RYANAIR CRITICADA POR EL TAMAÑO DE SUS NUEVOS LAVABOS

Podría empezar a parecer que en Turama nos hemos vuelto los abogados defensores de Ryanair, después de haber sido los más críticos con esta compañía, pero es que desinformar al público en general se está conviertiendo en un deporte habitual para tratar de quitarse competencia de encima.

De nuevo, titulares de informativos de toda Europa aparecen haciendo una dura crítica sobre el minúsculo tamaño de los lavabos traseros que se han instalado en los novísimos Boeing 737MAX, con los que Ryanair va a renovar su flota a partir de muy pocos días.

Los nuevos modelos MAX, del mundialmente utilizado 737, vienen con importantes actualizaciones que van a revertir directamente en una mayor eficiencia del avión y un menor gasto para la aerolínea que lo opera.

Además de esto, que es lo que el pasajero no puede captar en primera persona, la familia 737MAX también aporta importantes ventajas a sus usuarios, entre las que destacan una mayor capacidad de almacenamiento en los compartimentos superiores de cabina, o una reducción muy importante del ruido exterior, lo que hace la experiencia de vuelo bastante más agradable.

Críticas muy interesadas contra Ryanair

Las críticas que le están lloviendo a Ryanair por el tamaño final de los lavabos traseros que tienen estos nuevos modelos son totalmente infundadas y, de hecho, se han vuelto a lanzar de manera muy interesada por la competencia.

A Ryanair se la puede criticar por muchísimas cosas, pero no precisamente por reducir el tamaño de los baños de sus aviones, decisión que ha adoptado de manera general el constructor aéreo Boeing.

Ryanair está operando en la actualidad con 412 aviones del modelo Boeing 737-800, con capacidad para albergar a 189 pasajeros en una sola clase. Los nuevos aparatos que empezará a recibir la aerolínea irlandesa en los próximos meses, correspondientes a un pedido de 110 unidades, darán cabida a 197 viajeros, lo que significa un aumento de sólo 8 asientos, cuando se podría haber llegado hasta la capacidad máxima de este modelo, que son 210 butacas.

Efectivamente, para poder aumentar la capacidad de cabina Boeing ha tenido que recortar espacio en el galley de cocina, así como en los dos lavabos que se encuentran en la parte posterior del avión, que han quedado reducidos a un tamaño de apenas 60 cm de ancho.

De esta manera, muchos pasajeros ya se han quejado de que hay que lavarse las manos una a una, ya que hacerlo con las dos a la vez es imposible, así como estudiar la manera correcta de acceder al lavabo, ya que una vez dentro las posibilidades de girar o darse la vuelta son mínimas.

Sin embargo, no hemos visto el mismo tipo de ataques contra aerolíneas como American Airlines, que además de tener exactamente los mismos baños, que vienen de serie en estos nuevos modelos, ha escogido la configuración máxima de 210 asientos, 13 más que Ryanair.

Sólo hace falta echar un vistazo para darse cuenta que este tipo de lavabos son exactamente iguales a los que utilizan muchos tipos de autocaravanas, los cuales son altamente restrictivos para personas con problemas de sobrepeso, o de un tamaño superior a la media, que si además padecen de claustrofobia pueden pasar un muy mal momento.

Pero también hay buenas noticias

Las buenas noticias para los fanáticos de Ryanair, que no comparten la gran mayoría de aerolíneas que van a operar en breve con este modelo de avión, es que el espacio entre asientos no sólo no se reduce, sino que aumenta.

Una vez más, tenemos que recordar que a la reina irlandesa del bajo coste se la puede criticar por innumerables factores, sobre todo los relativos a su filosofía empresarial y trato al empleado y al cliente, pero no por la distancia entre asientos que presentan sus aviones, superior a otras aerolíneas tradicionales, esto es, no de bajo coste.

Para conseguir esta proeza de rizar el rizo, Ryanair mantendrá su actual política de evitar los bolsillos traseros de los asientos, así como la ausencia del sistema para reclinar los mismos, y pasará a utilizar unas butacas más finas, con la misma anchura de 17 pulgadas y supuestamente con el mismo nivel de comodidad que las antiguas.

Gracias a esto, la distancia entre filas de asientos se incrementará de las 30 pulgadas a las 31, más de 2,5 centímetros a mayores que nuestras rodillas van a agradecer mucho.

Ryanair y Norwegian las más perjudicadas por las críticas

Nos molesta especialmente que muchos medios de comunicación saquen información falsa sobre determinadas compañías aéreas, sobre todo Norwegian y Ryanair, que son actualmente la mayor competencia para el resto.

Los nuevos modelos del Boeing 737MAX han sido comprados por la gran mayoría de aerolíneas de todo el mundo, y los tan criticados retretes son iguales en todas ellas, pero sólo Ryanair se ha llevado la crítica generalizada.

FlyDubai, la bajo coste que ya pertenece a Emirates, es el mayor cliente para este avión, con un pedido de 251 unidades, de las que ya tiene volando a 6.

Entre la lista de compradores destaca la norteamericana SouthWest, United Airlines, Norwegian o American Airlines, que ya cuenta con 4 a día de hoy.

Sin embargo, no hemos visto ni leído una sola crítica contra ninguna de estas compañías, que además sí reducen también el espacio entre filas de asientos, sólo contra Ryanair.

Podemos entender el daño que aerolíneas como Norwegian, o la propia Ryanair, están haciendo al resto, y tampoco son precisamente santo de nuestra devoción, pero la competencia hay que hacerla consiguiendo atraer al pasajero por otros medios, como un buen trato al cliente, menos cancelaciones, mejor puntualidad, más servicios dentro de la tarifa, nunca a base de machacar los medios con información sesgada, poco profesional y muy interesada.

La nueva familia 737MAX va a entrar en todas las flotas de las principales compañías aéreas del mundo, y aunque es un avión que permite a las mismas moverse en un pequeño abanico de configuración interior, lo que Boeing no puede hacer es ir diseñando distintos modelos de lavabos para cada una.

Así que “A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César”, Ryanair no ha reducido el tamaño de los lavabos de sus nuevos aviones, sino el constructor americano Boeing, que cuenta con que los europeos somos menos corpulentos que sus compatriotas, los cuales sí tienen serios problemas para poder utilizar los mismos.

Eso sí, si mañana Ryanair nos confirma que va a empezar a cobrar por utilizar los escusados de sus aviones, volveremos a coger el cuchillo para cargar contra ella. Mientras tanto, menos mentirijillas intencionadas y más información.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario