LO ÚLTIMO DE LO ÚLTIMO DORMIR EN LA BODEGA DEL AVIÓN.

La exposición sobre el interior de aviones, que se está celebrando hasta mañana en la ciudad alemana de Hamburgo, ha dado pistas muy interesantes en relación con los nuevos diseños de las cabinas que empezaremos a encontrar en breve en la inmensa mayoría de compañías aéreas más importantes.

Los principales constructores, junto con miles de empresas de todos los sectores, se reunen estos días para mostrar al mundo lo que nos espera a todos los futuros pasajeros.

Una cosa ha quedado muy clara: las aerolíneas reniegan de los aviones con cuatro motores y dos pasillos, y han decidido que el destino de la aviación comercial lo marquen los bimotores de un solo pasillo.

Por esta razón, apenas se ha nombrado al gigante de los cielos, el Airbus A380, que ha perdido casi totalmente todo el protagonismo alcanzado durante el último decenio. Con el, también se nos está yendo el mítico Boeing 747, el mejor avión jamás construido, y otros mucho más recientes como el infausto Airbus A340.

Sin embargo, gran parte del interés está actualmente en los nuevos modelos de la familia Airbus A320, como el 321neo, capaz de llegar más lejos consumiendo muchísimo menos combustible, con un radio operativo de 7.400 kilómetros.

Han destacado también los nuevos Airbus A330, con el modelo 900 neo a la cabeza, capaz de volar a una distancia de más de 12.000 kilómetros.

Por supuesto, el A350, del cual Iberia recibirá su primer aparato en breve, ha sido designado como el buque insignia de Airbus para los próximos 10 años.

Por su parte, Boeing se muestra muy fuerte con el número de pedidos recibidos para su 787 “Dreamliner”, y ratifica su apuesta por la familia 737 MAX.

Más WiFi, por favor

Los pasajeros de todo el mundo se han manifestado y han decidido que lo que más les importa a la hora de volar es contar con una conexión wifi de calidad.

La conectividad en vuelo es, para la gran mayoría, mucho más importante que la comida o la comodidad de los asientos, por lo que las aerolíneas han tomado buena nota y gran parte de la exposición ha sido dedicada a este asunto.

En cabeza se encuentra Emirates, que comunicó a todos los asistentes que sólo durante el pasado mes de Marzo habían utilizado su servicio de wifi a bordo un total de 1.037.016 pasajeros, una cifra récord.

Todas las compañías quieren apuntarse el tanto, por lo que se están ofertando diferentes modelos de conexión, que se convertirán en una opción a mayores para los pasajeros. En algunas aerolíneas, y dependiendo del tipo de tarifa abonada, este servicio estará incluído, pero en la mayoría será de pago.

El stand de la empresa tecnológica digEcor, junto con la constructora de asientos Haeco, ha sido uno de los más concurridos. La razón es que en breve comenzarán a instalar sus nuevos diseños de butacas para avión provistas de un puerto USB para cargar todo tipo de dispositivos electrónicos. Otro servicio más que demanda el gran público.

Asientos más finos

Tal y como ya anunciábamos en nuestro artículo sobre los cada vez más menguantes asientos de los aviones (El increíble caso de los asientos menguantes), la práctica totalidad de aerolíneas se han manifestado a favor de reducir el tamaño y peso de sus butacas.

Supuestamente, los asientos más finos proporcionan el mismo nivel de comodidad que aquellos a los que sustituyen, con la ventaja para la aerolínea de que puede instalar más dentro de la cabina, sin que el espacio entre ellos se vea reducido.

Wizz Air ha dado el primer paso hacia delante y ha hecho un extraordinario pedido a la empresa italiana Geven, la cual comenzará a montar sus nuevos modelos de butaca “Essenza” en todos los modelos A321neo de la aerolínea húngara.

Este modelo pesa 2,5 kg menos que los asientos utilizados hasta ahora, y supuestamente consiguen un 25% más de espacio para las rodillas.

Dormir en la bodega

Probablemente ha sido la noticia bomba en la exposición: Airbus ha firmado un contrato con la empresa Zodiac Aerospace para la construcción de unos módulos que serán instalados en la bodega de carga de los modelos A330 y A350.

Estos módulos serán fácilmente instalables y desmontables, y contendrán camas en forma de literas y otro tipo de espacios para el relax de los pasajeros, o incluso para el de niños pequeños.

Todas aquellas aerolíneas que lo deseen, podrán instalar hasta un máximo de 4 de estos módulos dentro de sus aviones. Para ello, deberán realizar una modificación en la cabina que permita la entrada y salida de los pasajeros, así como una instalación eléctrica distinta a la habitual en estos modelos de avión.

El acceso a los módulos sólo será permitido durante el vuelo, nunca durante las fases de despegue o aterrizaje. Se prevé que pueden ser utilizados por aquellos pasajeros de la clase turista, o economy, que así lo soliciten, pudiendo hacer uso de una cama, un despacho, o una zona de juegos y relax.

También se ha hablado de destinar al menos uno de estos módulos para ofertar un servicio de bar a bordo. Algo parecido a lo que actualmente puede verse dentro del Airbus A380, pero un poco más modesto.

La cosa promete.

Pasajeros nerviosos

Según se ha informado en la Exposición de Interiores de Avión, más del 25% de la población tiene miedo a volar.

Muchas aerolíneas han optado por mantener al pasaje relajado utilizando la cromoterapia, una técnica que se apoya en la capacidad de los distintos colores para actuar sobre nuestro sistema nervioso.

Las empresas dedicadas a la instalación y desarrollo de la iluminación dentro de las cabinas de los aviones, han sido probablemente las segundas más numerosas en la exposición, con permiso de las tecnológicas que implementan el servicio de wifi.

Todas ellas apuestan por una iluminación cambiante, que utilizará diferentes tonalidades y colores según la fase del vuelo que corresponda. Se utilizarán algunos colores determinados para invitar a los pasajeros a dormir, y esos colores volverán a cambiar durante el servicio de comidas o en las fases de aterrizaje y despegue.

Muchas cabinas propuestas nos han recordado a ciertos juguetes utilizados con los bebés, los cuales van cambiando su color para propiciar un estado de relax y sueño.

Por otro lado, otras empresas apuestan por aplicaciones para el móvil que puedan ayudar al pasajero que sufre de ansiedad durante el vuelo.

Ese es el caso de la empresa Smart Designs, que ha presentado su aplicación KITE. Con ella, el pasajero está conectado con su teléfono móvil, el cual va registrando distintos parámetros biológicos que permiten avisar ante una inminente crisis de ansiedad.

Además, el pasajero puede recibir mensajes de amigos y familiares en tierra, y el propio teléfono va lanzando también sus propios mensajes de apoyo. En caso de que el viajero así lo desee, la aplicación avisará directamente a la tripulación de cabina en caso de una crisis, lo que dicen que es menos avergonzante para el afectado que tener que explicárselo directamente a un empleado de la aerolínea delante del resto de pasajeros.

¿Funcionará?

Lo mejor

En nuestra opinión, lo mejor de la feria ha sido poder ver los excepcionales interiores de la serie CRJ de Bombardier, el constructor de aviones canadiense.

Hay que decir que está uno, o dos, peldaños por encima de la competencia, ya que reúne clase, diseño, comodidad, elegancia y mucho espacio.

Es fácil comprender el porqué se ha puesto de moda este fabricante, y también el porqué se ha intentado vetarlo dentro de los EEUU, ya que aumenta considerablemente el nivel de competencia y calidad que existe a día de hoy.

Sin duda alguna, nuestra apuesta de futuro, si es que el resto se lo permite.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario