Estas son las atracciones turísticas más caras y más baratas del mundo (que valen la pena visitar)

Hacer un ranking de estas características es extremadamente difícil.

Por muy caras, o muy baratas que sean algunas atracciones turísticas a lo largo y ancho del mundo, es muy sencillo encontrar otras tantas complementarias que las superen en ambos sentidos.

Debido a esto, hoy nos hemos querido centrar en algunas de las más populares, precisamente porque realmente valen la pena ser visitadas.

Lo más importante que queremos aclarar, es que el importe que se abona para poder acceder a cualquier tipo de atracción turística, no determina su nivel de calidad ni de interés de cara al visitante.

Por ejemplo, subir hasta la 3 planta de la Torre Eiffel tiene un coste aproximado de 69 euros, mientras que una entrada a la Acrópolis griega tiene un importe de apenas 23 euros.

visitar la acrópolis de Atenas

Obviamente, ni que decir tiene que para gustos hay colores, y el hecho de tener que desembolsar más dinero para subir a una torre ubicada en París que para poder ver una de las construcciones humanas más famosas de la historia, no significa que una sea mejor que la otra.

Por aire

Cualquier actividad que implique la utilización de medios de transporte aéreos, como el avión, el helicóptero, o los globos aerostáticos, siempre va a conllevar un mayor gasto económico para el turista.

Por ejemplo, un paseo en helicóptero de unos 15 minutos de duración sobrevolando la ciudad de Nueva York, tiene un coste de 218 euros por pasajero.

La misma actividad ubicada en el Gran Cañón del Colorado, con una duración de 45 minutos, conlleva un desembolso de 280 euros por pasajero.

Sin embargo, un vuelo en helicóptero de 15 minutos admirando desde el cielo la ciudad de Dubái, baja hasta los 167 euros.

Por agua

Por el otro lado, los pequeños desplazamientos en barco suelen resultar en la gran mayoría de ocasiones mucho más económicos.

Un paseo de una hora de duración por el Sena, en París, sólo cuesta 16 euros.

Una cantidad muy similar a lo que sería realizar la misma actividad en Roma, navegando a lo largo del río Tiber, por apenas 18 euros.

En el caso de querer vivir la experiencia de atravesar los canales de Venecia a bordo de una góndola, tendríamos que abonar previamente unos 33 euros por pasajero.

Por tierra

En lo que se refiere a vehículos terrestres, un paseo en 4X4 por los Arribes del Duero, de unas dos horas de duración, sólo conlleva un desembolso de 15 euros por pasajero adulto.

Una actividad similar, pero realizada en la isla de Sal (Cabo Verde), con una duración estimada de 8 horas, tan solo implicaría el abono de 35 euros por pasajero adulto.

Si queremos visitar A Costa da Morte desde la ciudad de A Coruña a bordo de otro 4X4, la aventura ya subiría hasta los 89 euros.

Por supuesto, este importe está muy alejado de los 319 euros que cuesta un tour por el Parque Nacional de Yellowstone, o los 490 euros de un recorrido en Jeep de 7 horas por Los Cabos, en México.

Museos

Las visitas a distintos museos también suelen formar parte de los recorridos turísticos más habituales de cualquier destino.

En el lado más económico de la balanza, tenemos la entrada al Museo de las Villas Romanas, en la localidad vallisoletana de Puras, por un importe de sólo 3 euros.

Poder descubrir el teatro romano de Cartago Nova, en Cartagena, sólo implica el tener que pagar previamente 6 euros.

Los increíbles tesoros artísticos que alberga el Museo Reina Sofía, en Madrid, pueden ser admirados pagando una entrada de 12 euros.

El Museo del Prado, también en la capital de España, tiene una cuota de acceso algo más cara, que subiría hasta los 35 euros.

Otra cosa es que se desee realizar una visita en privado, lo cual es posible en muchos de los museos más relevantes, lo cual equivaldría a tener que pagar cantidades bastantes más abultadas.

Por ejemplo, un tour en privado por el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, implica un abono de 90 euros por grupo (de hasta 6 personas).

El tour en privado por el Museo Guggenheim de Bilbao tiene un coste de 185 euros, mientras que visitar en exclusiva los Museos Vaticanos obligaría a abonar un total de 230 euros.

Entradas

Las entradas para poder acceder a algunas de las atracciones turísticas más populares, varían enormemente dependiendo del país en el que estén ubicadas.

La cara más amable para el viajero la podemos ver en las localidades españolas de Almaraz y Tiedra, en las que por tan solo 1 euro y 2 euros, respectivamente, se puede entrar en el museo de las orquídeas y en el castillo de Tiedra.

Por 11 euros es posible acceder a la abadía del Mont Sant Michel, en Francia, un precio muy similar al que se pide para entrar en el Arco del Triunfo de París.

El Parque Natural de Cabárceno, en Cantabria, pide 20 euros para adquirir la correspondiente entrada, 11 euros menos de lo que cuesta dar una vuelta en el famoso London Eye de Londres.

Poder ver el espectáculo del mítico cabaret Tropicana, en La Habana, cuesta 58 euros, y admirar las vistas desde las alturas del Burj Khalifa, en Dubái, 61 euros.

Musicales

Los musicales siguen de moda, a pesar de que los precios de las entradas en raras ocasiones bajan de los 100 euros por persona.

Obviamente, depende del espectáculo que quieras ver y sobre todo de dónde lo quieras ver.

Disfrutar del mítico «Fantasma de la Opera» en Broadway rondaría los 120 euros por entrada, mientras las de «Wicked» se mueven en torno a los 160 y las correspondientes a «MJ», el musical de Broadway que rinde homenaje a Michael Jackson, se van hasta los 184 euros.

Como verás, hay precios para todos los gustos y bolsillos, que permiten disfrutar de actividades realmente prohibitivas para la gran mayoría de mortales, hasta eventos diseñados para todos los públicos.

Noticias Relacionadas

pagando billetes de avión online

El presidente Joe Biden exigirá mayor claridad a las aerolíneas a la hora de vender billetes

pasajera en el metro de tokyo

Tokyo: aprende a moverte en su metro

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?