Cuando Donald Trump dominó el sector aéreo

Durante los años 80, Donald Trump disfrutaba de una enorme popularidad en los Estados Unidos, la cual le llevó a aparecer en infinidad de programas de televisión, hacer cameos en algunas películas, e incluso a comercializar un mítico juego de mesa que estuvo a la venta durante bastante tiempo.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Juego de mesa de Donald Trump

No había una sola fiesta que se preciase que no requiriese de su presencia, y Trump disfrutaba presentando a la prensa a las distintas modelos con las que solía rodearse en público.

Trump dominaba con claridad el sector inmobiliario, con una fortuna que entonces se estimaba en más de 3.000 millones de dólares.

En el año 1988 daba un auténtico campanazo a través de la compra del Hotel Plaza de Nueva York, por el que pagó a la empresa Westin un total de 390 millones de dólares. Sin embargo, esta operación que lo encumbró como uno de los hoteleros más destacados del país, era sólo el aviso de lo que estaba por llegar.

Donald Trump estaba empeñado en demostrar que también podía manejarse con soltura dentro del sector aéreo, uno de los más complicados, y la posibilidad de fundar una aerolínea con su nombre era sin duda la guinda que quería poner sobre su particular pastel.

Los servicios aéreos de shuttle eran lo más “cool” del momento, y rebosaban de ejecutivos dispuestos a pagar cantidades de dinero muy importantes para poder hacer desplazamientos rápidos entre las ciudades más relevantes de los EEUU.

En vez de comenzar desde cero, Trump se fijó en una compañía aérea que estaba atravesando muy serios problemas: Eastern Air Lines.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Manifestación de Eastern Airlines

La huelga que mantenían sus empleados había llevado a la aerolínea hasta el abismo, por lo que se decidió que la única manera de salvarla era sacar sus acciones a subasta.

Trump se reunió en una habitación de su nuevo y flamante hotel en el centro de Nueva York con el máximo responsable de Eastern, y en cuestión de muy pocas horas cerró la operación de compra de la compañía por 365 millones de dólares.

Lo primero que hizo tras la adquisición de Eastern Air Lines fue cambiar la pintura de los 21 Boeing 727 que utilizaba para operar, rebautizando la empresa con el nombre de Trump Shuttle.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Boeing 727 de Trump

La nueva aerolínea creaba 1.000 puestos de trabajo, prácticamente todos ellos cubiertos por antiguo personal de Eastern que se había quedado en paro.

Trump Shuttle comenzó operando 64 vuelos diarios entre Nueva York, Boston, y Washington, y en apenas unas pocas semanas se convertía en la aerolínea más puntual del país, razón por la que muchos pasajeros decidían hacer uso de sus servicios.

La fama de su propietario y las agresivas campañas de marketing lograron que una pequeña compañía aérea superase en popularidad al resto de la competencia, que contaban con muchos más años de experiencia y flotas más grandes.

Después de 6 meses de actividad, la única compañía aérea que podía hacer sombra a Trump Shuttle en el segmento de los vuelos de conexión era Panam Shuttle, lo que originó una guerra abierta entre ambas.

Trump decidía torpedear la línea de flotación de Panam, que a finales de los años 80 estaba atravesando una situación económica muy complicada. Para ello, fichaba a su antiguo CEO, con el fin de conocer todos los secretos que guardaba su mayor competidora y por supuesto dañar su imagen pública.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Donald Trump

Mientras entre sus empleados Trump gozaba de un enorme prestigio y admiración, entre su competencia sólo cosechaba enemistades profundas.

En una desagradable rueda de prensa, Donald Trump hizo referencia a la crisis por la que estaba atravesando Panam Shuttle, presumiendo de que en muy pocos meses procedería a comprarla.

Hasta ese momento los periodistas disfrutaban de los titulares continuos que les daba el magnate, pero la cosa fue a más y Trump comenzó a hablar demasiado de temas que no dominaba.

Hay una regla no escrita en el sector aéreo comercial por la cual puedes atacar a tu competencia de cualquier manera que consideres oportuna, pero nunca y bajo ningún concepto haciendo alusión a términos de seguridad.

Poner en cuestión la seguridad de una aerolínea de la competencia, es un arma de doble filo que puede acabar actuando en contra de aquella compañía  que se atreve a utilizarla.

Pero Trump no dudó en relacionar la falta de efectivo de Panam con supuestos problemas de mantenimiento, sembrando dudas en relación con la seguridad a bordo de sus aviones. Hasta entonces, nunca antes el máximo responsable de una compañía aérea acusaba a otra de esa manera.

Lamentablemente la maldición se cumplió, y en Agosto de 1989 un avión de Trump Shuttle se veía obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Boston. Durante el vuelo había experimentado algunas dificultados técnicas y cuando se preparaba para tomar tierra no pudo desplegar el tren de aterrizaje delantero.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Accidente de Trump Shuttle

La incidencia se resolvió sin heridos, pero como era de esperar fue portada de todos los diarios del país y la primera noticia del día en todas las televisiones.

Por supuesto, desde Panam no se desperdició la ocasión para atacar la credibilidad de Donald Trump, la cual quedaría muy tocada.

En el año 1990 y tras la invasión de Kuwait, los EEUU entraban en una profunda recesión, y el precio del combustible se disparaba en los mercados, lo que afectó principalmente a todos los medios de transporte.

Esto obligó a subir las tarifas de los billetes, con lo que finalmente el transporte aéreo acababa convirtiéndose en un servicio de lujo que no estaba al alcance de todos.

El nivel de ocupación a bordo de los aviones cayó de manera súbita, y Trump Shuttle acumulaba deudas que superaban los 128 millones de dólares.

Donald Trump lograba maniobrar y se hacía con valiosos contratos estatales para mover a soldados por todo el país, los cuales no llegaron a revertir la mala situación económica de la empresa.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Trump Shuttle

En un principio, se optó por despedir a un total de 100 empleados, suponiendo que esta medida sería suficiente para detener la hemorragia de millones que sufría la compañía.

En 1992 la situación era ya insostenible y los bancos se negaban a financiar a una aerolínea que no se consideraba rentable.

Antes de abandonar definitivamente el negocio, Donald Trump lograba convencer a los propietarios de la compañía US Air Shuttle de que su proyecto todavía era viable.

En un giro inesperado de los acontecimiento, Trump conseguía vender su aerolínea a US Air Shuttle, lo cual sirvió finalmente para proteger los puestos de trabajo de sus empleados.

Mientras algunas partes afirman que este movimiento obedeció únicamente a la intención de Donald Trump de intentar no perder todo el dinero que había invertido, otras indican que el ahora Presidente de los EEUU estaba realmente preocupado por el futuro de sus trabajadores y se sentía en deuda con ellos.

Sea como fuere, Trump acabó su aventura en el sector aéreo prácticamente indemne y de hecho su aerolínea perduró posteriormente en US Air Shuttle, hasta convertirse en lo que hoy se conoce como American Airlines Shuttle.

Noticias Relacionadas

DC-3, el avión que cambió la historia

Los aeropuertos más temidos del mundo

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?