¿En serio, Jorge?, barbaridades y mitos sobre aviación que habrás oido

Son tantas las barbaridades y mitos que rodean al sector de la aviación comercial, que ni nosotros tenemos el tiempo, ni tú las ganas, de poder entrar en todas ellas.

Aún así, hoy queremos sobrevolar algunas de las que más nos han llamado la atención, con la fútil esperanza de que queden aclaradas de una vez por todas.

Tus deposiciones en el WC se arrojan desde el aire

Igual que pasa en Las Vegas, todo lo que se hace en el baño de un avión, se queda en el baño de un avión.

Si alguna vez has esperado para ir al WC durante un vuelo, con la ilusión de poder decir después que habías regado de excrementos tal ciudad o país, te equivocas profundamente.

El sistema de vacío que incorporan los baños de los aviones, lleva todos los residuos hasta un tanque instalado en su interior, el cual es vaciado cada pocos vuelos, siguiendo los criterios de cada compañía aérea.

El copiloto de un avión está aprendiendo

Una de las principales diferencias entre un comandante, o piloto al mando (PIC), y un copiloto, o Primer Oficial (FO), es la cantidad de dinero que reciben mensualmente en sus cuentas bancarias.

Quitando este insignificante detalle de en medio, por lo demás ambos están total y absolutamente preparados y cualificados para volar un avión.

En muchas ocasiones, el Primer Oficial será el encargado de realizar el aterrizaje, el despegue, o ambas maniobras, indistintamente y según lo que se decida dentro de la cabina.

El Comandante de un avión me puede casar

Tal y como se indica en los artículos 51 y 52 del Código Civil, serán competentes para autorizar un matrimonio el Juez encargado del Registro Civil, el Alcalde del municipio donde se celebre el matrimonio, o el Concejal en quien este delegue.

Eso sí, en dichos artículos también se especifica que, únicamente en el caso de que alguno de los contrayentes se halle en peligro de muerte, podrá hacerlo el Capitán o Comandante de la nave o aeronave en la que se encuentre.

Si ya lo estás pensando, nos adelantamos y te confirmamos que si quieres divorciarte vas a tener que pagar a un abogado y realizar todos los trámites legales correspondientes.

Si naces en el aire puedes escoger nacionalidad

Si lo has pensado alguna vez con la ilusión de poder tener un bebé catarí, sueco, o danés, lamentamos informarte que esto no es así, y que además te puedes meter en un buen lío.

Para empezar, las compañías aéreas no permiten el embarque a mujeres que hayan superado cierto número de semanas de embarazo, generalmente entre 32 ó 36, o incluso menos.

Algunas otras, como Ryanair, además te requerirán un certificado médico que especifique que puedes afrontar un vuelo sin poner en riesgo tu embarazo, y por consiguiente la vida de tu hijo y la tuya propia.

Ojo, porque en el caso de que faltes a la verdad y por ello provoques un aterrizaje no programado, la compañía aérea afectada podría además llevarte a juicio.

Por otro lado, si vuelas en una aerolínea perteneciente a un país firmante del Convenio para la Reducción de la Apatridia (ONU, 1961), lo más probable es que el recién nacido adquiera la nacionalidad de esa misma compañía.

En el caso de que esa nación no haya firmado el citado convenio, teóricamente podrías solicitar la correspondiente al área que estés sobrevolando, pero esta puede ser fácilmente denegada y depende única y exclusivamente de lo que decidan las autoridades competentes.

En último caso, lo más habitual es que el bebé adquiera la nacionalidad del padre, o de la madre.

Los aviones actuales no necesitan pilotos

Efectivamente, por esa razón todas las compañías aéreas del planeta Tierra gastan anualmente cientos de millones para pagar a sus pilotos, sólo con el fin de que estos adornen la cabina del avión, mientras este vuela de forma independiente.

¿Tú crees que si Ryanair pudiese prescindir de sus pilotos, no lo habría hecho ya hace tiempo?

La caja negra…es negra

Pues ni es caja, ni es negra.

En realidad, hablamos de dos cajas (en la mayoría de modelos de avión), ambas de color rojo anaranjado y tirando a fosforito.

Una de ellas suele registrar todos los parámetros del vuelo, como la altura, velocidad, potencia de los motores, ángulos de ataque, movimientos de la palanca de mandos, etc.

La otra estaría destinada a la grabación de las conversaciones que se mantienen dentro de la cabina, y con los operadores del control aéreo.

Los pilotos llevan paracaídas

La aviación comercial es una de las actividades más solidarias que existen. Tanto tú, como tus pilotos, estáis expuestos de la misma manera a un idéntico porcentaje de riesgo, y no hay paracaídas ni para los unos, ni para los otros.

Si ya es difícil ordenar una evacuación en tierra, en la que cada pasajero hace lo que le parece, y salta por el tobogán con todo su equipaje de mano, imagínate cómo sería si tuvieses que abandonar la cabina en un paracaídas a varios miles de metros de altura.

Eso sí, en algunas ocasiones determinadas, y cuando se están probando nuevos modelos de avión, en las primeras pruebas en el aire suele habilitarse una vía de escape alternativa para los pilotos, los cuales sí cuentan con un paracaídas puesto durante todo el trayecto, con el fin de poder abandonar el aparato en caso de presentarse una deficiencia grave.

Los aviones evitan pasar por el Triángulo de las Bermudas

No sólo no lo evitan, sino que se trata de uno de los puntos que registra mayor actividad aérea en todo el mundo.

Todos los días es sobrevolado por cientos de aparatos, y hasta la fecha, todavía no se ha registrado ningún encuentro en la tercera fase.

Es más fácil emborracharse en un avión

Es igual de fácil que emborracharse en un bar, aunque seguramente bastante más caro.

Es probable que percibas con mayor facilidad que en tierra cierto mareo, pero esto no se debe precisamente al alcohol, sino a los efectos acelerados de la deshidratación en altura.

La conspiración de los chemtrails

Tenemos que confirmarte que no hay aviones fumigando extrañas sustancias sobre la población, lo cual está absolutamente prohibido, que Elvis no está vivo, y que la Tierra sí es redonda.

Lo que puedes ver en el cielo es el resultado normal que producen los motores calientes de un avión a su paso por la atmósfera, aumentando la temperatura de las partículas de agua presentes en el aire, que posteriormente se volverán a enfriar formando cristales de hielo.

Por cierto, el hombre sí llegó a la Luna.

El agua de los aviones está envenenada

A ver, es más que evidente que el agua disponible dentro de los aviones, y nos referimos a la que sale por el grifo de los baños, no está envenenada.

Se trata de agua perfectamente potable, pero la cual no recomendamos beber, principalmente porque puede llevar cierto tiempo almacenada y dentro de tanques que en ocasiones han resultado contaminados.

De verdad, aunque no te lo creas, cuando subes a un avión nadie quiere matarte, ni hacerte el menor daño.

Si tienes dudas, pregunta, pero evita caer en comentarios tan absurdos como los que hemos tratado en este post.

Noticias Relacionadas

¿Hay futuro turístico para España?

¿Cuándo volveremos a viajar?

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?