Azafatas de vuelo, 90 años de lucha contra el sexismo y la discriminación

El 15 de Mayo de 1930, la aerolínea Boeing Air Transport contrataba a la primera azafata de vuelo de la historia.

A día de hoy, todavía quedan muchos usuarios del transporte aéreo que desconocen las responsabilidades que conlleva la profesión de tripulante de cabina.

La historia de Ellen Church, considerada la primera azafata de vuelo de la aviación comercial, se ha repetido de manera constante durante demasiadas décadas.

Church, nacida en una pequeña granja de Iowa (EEUU), estaba fascinada por los aeroplanos hasta tal punto que decidió tomar clases de vuelo, esperando poder sentarse algún día a los mandos de una aeronave.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Ellen Church, primera azafata de vuelo

Sin embargo, en aquel momento las mujeres no podían aspirar a entrar en la cabina de control de un avión, ya que los médicos no las consideraban aptas para el puesto, debido “a las alteraciones hormonales derivadas de la menstruación”.

A pesar de esta norma, Church escribió al responsable de contratación de Boeing Air Transport, Steve Simpson, el cual accedió a hablar con ella en persona.

Tras diversas entrevistas mantenidas entre ambos, Simpson descubrió que Church era además enfermera diplomada, y en vez de la posibilidad de volar uno de sus aviones, le propuso otra idea bastante diferente.

Simpson se lo explicaba en un memorandum interno de la compañía al dueño de la misma, de la siguiente manera:

“Imagine la psicología de tener a mujeres jóvenes como miembros habituales de la tripulación. Imagine el tremendo efecto que esto tendría entre los viajeros. Imagine también el valor que tendría para nosotros el ofertar una manera más ordenada y agradable de servir la comida y velar por el bienestar de los pasajeros”.

De este modo, Simpson pensó que una enfermera era la persona más adecuada para desempeñar dicha función, una razón que le llevó finalmente a contratar a Ellen Church y a siete de sus compañeras de estudios, por un período de prueba de 3 meses.

Las mujeres seleccionadas pasaron a ser conocidas como las “Original Eight” (Las 8 Primeras), o las “Sky Girls” (Las Chicas del Cielo).

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Primeas azafatas de vuelo de la historia.

Durante los años 30, la edad media a la que comenzaba a trabajar una azafata de vuelo se situaba entre los 18 y los 20 años, y además de tener que haber cursado estudios de enfermería, debía permanecer soltera y sin hijos.

El matrimonio o el embarazo eran causas fulminantes de despido, y en último caso su carrera laboral acababa al cumplir los 32 años.

En un artículo publicado por el diario Los Angeles Times, se especificaban sus principales funciones a bordo: “Mantener el reloj en hora, vigilar a los pasajeros para evitar que se acerquen a las salidas de emergencia, y llevar siempre encima un horario de trenes por si el avión no puede despegar”.

En realidad, se trataba de una profesión que para las mujeres apenas tenía una duración de alrededor de 5 años, ya que la gran mayoría contraían matrimonio antes de cumplir los 25.

Durante los años 40, y debido a que una buena parte de la población masculina se encontraba prestando servicio en los distintos frentes de batalla, se decidió ampliar sustancialmente las responsabilidades de las azafatas de vuelo.

Las naves de Boeing y otras compañías fabricantes de aeronaves, estaban llenas de mujeres trabajando en la construcción de aparatos militares, y muchas de ellas acabaron prestando sus servicios también a las compañías aéreas.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Mujeres trabajando en la factoría de Boeing durante la II Guerra Mundial

Para completar las rutas más habituales todavía eran necesarias numerosas paradas, y las azafatas ayudaban a repostar los aviones mientras estaban en los aeropuertos, a la vez que realizaban inspecciones visuales tanto dentro de la cabina, como en el fuselaje exterior.

En 1945 se fundaba la primera asociación de azafatas de vuelo, Airline Stewardess Association (ALSA), que sigue vigente en la actualidad como asociación de tripulantes de cabina.

Tal y como se relata en el libro de Kathlyn Berry “Feminity in Flight: A History of Flight Attendants”, durante los años 50 se aumentó ligeramente la edad máxima para ejercer como azafata de vuelo, que pasaba de los 32 a los 35 años.

Por contra, los hombres que desempeñaban el mismo trabajo se retiraban del servicio al cumplir los 60 años.

Si bien es cierto que durante la década de los 50 algunas aerolíneas eliminaron la cláusula que obligaba a las azafatas de vuelo a permanecer solteras, otras comenzaron a utilizarlas como simple entretenimiento para sus pasajeros.

De esta manera, la norteamericana Aloha Airlines solicitaba a sus azafatas que cantasen y tocasen el ukelele en los vuelos hacia las islas Hawái.

Esta tendencia no sólo continuó durante los 60, sino que además se intensificó de manera muy notable.

En un artículo firmado por Bruce Handy y publicado por la revista Vanity Fair, se afirmaba lo siguiente:

“Sería sólo una ligera exageración el decir que las azafatas en los años 60 eran al glamour lo que los policías y bomberos han sido recientemente al heroísmo”.

Para entonces, habían comenzado a lanzarse diversas campañas publicitarias desde las compañías aéreas más importantes, en las que se jugaba con la imagen de las azafatas de vuelo.

