CVR (Cockpit Voice Recorder).

Un problema similar lo sufría otro avión de la compañía mexicana Volaris en el aeropuerto JFK Internacional de Nueva York, hace tan solo un mes. Un error del piloto hacía alinear su aparato en una pista distinta a la que había sido autorizado para aterrizar, creando una gran confusión en el espacio aéreo neoyorquino.

Lo que no podíamos esperar de ninguna manera es que de nuevo un avión volviese a cometer el mismo error de los pilotos del Air Canada, también en el aeropuerto de San Francisco, hace tan solo 3 días.

Los datos

AeroMexico, Boeing 737-800, matrícula XA-AMU

Vuelo AM-668 desde Ciudad de México (México) a San Francisco (Estados Unidos).

Fecha 09-01-2018

Causa de la incidencia: alineción indebida del avión con la pista 28L (izquierda), cuando había sido autorizado para aterrizar en la 28R (derecha).

¿Qué ocurrió en San Francisco?

El avión de AeroMexico fue autorizado para comenzar la aproximación a la pista 28R del aeropuerto de San Francisco, en los Estados Unidos. Los pilotos colacionaron (se trata de repetir en alto la información que se ha recibido del controlador, para que este verifique que ha sido comprendida de manera correcta) la autorización recibida y procedieron a iniciar la maniobra.

Posteriormente, la aeronave también recibió la autorización oportuna para aterrizar en la pista 28R, que al igual que hacía pocos minutos antes fue colacionada de manera correcta.

Sin embargo, cuando el avión mexicano descendía ya por debajo de los 500 pies (AGL), aproximadamente unos 150 metros, el controlador de la torre del aeropuerto verificó que los pilotos habían alineado su avión con la pista paralela a la autorizada, la 28L, por lo que ordenó de inmediato un “go around” (maniobra de aterrizaje frustrado, también conocida como “motor y al aire”).

El mismo controlador acababa de autorizar la salida de otra aeronave desde la pista 28L, un avión de la compañía Virgin America (propiedad de Alaska Airlines) modelo Airbus A320, que comenzaba la acelaración para la carrera de despegue.

Dicho controlador detectó la incidencia cuando el aparato de AeroMexico se encontraba a tan solo 1 km del umbral de la pista, distancia que a la velocidad normal de aterrizaje del Boeing 737-800 se recorre en aproximadamente 20 segundos.

Finalmente, el avión de Virgin America salió sin ningún problema del aeropuerto , y el de AeroMexico fue autorizado a tomar tierra en la propia pista 28L tan solo 15 minutos después de la incidencia.

¿Qué pasa en el aeropuerto de San Francisco?

Demasiados incidentes similares están ocurriendo en este lugar, y todos acaban resolviéndose de manera positiva en el último momento. Quizás ha llegado la hora de tomar cartas en el asunto, con el fin de evitar lo que parece que lleva anunciándose ya durante un tiempo.

Hay múltiples causas que creemos influyen negativamente y propician este tipo de situaciones, entre las que se encuentran:

Cansancio de los pilotos

Hemos hablado mucho sobre este asunto, y creemos que es de vital importancia.

Después de acabar el año 2017 sin que se produjera ningún accidente con víctimas mortales de un avión comercial de pasajeros tipo JET, hemos llegado a la conclusión de que la casi totalidad de las incidencias graves registradas se corresponden con errores de bulto de pilotos con experiencia probada.

Las rotaciones interminables, exigencias con el cumplimiento de horarios, estrés acumulado, etc etc etc, acaban mermando de manera drástica las aptitudes de aquellos que están al mando de los aviones, propiciando incidentes muy difíciles de explicar.

Es primordial que las compañías respeten el descanso obligatorio de sus empleados y programen todos sus vuelos de una manera racional y real, con el fin de evitar añadir más presión a los pilotos que la propia que implica su profesión.

Exceso de carga de trabajo de los controladores

También hemos comentado en diversas ocasiones este punto durante el año pasado.

Nuestros cielos están cada vez más colapsados y, de acuerdo a las previsiones de compra de aviones y aumento de flotas y pasajeros, la tendencia es que los números se multipliquen de manera escandalosa en los próximos años.

Esto conlleva a que los controladores tengan que atender a más aviones y responsabilizarse de más operaciones, lo cual implica una mayor agilidad de las maniobras, instrucciones más concretas y directas y poco tiempo para dedicar a cada uno.

En el primer incidente ocurrido en el mes de Julio pasado en este mismo aeropuerto, fue otro piloto que estaba esperando su turno para despegar el que advirtió de la maniobra incorrecta del piloto de Air Canada al controlador responsable de las operaciones en aquel momento.

Sin la intervención de esta persona, el controlador no hubiese detectado la gravísima anomalía en la trayectoria del avión.

En el caso que nos ocupa en este momento, sí se percató de la misma 1 km antes de la toma, pero podría haberlo hecho con mayor antelación si se hubiese fijado que el avión de AeroMexico, a pesar de estar colacionando correctamente todas las instrucciones que recibía, se encontraba sobre el punto DUYET, el cual corresponde a la aproximación para la pista 28L, no para la 28R que es donde se suponía que tenía que aterrizar.

Te recomendamos echar un vistazo a este artículo: Los controladores advierten: “Esto no da para más…”.

Pistas demasiado juntas

No se puede utilizar como una excusa, pero lo cierto es que el aeropuerto de San Francisco se caracteriza precisamente por ser uno de los aeródromos con más importancia de los Estados Unidos que está operando dos pistas paralelas con la menor distancia entre ellas.

Además, hay que tener en cuenta los fuertes vientos habituales en la zona, una climatología adversa en muchas ocasiones y un tráfico aéreo demasiado congestionado.

O se toman medidas para paliar las consecuencias que está teniendo esta planificación sobre el terreno, o habría que ir pensando en la posibilidad de construir otra alternativa más actualizada de pistas, o reformar las ya existentes, lo cual sería mucho más complicado considerando la ubicación de las mismas sobre el agua.

Lo que parece claro es que estas incidencias tienden a repetirse y no siempre se va a tener tanta suerte. ¿Esperamos mejor a sufrir el gran accidente?.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario