Penúltimo escándalo en Ryanair: exige un examen por escrito a sus pasajeros sudafricanos

La medida ha provocado diversas quejas formales del gobierno sudafricano.

El ejecutivo sudafricano, a través de su portavoz, ha declarado a la agencia de noticias Reuters encontrarse «perplejo ante la decisión tomada por la aerolínea Ryanair», que desde la semana pasada exige a los pasajeros sudafricanos probar su nacionalidad a través de un test por escrito en la lengua Afrikaans.

Noticia publicada en Reuters sobre la exigencia de un examen en Afrikaans a los pasajeros sudafricanos que vuelen con Ryanair

La aerolínea de bajo coste irlandesa habría detectado a varios viajeros que pretendían volar hacia el Reino Unido e Irlanda utilizando pasaportes sudafricanos falsos, por lo que optó por implementar este sistema para intentar localizar posibles fraudes.

Ryanair no opera vuelos hacia o desde Sudáfrica, por lo que esta prueba se realiza a los pasajeros que viajan a Europa desde el país africano y tienen previsto realizar conexiones en las Islas Británicas o Irlanda.

El Departamento de Interior sudafricano ha confirmado que todas las compañías aéreas que se lo solicitan, disponen de diversos medios para confirmar la validez de los pasaportes de sus ciudadanos:

«Regularmente hacemos llegar a las aerolíneas nuevas directrices y mejoras para localizar posibles documentos fraudulentos. Además de esto, todas las compañías disponen de acceso al Advance Passenger Processing, un sistema que permite confirmar la identidad de los pasajeros antes de que estos tomen su avión. En último caso, también ofrecemos un servicio que funciona durante las 24 horas y 365 días al año, a través del cual confirmamos la identidad y documentación de cualquier ciudadano sudafricano».

Por su parte, el embajador del Reino Unido en Sudáfrica ha querido dejar claro que el test que ha comenzado a exigir Ryanair a sus pasajeros sudafricanos «no es un requerimiento oficial del gobierno británico», estableciendo una prudente distancia entre la aerolínea irlandesa y el ejecutivo inglés.

La aclaración se ha producido tras las quejas realizados por el el Departamento de Interior de Sudáfrica, que equipara el test obligatorio en Afrikaans a un sistema de «profiling», término utilizado para referirse a una categorización racial de individuos basada en su apariencia física o el idioma utilizado.

Ciudad de Cape Town, en Sudáfrica

El Afrikaans es la tercera lengua más hablada en Sudáfrica, donde existen un total de 11 idiomas oficiales, y es utilizada por un 12% de la población.

Hasta la abolición del sistema discriminatorio de apartheid que regía en el país, en el año 1994, el Afrikaans se consideraba la única lengua oficial, situación que cambiaría radicalmente tras la llegada de Nelson Mandela al poder.

A día de hoy, todavía hay una parte muy importante de la población que relaciona el Afrikaans con el apartheid, por lo que deciden expresarse en alguno de los dos idiomas mayoritarios: el Zulú o el Xhosa.

Incluso el Jefe Ejecutivo del Consejo Oficial para el idioma Afrikaans, Siphive Gwala, ha declarado que la decisión de Ryanair le parece «absolutamente discriminatoria», ya que hay muchos millones de sudafricanos que no hablan esta lengua y por tanto no podrían desplazarse hasta el Reino Unido o Irlanda en aviones de la aerolínea de bajo coste.

Letrero escrito en afrikaans durante la época del apartheid en sudáfrica

Las primeras quejas de pasajeros sudafricanos comenzaron a saltar a los medios de prensa el pasado día 29 de Mayo, cuando al abogado sudafricano Zinhle Novazi se le exigió cumplimentar un test en Afrikaans, para poder embarcar en un vuelo de Ryanair que cubría la ruta entre Ibiza y Londres.

«Yo no hablo Afrikaans, pero tuve que aprenderlo en el colegio cuando era pequeño, motivo por el cual pude contestar las preguntas del test. En la prueba se solicitaba el nombre de la ciudad más poblada de Sudáfrica, el de la montaña más grande, o indicar la fecha de la festividad nacional, entre otras muchas cuestiones».

Diversos medios de prensa nacionales e internacionales, critican hasta qué punto puede ser considerada legal esta nueva exigencia de Ryanair con los viajeros llegados desde Sudáfrica, recalcando que la misma discrimina a la mayor parte de ciudadanos del país que no utilizan el idioma Afrikaans de manera habitual.

Sin duda, este penúltimo escándalo para Ryanair marca un nuevo hito en la historia de la lowcost irlandesa, que ha sido capaz de enervar a los ciudadanos de un país al que ni siquiera vuela, provocando un aluvión de quejas de organismos oficiales y diversos ministerios de Sudáfrica.

Noticias Relacionadas

pagando billetes de avión online

El presidente Joe Biden exigirá mayor claridad a las aerolíneas a la hora de vender billetes

pasajera en el metro de tokyo

Tokyo: aprende a moverte en su metro

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?