Mientras que la aerolínea Braniff se preguntaba “¿Sabe tu mujer que estás volando con nosotras?”, y lanzaba sugerentes fotografías…

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Campaña publicitaria de la compañía Braniff

Pan Am forzaba un poco más la situación con su campaña “¿Cómo te gustaría que fuese tu azafata?”.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Azafatas de la compañía norteamericana Pan Am

Según afirma Kathlyn Berry, el año 1965 supuso un punto de inflexión para las azafatas de vuelo, que coincidió con el momento en el que las aerolíneas comenzaron a utilizar uniformes especialmente destinados para llamar la atención, tanto en los aeropuertos, como dentro de las cabinas de los aviones.

En 1967, la TWA sólo aceptaba a un 3% de las mujeres que se presentaban para prestar sus servicios como azafatas, un ratio que estaba muy por debajo al del número de estudiantes que conseguían ser aceptados por la Universidad de Harvard.

Vanity Fair relataba las exigencias de las aerolíneas a la hora de contratar a nuevas azafatas de vuelo, donde el hecho de tener pecas en la cara, o no, era un elemento diferenciador que eliminaba la posibilidad de poder ser seleccionada.

El magazín estadounidense afirma que se realizaban inspecciones en las piernas de las azafatas, para comprobar que estaban correctamente depiladas, y cuenta como en una ocasión se desembarcó en el último minuto a una de ellas, tras detectar que presentaba un moretón en la pantorrilla.

En muchas compañías aéreas se les obligaba a utilizar maquillajes especialmente llamativos, ya que supuestamente esto facilitaría el leer los labios en el caso de una emergencia, con mucho ruido y baja visibilidad dentro de la cabina.

Esta norma todavía se conserva en un buen número de aerolíneas.

La utilización sexista de las azafatas de vuelo llegó a límites insospechados durante los años 70, época en la que los largos tacones se convirtieron en un elemento más del vestuario oficial.

La compañía National Airlines se gastaba en 1971 la cifra de 9.5 millones de dólares, de la época, en una campaña titulada: “Soy Cheryl. Vuélame…”.

Noticias de aviones. Noticias de aerolíneas. Campaña publicitaria de la aerolínea National

En la publicidad se podían leer frases como “Voy a volarte como nunca antes te han volado…”, en las que claramente se jugaba con un doble sentido de carácter sexual, destinado al público masculino.

A pesar de que se solicitó su retirada por esta razón, National afirmó que gracias a esta publicidad había aumentado la venta de billetes en un asombroso 23%.

Durante los 70 se eliminaron definitivamente todas las restricciones que existían para ejercer como azafata, por lo cual no se permitía el despido por estar embarazada o contraer matrimonio.

Pero por otro lado, comenzaron a ser habituales los chistes e historias sobre azafatas de vuelo, que las convertían en lo más parecido a “prostitutas del aire”, una situación que llevó a la creación en 1972 de la asociación Stewardess for Women´s Rights (Azafatas por los Derechos de las Mujeres).

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Azafatas en los años 70.

El servilismo con tintes de complejo de Edipo, llevó a American Airlines a sacar la campaña publicitaria titulada “Piensa en ella como en una madre”.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Campaña de American Airlines

En la fotografía se podía leer lo siguiente:

“Ella sólo quiere lo mejor para ti, una bebida fría, una buena cena, una almohada suave y una manta caliente. No se trata solamente de instinto maternal, sino que es el resultado de la formación como azafata más larga en la industria”.

El término azafata comenzó a diluirse, para pasar a utilizar el de “Tripulante de Cabina”, o “Auxiliar de Vuelo”, principalmente tras una demanda ganada por Celio Díaz Jr. en los Juzgados de Miami.

Durante la década de los 80 ya había 20 tripulantes de cabina masculinos por cada 100 femeninos, y la cosificación sexual de esta profesión comenzó a suavizarse.

Pero no fue hasta los 90 cuando el ex Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, declaraba el 19 de Junio como el día de los Tripulantes de Cabina, con las siguientes palabras:

“Insto al pueblo de los Estados Unidos a respetar dicha fecha con ceremonias y actividades apropiadas, diseñadas para reconocer el importante papel que desempeñan los tripulantes de cabina en la mejora de la seguridad y la comodidad del sistema de transporte aéreo de nuestra nación”.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Tripulantes de cabina

Lamentablemente, a día de hoy todavía quedan muchas personas que siguen asociando esta profesión a una especie de servidores aéreos, cuando la larga lista de responsabilidades que tienen que cumplir es realmente apabullante.

Actualmente, ya no es necesario tener una titulación como enfermera, aunque sí se exigen ciertos conocimientos sanitarios para prestar ayuda en casos de emergencia, además de muchos otros sobre los que ya hablamos en diferentes posts.

Según información facilitada por DATA USA, actualmente la edad media de una tripulante de cabina en los EEUU es de 46.8 años, y la de sus compañeros masculinos de 44.5 años.

El 75% del total de tripulantes de cabina femeninas son mujeres blancas, frente a apenas un 12% de color, y un escueto 6% de asiáticas.

Toca plantearse si después de todo lo vivido, hemos pasando de una discriminación basada en conceptos sexistas, a otra inspirada en divergencias raciales.

Noticias Relacionadas

Noticias de turismo. Los Gigantes, costa Sur de Tenerife

Canarias suma y sigue: Triple castigo para las Islas

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Accidente de Iberia en monte Oiz.

Tragedia en el Monte Oiz, ¿Accidente o atentado?

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?