RYANAIR, DE NUEVO BAJO SOSPECHA

Cuando el CEO de Ryanair, Michael O´Leary, comunicaba hace muy pocas semanas que estaba dispuesto a reconocer la representación sindical de sus pilotos, lo hacía con la motivación exclusiva de salvar la temporada de Navidad de la compañía y evitar una nueva oleada de cancelaciones.

En Turama ya habíamos avisado que este asunto todavía iba a tener un muy largo recorrido, y efectivamente esto se está cumpliendo.

A día de hoy, Ryanair ya ha empezado a ponerse de nuevo la venda antes de tener la herida y está avisando de la probabilidad de sufrir parones en diversos países, entre los que se incluye España, dado que la promesa para reconocer a los sindicatos, de momento, sólo se ha quedado en eso.

De hecho, las posibilidades de huelga aumentan a medida que se acercan las vacaciones de Semana Santa, otro hito crucial para la aerolínea que podrían aprovechar de nuevo los pilotos para hacer presión.

Además, a esto se suma la noticia que saltaba hoy a todos los medios de comunicación, en la que se informa que la CAA británica (Civil Aviation Authority) ha comenzado una investigación en todas las compañías aéras que supuestamente están separando de manera intencionada a sus pasajeros, con el fin de hacerles pagar el extra correspondiente a la reserva de asiento.

La CAA quirere cerciorarse de que no se están empleando malas prácticas para conseguir cobrar más dinero por cada billete, después de recibir un sinfín de quejas de pasajeros de diversas aerolíneas en relación con este asunto.

Los sindicatos siguen esperando

Con la excepción del sindicato británico de pilotos de líneas aéreas (BALPA), con el que al parecer sí se llegó a firmar un documento por el cual Ryanair se compromete formalmente a reconocerlo como representante válido de estos profesionales, en el resto de países europeos donde tiene representación la aerolínea, los sindicatos siguen esperando noticias de esta.

De hecho, en España el SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) anuncia acciones legales si no se reciben noticias de Ryanair en los próximos días, medida esta que retrotraería de nuevo la situación vivida antes de la Navidad del año pasado.

La compañía irlandesa está utilizando como arma arrojadiza la sentencia de un tribunal de Valencia que falla a favor de la aerolínea, indicando que los tribunales españoles no tienen jurisdicción sobre el trabajo de los pilotos y tripulación de cabina de Ryanair.

Las dos partes parecen muy distantes como para poder alcanzar acuerdos en breve, por lo que veremos en qué disposición se llega a los días de vacaciones de Semana Santa.

Ryanair, la que más separa a pasajeros

En cuanto a la investigación que está realizando la CAA británica, Ryanair es la aerolínea que separa a más pasajeros de manera intencionada.

A pesar de que se pueda pensar que sólo las compañías aéreas de bajo coste son la que utilizan este tipo de argucias para conseguir aumentar el importe abonado por cada asiento en sus aviones, lo cierto es que la seguna aerolínea de este ranking es Emirates, una de las mejores del mundo y, desde luego, nada sospechosa de ser de “bajo coste”.

En la actualidad, la gran mayoría de compañías cobran por este servicio, por lo que no es un problema achacable en exclusiva a Ryanair. Además, la CAA ha declarado que como empresas privadas que son, “las aerolíneas pueden cobrar a sus clientes lo que estimen oportuno por este tipo de extras (ancillary), pero deben de hacerlo de una manera justa y transparente, esto es, sin crear confusión”.

Aprovechando el revuelo que se ha montado, no han tardado en aparecer los comentarios de otras compañías, como la británica EasyJet, que afirma que en sus aviones las familias se sientan juntas, de manera gratuita, el 99% de las veces.

British Airways también ha intentado salir del paso comunicando que sus pasajeros tienen la posibilidad de reservar asiento, sin coste adicional, 24 horas antes de la salida del vuelo. En caso de que quieran hacerlo con mayor antelación, sí tendrían que abonar el suplemento correspondiente.

A pesar de los ataques que está recibiendo Ryanair desde múltiples frentes, la compañía irlandesa comunicaba hoy mismo que consiguió un aumento de beneficios en el último trimestre del año pasado del 12%, alcanzando los 106 millones de Euros.

Ante estos impresionantes números, que probablemente lleven a Ryanair a acercase a los 1.400 millones de euros de beneficios, O´Leary se ha vuelto a permitir nuevas licencias contra sus pilotos, afirmando textualmente que “prefiero nuevas huelgas a tener que aceptar demandas de risa de los pilotos”.

Con la seguridad de que sus pasajeros van a seguir utilizando los servicios de la compañía, mientras esta mantenga las tarifas más bajas del mercado, a O´Leary no le preocupan demasiado las huelgas ni los sindicatos.

De nuevo, el órdago ha quedado sobre la mesa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario