Barajas: No interesa saber el número de contagiados que entran por el aeropuerto

A estas alturas de la pandemia, todavía no existe una sola razón de peso por la cual se pueda justificar la ausencia de tests PCR en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Todos los países de nuestro entorno han adoptado esta medida en alguno de los aeropuertos de su territorio, principalmente en aquellos más expuestos y donde las posibilidades de recibir a pasajeros infectados por el nuevo tipo de coronavirus son mayores.

Portugal protege de esta manera sus islas en el Atlántico, Francia realiza las pruebas a los visitantes que llegan desde zonas con un alto nivel de contagios, Italia requiere tests negativos para determinados turistas, Islandia los declaró obligatorios para todos los pasajeros, Alemania los ha implementado incluso en estaciones de bus, tren y fronteras terrestres, Austria, Grecia, Turquía y muchos otros países pertenecientes a la UE, han llegado a la conclusión de que actualmente esta es la única forma disponible para identificar al temido grupo de los viajeros asintomáticos.

Controles sanitarios en el aeropuerto de Reykjavik, Islandia

Por esta razón, llama especialmente la atención que el segundo país que recibe más turistas en todo el mundo, y que mantiene uno de los niveles más altos de conexiones aéreas con Centroamérica y Sudamérica de toda Europa, haya decidido que cumplimentando un formulario y realizando una toma de temperatura corporal, no es necesario tomar medidas a mayores.

Con estos datos por delante, nos hemos querido preguntar el porqué de esta nueva cabezonería por parte de los responsables sanitarios a nivel nacional, y desgraciadamente hace apenas unas horas nos han facilitado la pista sobre la más que probable respuesta.

En un nuevo capítulo de esta guerra sin sentido que enfrenta al Gobierno Central con el de la Comunidad de Madrid, hemos asistido absortos a una disertación apoyada por diversos medios de comunicación, en la cual se utiliza al aeropuerto de Barajas como arma de guerra para intentar desmontar la petición de las autoridades locales de poder hacer tests sanitarios en el aeropuerto, o al menos poder pedirlos a los pasajeros en origen y antes de que lleguen a Madrid.

De acuerdo con el batiburrilo de declaraciones y desinformación interesada vertida a las redes por estos medios, “Barajas es el menor de los problemas de Madrid”.

Esta sentencia cuasi judicial está basada en el hecho de que en un período de 98 días sólo se hayan detectado 132 casos supuestamente llegados desde el aeropuerto, frente a un número mucho mayor surgido sobre todo en los distritos ubicados al Sur de la capital, es decir, los más alejados de Barajas.

La pregunta es la siguiente: ¿Cómo se prevé localizar a pasajeros asintomáticos en Barajas si no se permite implementar los medios para ello?.

Controles sanitarios en el aeropuerto de Barajas, Madrid.

En primer lugar, se da por hecho que 128 de esos casos confirmados por sanidad venían contagiados desde sus países y viajaron en avión hasta Madrid. Posteriormente a su llegada, se encontraron mal y acudieron a algún centro hospitalario de la capital, en el que se confirmó su positivo en Covid19.

Sólo 4 de ellos fueron localizados e interceptados por el personal de Sanidad Exterior ubicado en el interior de Barajas, antes de que abandonasen el recinto aeroportuario.

Es decir, el número de pasajeros infectados que pudieron haber entrado por la frontera del aeropuerto y posteriormente se hayan movido con total libertad por Madrid, a día de hoy es una auténtica incógnita.

Según el Coordinador de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, se calcula que pueden haber llegado a Madrid unos 300 pasajeros infectados y asintomáticos, una cifra que está muy por debajo de la media comunicada por otros países.

Alemania realizó tests PCR en tres de sus aeropuertos a los pasajeros que llegaban desde zonas con un alto número de contagios, alcanzando la conclusión de que en cada avión controlado existía una media de 2 pasajeros contagiados.

Barajas recibe diariamente más de 30 vuelos procedentes del continente americano, por lo que sólo aplicando esta media a esos aviones tendríamos unos 60 infectados asintomáticos al día, lo que se traduce en un número total que se acerca más al doble del comunicado por Simón.

De esta manera, desde el Ministerio de Sanidad se afirma que “los controles en Barajas están dando indicios suficientemente buenos”.

Sin embargo, por otro lado y al mismo tiempo se advierte de que en la capital española podría existir ya transmisión comunitaria, que no se relaciona de ninguna manera con Barajas.

Y finalmente, mezclando todo en una cocktelera y agitándolo, se consigue afirmar que “el bajo número de casos localizados en el aeropuerto desmiente que se trate de un coladero”.

Ante esto, sólo cabe la conclusión de que no interesa conocer con exactitud el número de pasajeros contagiados que entran por el aeropuerto de Barajas, ya que esto podría significar una victoria pírrica para los argumentos del Gobierno Autonómico frente al Central.

Y aún dando por hecho que se está utilizando al aeropuerto más importante del país para mantener una guerra política, seguimos sin explicación para entender el porqué tampoco se ha tomado esta medida en las Islas Baleares y Canarias, las cuales están sufriendo en la actualidad las consecuencias de la retirada masiva de turistas a otros destinos.

Desde el Gobierno Central se exige a Madrid que localice el mayor número de positivos asintomáticos, pero no en el aeropuerto de Barajas.

Es como intentar tapar los agujeros en el casco de un barco, pero no los que están en la proa, sólo los de popa.

Al final, por muchos programas de detección precoz que propongas, en los que por cierto de 1.000 personas citadas para someterse al PCR sólo se presentaron 400, el trabajo que hagas por un lado queda anulado por el que dejas de hacer en el otro.

Mientras tanto, hosteleros y representantes de sectores turísticos nacionales rezan y ponen velas para que Boris Johnson autorice cuanto antes las pruebas PCR en Heathrow, que eliminarían las nefastas cuarentenas, cuando precisamente al ejecutivo británico le interesa en estos momentos retener a sus ciudadanos en el país para reforzar la economía interna del mismo, razón por la que se han bajado los impuestos a todas las empresas encuadradas en los sectores turístico y hostelero.

Y todo esto a finales ya del mes de Agosto. Temblamos sólo con pensar lo que nos queda todavía para finalizar este año.

Noticias Relacionadas

No queremos billetes a 5 euros

La vacuna para la Covid19 llegará por Lufthansa y vía Frankfurt

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?