Aprende cómo conseguir un upgrade en tu próximo vuelo

Si quieres quedar como un auténtico noobie de la aviación, o lo que es lo mismo, una reliquia de esas que pululan por los aeropuertos, que han cogido dos vuelos en su vida, lo único que tienes que hacer es pedirle al empleado de turno de la aerolínea que te está facturando las maletas, un upgrade.

Sólo un auténtico amateur en la materia podría intentar utilizar las mismas tácticas que usa para ligar cuando sale de fiesta, con el fin de conseguir un asiento en una categoría superior a la que compró.

Y no te engañes, por preguntar no estás haciendo daño a nadie, pero prueba también a hacer una quiniela o comprar un billete de lotería, porque las posibilidades de éxito son prácticamente las mismas.

Olvídate de cuentos de vieja que no tienen ninguna base, como lo de vestir con traje, o ser el último en facturar, porque tienes bastantes más posibilidades de que te comuniquen un overbooking que un upgrade.

El upgrade hay que trabajárselo, ¿cómo?, pues aquí te lo contamos.

¿Upgrade?

Para empezar, aclaremos que lo que se conoce como upgrade no es otra cosa que una mejora de las condiciones de tarifa, que permiten acceder a asientos de clases superiores dentro del avión.

Hace ya algunos años, era suficiente con que a la hora de realizar la reserva el agente de viajes escribiese en el campo de observaciones algo así como “honeymooners”, que hace referencia a las parejas que están de luna de miel, o un escueto “VIP”.

En algunos casos, si había disponibilidad en el vuelo, las compañías aéreas daban preferencia a este tipo de pasajeros a la hora de comunicar un upgrade.

Esta sencilla táctica fue tan sumamente utilizada que llegó el momento en que las aerolíneas, antes de decidir nada, solicitaban a los pasajeros el correspondiente libro de familia, o en su defecto algún tipo de documento oficial que probase que efectivamente se trataba de un viaje de novios.

Finalmente, con la llegada de los gurús del marketing y las nuevas técnicas de venta, el upgrade dejó de ser una herramienta que dependía únicamente del criterio personal de la persona que estaba realizando la facturación del vuelo, para pasar a convertirse en un premio para determinado tipo de pasajeros.

Las malas noticias es que el upgrade gratuito está prácticamente extinto en la gran mayoría de compañías aéreas, salvo en casos muy especiales y particulares.

Las buenas noticias es que hay métodos gratuitos que te permitirán ganártelo, sin tener que rogar o arrodillarte ante nadie.

Programas de fidelización

Una de las cosas que más nos fastidia como agencia de viajes, es reservar varios vuelos para un mismo cliente y que este nos diga que no está dentro de ningún programa de fidelización de ninguna compañía aérea.

Actualmente, la inmensa mayoría de aerolíneas que operan en el mundo tienen algún tipo de programa de fidelización de clientes, lo que en inglés se conoce como “loyalty program”, que son totalmente gratuitos.

El funcionamiento de este tipo de programas es relativamente parecido de unas a otras, pero todos coinciden en un punto básico y fundamental: premiar la compra de billetes.

Esto quiere decir que si sabes que vas a tener que hacer uno o varios vuelos con determinada aerolínea, ¿por qué no te inscribes antes en su programa de fidelización?. Simplemente con esto, conseguirás ir acumulando puntos que en un momento determinado te servirán para conseguir el ansiado upgrade.

Es más, no sólo se trata de la acumulación de puntos, sino del aumento de estatus. Generalmente, comienzas como cliente de la categoría más básica, pero a medida que vuelas con esa aerolínea, tu estatus dentro de la misma va aumentando, lo que te da posteriormente opción a disfrutar de determinados beneficios, como un embarque preferente, posibilidad de escoger asiento, acceso a salas VIP de los aeropuertos, etc etc etc…

Lo único que tendrás que hacer para entrar en uno de estos programas, es inscribirte con tus datos personales e incluir una dirección de correo electrónico, en la cual normalmente recibirás novedades de la compañía, así como avisos sobre futuras ofertas, que pueden ser realmente interesantes.

Por otro lado, es muy importante que sepas que si viajas por razones de trabajo, también puedes beneficiarte de un programa de fidelización.

Son muchos los casos que hemos visto de clientes que viajan constantemente y nos comentan que no pueden hacer uso de su estatus dentro de la aerolínea, ya que los billetes se los proporciona su empresa.

Sea a través de un tercero o no, prácticamente todas las compañías aéreas ofrecen la posibilidad de registrar un número de cliente afiliado, en el mismo proceso de reserva, o en el de check in.

Por esta razón, es suficiente con facilitar a la agencia que realice la compra de los billetes el número correspondiente. En último caso y si esto no es posible, el propio pasajero una vez obtenga su código de localizador y referencia de emisión de billetes, podrá hacerlo a través de la web de la aerolínea en cuestión.

No hay ninguna disculpa posible.

Pero si sólo vuelo una vez al año

En el caso de que no realices suficientes vuelos como para acumular los puntos necesarios para disfrutar de un upgrade, hay otra posibilidad que puedes utilizar, pero esta sí es de pago.

Se trata de suscribir alguna de las tarjetas de crédito o débito que ofrecen la mayoría de aerolíneas. Ten en cuenta que esta opción tiene normalmente los típicos gastos de mantenimiento, entre otros.

De esta manera, aún no volando prácticamente nunca, cada vez que compres algo y pagues con la tarjeta, estarás acumulando preciados puntos dentro de esa aerolínea.

