IKEA LANZA SU PROPIA AEROLINEA FLIKEA

Estaba claro que no podíamos terminar este año sin algún otro tipo de sobresalto en el sector aéreo, pero lo que nadie esperaba es que este llegase precisamente del Norte de Europa, donde se supone que habita gente seria y responsable.

Los reyes del mercado de los muebles desmontados no han tenido mejor idea que intentar el asalto de los cielos, probablemente inspirados por sus vecinos noruegos, que a través de la aerolínea Norwegian están poniendo en jaque a muchas compañías aéreas europeas.

Desconocemos totalmente qué ha llevado a los directivos de Ikea a pensar que podrían obtener algún tipo de éxito comercial lanzando al mercado otra nueva lowcost, en un momento en el que parece que este tipo de empresas salen de debajo de las piedras. De todas formas, parece claro que los inventores de un sistema de ventas que ha triunfado en todo el planeta deben de tener las cosas muy claras antes de embarcarse en semejante reto.

Según han anunciado, la nueva aerolínea, de nombre FLIKEA, estará operando desde finales de la Primavera del próximo año. En principio, volará desde Suecia exclusivamente a destinos europeos, pero también han comentado que la idea es poder conectar el país, en un futuro próximo, con los Estados Unidos en vuelos directos de bajo coste.

La flota

Los responsables de la nueva división aérea de IKEA (cuesta escribir esta frase) han confirmado el pedido de dos Boeing 737-800, con capacidad para 175 pasajeros en una sola clase.

En principio, estos dos aviones empezarán a operar las primeras rutas hacia el centro y sur de Europa. Se ha confirmado también que la nueva empresa cuenta con poder adquirir un Boeing 747-400 en el año 2019, con el que se volará a destinos en Norteamérica.

Para los vuelos regionales y a Centroeuropa IKEA ha escogido un modelo de avión de fabricación sueca, el SAAB 340B, un bimotor turbo propulsado que hace honor a la excelente reputación del fabricante sueco, cuyos motores están considerados entre los mejores del mercado.

Este avión tendrá capacidad sólo para 35 pasajeros, que dispondrán de una distancia entre asientos de 31 pulgadas, prácticamente la misma que en cualquier otra aerolínea europea. La compañía dispondrá también de dos unidades.

Destinos

IKEA se ha mostrado bastante conservadora a la hora de escoger los primeros destinos de la nueva compañía aérea. No hay grandes apuestas, y parece que prefieren apuntar directamente a jugar sobre seguro.

Se han establecido dos frecuencias semanales durante la Primavera y el Verano entre Estocolmo y Tenerife, ampliables en caso de obtener una buena ocupación.

También dos veces por semana, despegará otro avión con destino en Mallorca, que combinará el resto de días alternando con el aeropuerto italiano de Roma Fiumicino.

Los dos Boeing completarán sus rutas volando desde la capital sueca a París Charles de Gaulle, Londres Gatwick y el aeropuerto internacional Eleftherios Venizelos, en Atenas.

Los aviones regionales, de momento, sólo conectarán Estocolmo con las capitales de sus países vecinos, Oslo y Helsinki, con el fin de captar pasajeros que posteriormente volarán con FLIKEA hacia el sur de Europa.

Tal y como decíamos, nada nuevo que apuntar. Se trata de destinos muy populares que probablemente logren un buen porcentaje de ocupación.

Estilo IKEA

Quizás, lo que más llame la atención de todo este asunto es la intención por parte de la todopoderosa empresa sueca de mantener su estilo empresarial dentro de sus aviones.

No nos cabe la menor duda que en lo que se refiere a la venta de muebles nadie puede objetar asbolutamente nada a la forma de trabajar de IKEA, pero mucho nos tememos que la misma pueda no funcionar cuando se trabaja en otro sector que no tiene absolutamente nada que ver.

Al parecer, los uniformes de los TCP van a ser prácticamente iguales a los que utilizan los trabajadores de sus grandes almacenes, con un top amarillo y pantalones oscuros, imitando la nueva moda que ha instaurado la compañía aéra francesa Joon, en la que sus empleados visten ropa casual.

Por supuesto, se pondrá a la venta un menú para aquellos que deseen abonar el extra correspondiente, compuesto por las ya famosísimas albóndigas que se comercializan en las tiendas de IKEA, lomo de salmón, o los también conocidos macarrones.

Los directivos de FLIKEA han prometido mantener las tarifas más baratas del mercado (ya veremos que dice de todo esto el CEO de Ryanair, Michael O´Leary) a cambio de cobrar prácticamente por todo aquel servicio que no sea el propio acto de volar.

El billete sólo incluirá la posibilidad de llevar una pequeña bolsa de mano. La facturación de cualquier otro tipo de equipaje, reserva de asiento, comidas y preferencia al embarque, tendrán que ser abonados como un extra.

Conclusión

Sin duda, una noticia que da para muchos chistes en el futuro: ¿Los asientos vendrán ya hechos o cada pasajero tendrá que fabricar el suyo?. ¿Tendrán los pasajeros que apuntar lo que desean comer en una tarjetita blanca con un lápiz y luego ir a recogerlo a los galleys del avión?…

Si IKEA logra obtener con su aerolínea sólo la mitad de éxito que ha tenido con sus tiendas de muebles, el resto de compañías europeas pueden empezar a temblar ya hoy mismo.

Y lo peor de todo podría ocurrir en caso de éxito, ya que en un futuro próximo podríamos estar hablando de Carrefour Air o Fly Lidl, aunque preferimos no dar demasiadas ideas, por lo que pueda pasar.

 

Feliz día de los Inocentes…aunque nos hayamos adelantado unas horas.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario