Boeing 717, el avión que siempre quiso y nunca pudo

Tal día como hoy, el 2 de Septiembre del año 1998, hacía su primer vuelo el avión que pasaría a la historia con el nombre de 717.

Con sólo 156 unidades entregadas, probablemente estemos hablando del modelo menos reconocible del constructor norteamericano, y esto se debe a que la idea y el diseño original del mismo en realidad corresponden a McDonnell Douglas.

Si quisiéramos ser un poco más justos y precisos, podríamos incluso decir que gran parte del mérito corresponde sólo a Douglas, ya que la historia del 717 comienza tras la retirada de los primeros DC-9.

Primer Douglas DC-9

A finales de los años 60 Douglas se había especializado en la construcción de aviones civiles destinados al transporte de pasajeros, mientras que McDonnell era un referente de los modelos militares.

El gran “fallo” cometido por ambas empresas fue desarrollar una versión del conocido DC-9, que llevaría por nombre DC-9-30, y que se convertiría en una de las aeronaves más vendidas y longevas de toda la historia de la aviación civil.

Cuando todavía el sector aéreo no conocía ni de lejos el desarrollo del que disfruta en la actualidad, el DC-9-30 se había convertido en la gran estrella a imitar, y con casi 700 unidades comercializadas en todo el mundo no había aerolínea que no soñase con poder contar con este aparato en su flota.

DC-9-30 de la aerolínea Eastern

El DC-9-30 parecía indestructible, pero debido a su extrema dureza ya había aparatos que contaban con más de 30 años de servicio a sus espaldas, por lo que se consideró la idea de sustituirlos con otro modelo que contase con las últimas actualizaciones y mejoras tecnológicas del mercado.

Tras la fusión de Douglas y McDonnell en el año 1967, la nueva McDonnell Douglas comenzó a desarrollar la familia de los ya míticos MD-80 y MD-90, siguiendo siempre la estela de éxito que había dejado el DC-9.

Con el fin de competir en el segmento de las cabinas de 100 asientos, se decide apostar por el proyecto de crear una versión más reducida del MD-80, que finalmente saldría de fábrica como el MD-87, con 6 metros menos de longitud que su hermano mayor, pero garantizando mayores prestaciones en autonomía y alcance en vuelo.

En el festival aéreo de París del año 1991 se presenta al mundo el MD-87-105, el cual era un MD-87 cuyo fuselaje se había reducido en 2.4 metros. Dado que se preveían aproximadamente 4 años más hasta la fecha de entrega de la primera unidad operativa, el aparato pasó a llamarse MD-95.

Primer MD-95

Sin embargo, en el año 1997 llega la absorción de McDonnell Douglas por parte de Boeing, lo que supuso que a partir de ese momento sería esta última empresa la que llevase la batuta en lo que se refiere a los nuevos diseños.

De manera sorprendente, Boeing considera correcta la inercia que llevaba en ese momento McDonnell Douglas, por lo que finalmente decide continuar con la idea de comercializar el MD-95, buscando triunfar dentro del segmento de las cabinas de 100 asientos.

Boeing quería poner su marca sobre el avión de McDonnell, pero ya había utilizado la denominación 717 para versiones anteriores del 720, así como para un aparato militar que posteriormente se conocería como el KC-135 Stratotanker.

A pesar de esto y con el fin de continuar con el orden correlativo que se había comenzado muchos años atrás, el MD-95 cambió definitivamente su nombre para convertirse en el Boeing 717, el benjamín de la familia.

Primer Boeing 717

Este aparato comenzó a fabricarse en Mayo de 1997 y como comentábamos al comienzo de este post, realizaría su primer vuelo el 2 de Septiembre de 1998.

El proceso de certificación duró exactamente un año, y el Boeing 717 conseguía finalmente su certificación de tipo el 1 de Septiembre de 1999.

El primer cliente para el Boeing 717 fue la aerolínea Valujet, posteriormente conocida como AirTran Airways, que había sufrido un gravísimo accidente en el año 1996 mientras operaba un DC-9-30, en el que habían perecido los 110 ocupantes de la cabina.

Delta Airlines también se convirtió en uno de los mejores clientes para este avión, así como Qantas Link, la desaparecida subsidiaria propiedad de la aerolínea australiana.

En nuestro país, el Boeing 717 se conoce principalmente gracias a Volotea, que llegó a contar con un total de 19 unidades, las cuales está reemplazando actualmente por Airbus A319.

Boeing 717 de la aerolínea Volotea

En el año 2001, y en medio de la crisis creada tras los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York, American Airlines compraba la TWA (Trans World Airlines), y su primera decisión comercial era anular el pedido que esta última había formalizado para la adquisición de 70 unidades del Boeing 717.

Cuando todavía no se había podido digerir este golpe por parte de Boeing, era Air Canada la que decidía alejarse también del constructor norteamericano para apostar por Embraer y Bombardier.

En Enero del 2005 y ante la falta de demanda, Boeing decidía abandonar de manera definitiva la construcción del 717, y para ello entregaba la última unidad salida de fábrica a la misma aerolínea que había recibido la primera: AirTran Airways.

El Boeing 717 es un aparato que lo tuvo todo para triunfar, ya que lleva en su interior el ADN de otros modelos que han hecho historia. Sin embargo, será recordado como el avión que siempre quiso, pero nunca pudo.

Noticias Relacionadas

No queremos billetes a 5 euros

La vacuna para la Covid19 llegará por Lufthansa y vía Frankfurt

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?