Sea en el supermercado, en la panadería, en el bar, en aplicaciones como Cabify, Amazon, gasolineras, hoteles, restaurantes, y un sinfín de establecimientos más, toda operación que realices se traducirá en un aumento de los puntos de tu cuenta, que posteriormente podrás utilizar para la compra de billetes, o regalarte un upgrade.

Escoge bien la aerolínea

Las facilidades para obtener puntos y canjearlos por billetes u otras opciones, no es igual en todas las compañías aéreas.

Algunas son todo facilidades a la hora de proporcionar a sus clientes mil y una opciones para que estos puedan sacar partido a su cuenta de fidelización, y otras se muestran bastante más roñosas en este sentido.

Si haces vuelos de largo recorrido y observas que la parte de la cabina que corresponde a los asientos de la tarifa Economy está llena, pero los de clases superiores tienen plazas libres, estás ante una compañía a la que le preocupan muy poco sus pasajeros, por lo que puedes obviar suscribir cualquier tipo de programa de fidelización con ellos.

Por otro lado, tampoco tiene mucho sentido que te inscribas como cliente de American Airlines porque hace 3 años hiciste un vuelo en uno de sus aviones, por ejemplo.

En las aerolíneas de bajo coste tampoco vale la pena tomarse demasiadas molestias para conseguir un upgrade, que apenas se traduce en poder volar en la parte delantera del avión (uhhhhh !!!!!), o como mucho un embarque preferente.

Donde realmente es interesante conseguir una mejora de tarifa es en las compañías aéreas que operan vuelos de largo recorrido, en las que la diferencia entre volar en Economy, Premium Economy, o First (Business), es muy grande.

Afortunadamente, en las aerolíneas más prestigiosas del planeta, como Emirates, Qatar, o Singapore Airlines, es realmente fácil y rentable tener una cuenta de fidelización, ya que las facilidades para usar sólo puntos acumulados, o una combinación entre puntos y alguna cantidad de dinero a mayores, son enormes.

Programas compartidos

La mejor opción que podemos recomendarte es no atarte en particular a una sola aerolínea, sino poder disfrutar de los mismos beneficios en varias al mismo tiempo.

Para ello, en Europa tenemos un amplio abanico de planes de fidelización que abarcan distintos grupos de aerolíneas, por lo que tus probabilidades de volar con alguna de ellas y poder rentabilizar los puntos que consigas, aumentan considerablemente.

Ojo, cada uno tiene sus propias modalidades de contratación y no todos son gratuitos.

A continuación te indicamos los que más nos gustan:

Flying Blue

Es el que utilizan dos de nuestras compañías favoritas: Air France y KLM.

Incluye también los vuelos que hagas en HOP! (aerolínea muy poco recomendable), Transavia, e incluso Kenya Airlines.

Cuenta con 4 categorías: Explorer, Silver, Gold y Platinum, en las que acumularás 4 millas por euro gastado, 6 millas por euro gastado, 7 millas por euro gastado y 8 millas por euro gastado, respectivamente, entre otros beneficios.

Flying Club

Uno de los programas que se caracteriza por su mayor generosidad con los pasajeros.

Lo comparten Virgin Atlantic y Delta Airlines.

Cuenta con 3 categorías: Red Tier, Silver Tier, y Gold Tier.

Miles&More

No es que se trate de un programa extremadamente generoso, pero la cantidad de aerolíneas que se incluyen en el es tan sumamente grande, que sería realmente extraño que nunca hicieses uso de ninguna de ellas.

Entre otras, podemos destacar a Lufthansa, SWISS, United, EuroWings, Turkish Airlines, Air New Zealand, Cathay Pacific, LATAM, TAP Portugal, Thai, y muchas otras.

Aquí es más complicado el subir de estatus, por lo que realmente tienes que volar bastante para sacarle el máximo partido.

Executive Club

El que utilizan aerolíneas como Iberia, British Airways, Finnair, Qantas, Qatar, o JAL, entre otras.

Su funcionamiento es bastante complicado, por lo que deberás uso de la calculadora online de puntos para saber exactamente a qué atenerte.

Cuenta con 4 categorías: Blue, Bronze, Silver y Gold.

True Blue

Interesante si te gustan las aerolíneas del Golfo, ya que este plan incluye a Emirates y Singapore Airlines, entre otras.

Aeroflot Bonus

Es probable que no tengas pensando volar en un avión de Aeroflot en un futuro próximo, pero ten en cuenta que este plan también incluye a aerolíneas como Air Europa, Aero México, Aerolíneas Argentinas, Alitalia, o China Airlines, entre otras.

Anticípate

Si el avión tiene disponibilidad para hacer upgrades, estos ya están decididos y otorgados en el momento en el que estás haciendo la facturación, por lo que vas a tener que anticiparte si quieres coger alguno.

Sólo por el hecho de ser relativamente flexible, te puedes llevar la sorpresa, por lo que te recomendamos que hagas una llamada a la compañía aérea y preguntes qué vuelo tiene disponibilidad para upgrades. En algún caso, sólo por tomar un avión en el mismo día, pero a una hora distinta, tus posibilidades pueden aumentar considerablemente.

Si sólo viajas con equipaje de mano y haces la facturación online, estate atento a las ofertas de última hora.

Muchas compañías aprovechan cuando ven que no van a lograr una ocupación total de los asientos correspondientes a tarifas superiores, para lanzar ofertas de última hora a sus clientes, que normalmente consisten en un abono a mayores del coste del billete, o la posibilidad de hacer un pago conjunto con puntos acumulados.

Así que ya lo sabes, la próximo vez en vez de rogar para conseguir un upgrade, gánatelo con antelación y disfrútalo sin tener que deber nada a nadie.

Noticias Relacionadas

Descubre cómo dormir en un avión

VII Ranking Turama de aerolíneas más torpes

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?