La aerolínea que nació, voló y desapareció el mismo día

A día de hoy, el récord a la compañía aérea más breve de la historia sigue estando en poder de la norteamericana Sunair, y creemos que es prácticamente imposible que alguna otra se lo llegue a arrebatar.

Sunair fue el proyecto de un contable asentado en Fort Lauderdale (Florida), de nombre Wayne Lackey.

Lackey siempre había soñado con poder crear su propia compañía aérea, la cual se dedicaría a operar vuelos entre las ciudades más importantes del estado de Florida, en los EEUU.

Destinos de Sunair en el estado de Florida

El proyecto inicial partía de la base de poder disponer de 4 unidades del modelo de avión Swearingen Metroliner, construido por la marca ya desaparecida Fairchild Aviation.

Aunque se trataba de un modelo regional de tan solo 19 plazas, contaba con dos motores turbohélice y cabina presurizada, lo que sumado a una autonomía de vuelo superior a los 1.000 km hacía que encajase como anillo al dedo en los planes para Sunair.

El 22 de Diciembre de 1980, un directivo de la aerolínea filtró a la prensa la noticia de que ya contaban con dos aviones totalmente operativos para empezar a volar, algo que era absolutamente falso pero que sirvió para crear una enorme expectación mediática.

El 15 de Enero de 1981, el propio Lackey hizo pública la tabla de horarios con las salidas y llegadas de las primeros rutas, y puso especial énfasis para invertir en una campaña de marketing que iba presidida por el lema que adoptaría finalmente Sunair: “La mejor manera de volar Florida”.

Primera publicidad de Sunair

En realidad, todos estos movimientos eran sólo una cortina de humo para tapar la situación real del proyecto, el cual todavía no contaba con un solo avión con el que cumplir los compromisos adquiridos con los pasajeros, a los que se les había vendido la idea de poder desplazarse de manera regular entre 15 aeropuertos del estado de Florida a precios muy económicos.

La impaciencia y expectación suscitada comenzó a acrecentarse con el tiempo, sobre todo al comprobar que no había manera alguna de ver los nuevos aviones de la aerolínea, por lo que las primeras sospechas de que estaba sucediendo algo raro empezaron a correr por todo el estado de Florida.

Con el fin de acallar los rumores, a Lackey no se le ocurrió mejor idea que contratar a 400 empleados, comunicando esta noticia al diario Miami Herald, el cual se prestó gustoso a su publicación casi instantánea.

El resultado de esta maniobra fue todo un éxito, y de la noche a la mañana Sunair estaba vendiendo billetes para volar en aviones de los que todavía no disponía.

En una entrevista publicada el 27 de Febrero de 1981 en el periódico Florida Today, se preguntó a un representante de Sunair cuándo presentarían en público sus aviones y comenzarían a operar las rutas anunciadas.

En un acto desesperado por parte de esta persona, se confirmó al diario que en una semana estaría todo dispuesto, aún sabiendo que eso era prácticamente imposible.

Lackey se dirigió a Fairchild Aviation con un ultimatum para que le fueran entregados los dos aviones solicitados cuanto antes, pero el constructor tan solo tenía uno de ellos disponible.

Ante esta situación, se optó por cancelar el contrato con Fairchild, comunicándoles que no se procedería a abonar el importe del único avión que se les había ofrecido.

La única opción disponible era hacerse cuanto antes con un Embraer EMB110 “Bandeirante”, un modelo de la marca brasileña con características muy similares al de Fairchild.

Para entonces, Lackey ya no contaba con dinero en efectivo para asumir el gasto que suponía la compra de un avión, por lo que se dirigió a la empresa de leasing Charlie Hammond Flying, la cual puso finalmente a su disposición el aparato con matrícula N227CH.

Por fin, el día 17 de Marzo de 1981 se declaró oficialmente inaugurada la aerolínea Sunair, con un vuelo que partiría de Fort Myers y aterrizaría en el aeropuerto internacional de Miami.

El avión cubrió la ruta y tomó tierra con normalidad, pero eso fue todo, ya que Sunair ni siquiera disponía de dinero para volver a repostar el aparato y  operar el trayecto de vuelta.

Ese mismo día Sunair cerró sus instalaciones y procedió a cancelar todos los vuelos programados, dejando a cientos de pasajeros en tierra.

Lackey declaró a la prensa que Sunair había suspendido temporalmente sus operaciones, pero eso no quería decir que las hubiese abandonado, ya que sólo requería de algún tiempo para volver a reorganizarse.

El día 27 de Marzo de 1981, Lackey presentaba en un juzgado de Miami la solicitud de protección que otorga la ley norteamericana a las empresas que se declaran en quiebra, dejando a deber a clientes y proveedores más de un millón de dólares.

En apenas 24 horas se inauguró oficialmente una aerolínea, se operó su primera y única ruta, y se procedió posteriormente a cerrar de manera definitiva la misma.

A todos los efectos, Sunair seguirá siendo la compañía aérea más breve de la historia de la aviación comercial.

Noticias Relacionadas

Los aeropuertos más temidos del mundo

Noticias de aviones. Noticias de compañías aéreas. Boeing 727

Se cumplen 49 años del único secuestro aéreo nunca resuelto

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?