Nuevas incidencias en aeropuertos ponen al sistema GPS en entredicho

Los EEUU siguen estudiando una alternativa al actual GPS.

El nivel de dependencia que tenemos del Sistema de Posicionamiento Global es tal que si dejase de funcionar, la gran mayoría de sectores productivos tendrían que cesar sus operaciones.

A mediados del mes pasado, el Aeropuerto Internacional de Wilmington (Carolina del Norte) sufrió una serie de incidentes que obligaron a emitir una notificación oficial (NOTAM) a todas las aerolíneas que operan desde el mismo.

Según el testimonio facilitado por varios pilotos, sus aviones perdían la señal GPS en un momento crítico de la fase de aproximación hacia la pista de aterrizaje, una incidencia que la FAA estadounidense ha calificado de “especialmente grave”.

Noticias de aerolíneas. Noticias de aviones. Cabina de un avión privado.

Después de realizar las investigaciones oportunas, finalmente se localizó el origen del problema en las instalaciones de una fábrica ubicada a 3 km del aeropuerto, en la cual se estaba poniendo en funcionamiento una aplicación de control de mercancías que emitía señales a través de una antena.

De manera no intencionada, los operarios de la fábrica estaban interfiriendo sobre la señal GPS que utilizan los aviones para guiarse, lo que supone un importante riesgo para las operaciones aéreas.

Pero no es la primera vez que ocurre un incidente similar.

En 2013, un camionero de New Jersey decidía comprar online un dispositivo que se enchufa en el encendedor del vehículo, y que tiene como finalidad interferir en la señal GPS que se envía al sistema de localización de las empresas de logística.

Gracias al mismo, podía realizar más paradas que las que tenía autorizadas por sus superiores, ya que estos eran incapaces de seguir el rastro del camión cuando se activaba el aparato.

La mala suerte lo llevó a situarse demasiado cerca del Aeropuerto Newark Liberty, muy próximo a la ciudad de Nueva York, provocando interferencias sobre la señal GPS que se estaba utilizando para volar hacia el mismo.

Hoy en día, este tipo de artefactos electrónicos tienen un precio muy bajo en el mercado, por lo que pueden ser adquiridos por cualquiera, llegando incluso a convertirse en un tipo de tecnología habitual y asequible para los jóvenes que quieren burlar los sistemas de rastreo cuando conducen los vehículos de sus padres.

Noticias de aeropuertos. Noticias de aviones. Dispositivo para interferir la señal GPS

Pero la ya conocida debilidad y fragilidad del sistema GPS no sólo se ve afectada en este tipo de casos, en los que no existe una intención real de interferir con los sistemas de navegación de los aviones.

En el mes de Junio de 2019, el aeropuerto israelita Ben Gurion, en Tel Aviv, sufrió el hackeo intencionado de su señal GPS, lo que supuso una grave incidencia para todos los vuelos programados hacia la capital de Israel.

Las autoridades nacionales culparon directamente a Siria, y este país a su vez a Rusia, que desde hace años interfiere de manera habitual en el GPS de algunos barcos que navegan próximos al Estrecho de Kerch, en el Mar Negro.

Numerosos capitanes de cargueros han reportado que al acercarse a ese punto sus GPS los posicionan muchos kilómetros tierra adentro, como si se tratase de vehículos terrestres.

La enorme facilidad con la que se puede atacar a los dispositivos de navegación que utilizan el Sistema Global de Navegación por Satélite (GNSS), ha obligado a China, Rusia, Corea del Sur y Arabia Saudí a implementar otros métodos que prescinden de las señales que emiten estos satélites.

De hecho, la principal contrariedad radica precisamente en que esta constelación de satélites orbita a mucha altura sobre la Tierra, por lo que cuando se recibe su señal desde el espacio esta es demasiado débil.

Además, el enorme trayecto que tiene que cubrir la hace excesivamente vulnerable, circunstancia que algunos han aprovechado para patentar lo que se ha denominado como “Spoofing”, que no es otra cosa que sustituir la señal GPS verdadera, por otra falsa.

Noticias de aviones. Noticias de aeropuertos. Satélite del sistema GNSS

La magnitud del problema es tal, que en 2018 el Congreso de los EEUU declaró vital el desarrollar cuanto antes una alternativa para el GPS.

Los EEUU son los propietarios de este sistema, y los que se encargan de su mantenimiento, una tarea que el año pasado ascendió a más de 1.700 millones de dólares.

Por este motivo, los estadounidenses consideran el GPS como un regalo que hacen al resto del planeta, que puede disfrutar del mismo de manera totalmente gratuita.

Pero no siempre fue así, ya que a finales de los años 70, cuando nacía el GPS, su uso estaba exclusivamente restringido al campo militar.

A partir del año 2000 se permitió su acceso de manera libre, lo que propició el desarrollo de infinidad de dispositivos de todo tipo.

Actualmente, el GPS no sólo se encuentra en las cabinas de los aviones, sino dentro de nuestros automóviles, en nuestros teléfonos, o incluso en nuestros relojes.

Obviamente, esto ha llevado también al desarrollo de sistemas de navegación autónomos para vehículos terrestres basados en el GPS, que han demostrado la misma vulnerabilidad que los que utilizan los aviones.

Noticias de aviación. Noticias de aerolíneas. Sistema de conducción autónomo en vehículo terrestre

En 2019, un hacker africano afirmaba haber accedido al sistema de navegación de numerosos vehículos privados y comerciales en Marruecos y Sudáfrica.

Utilizando una sencilla aplicación no sólo podía interferir en su señal GPS, sino que también aseguró que era capaz de detener el funcionamiento de sus motores.

A la vista de todo esto parece imprescindible el tener listo cuanto antes un sistema alternativo al GPS, similar al que ya están utilizando otros países.

Lo que han decidido sus gobernantes es prescindir de los satélites y ubicar antenas receptoras y emisoras en tierra, un método que finalmente resulta en una señal mucho más fuerte y difícil de hackear.

Pero la cuestión radica en cómo hay que dar este paso, ya que todas las partes implicadas exigen que sea gratuito y público, dos palabras que en pocas ocasiones van de la mano.

Finalmente, lo que sí parece claro es que el sistema GPS ya ha cumplido de sobra con el cometido para el que fue desarrollado, y la todavía creciente dependencia del mismo necesita una alternativa más segura y fiable, libre de intrusiones, gratuita y universal.

Aunque quizás esto último sea pedir demasiado.

Noticias Relacionadas

8 excusas utilizadas habitualmente por aerofóbicos para no subirse a un avión

Aviopolis: la ciudad aeropuerto que no conocías y en la que desearías vivir

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?