Se cumplen 73 años del Incidente Mantell

Este caso supuso el primer fallecimiento de un piloto involucrado en un avistamiento OVNI.

A raíz de los hechos ocurridos en Kentucky, la prensa norteamericana cambió radicalmente su posicionamiento sobre este tipo de fenómenos.

Thomas Francis Mantell era un piloto de la Fuerza Aérea de los EEUU de reconocido prestigio.

Noticias de aviación. Noticias de aviones. Thomas Mantell, piloto de la Fuerza Aérea de EEUU

Durante la II Guerra Mundial había prestado sus servicios adscrito a un escuadrón de la RAF británica, a los mandos de un C-47 Skytrain, la versión militar del conocido DC-3.

Durante el día D, en la invasión de Normandía, Mantell tenía la misión de remolcar un planeador militar modelo Waco CG-A4, tarea que realizó con éxito pero que se complicaría en el momento de regresar a la costa inglesa.

Su aeronave había sido “cosida” (literalmente) a balazos, y presentaba enormes daños en toda su estructura.

A pesar de esto, Mantell se las arregló para conseguir aterrizar el aparato, lo que finalmente le valdría la concesión de la Cruz al Vuelo Distinguido.

Noticias de aviación. Noticias de aviones. C-47 de Thomas Mantell destrozado en el día D

Posteriormente acreditaría 107 horas de vuelo en combate, por las cuales acababa recibiendo también la Medalla del Aire con distinción de 4 hojas de roble.

Tras finalizar la contienda, Mantell se trasladaría a Lousville (Kentucky), donde abría una escuela de vuelo privada.

Al mismo tiempo entraba a formar parte del Escuadrón de Cazas 165, completando con éxito la transición para poder pasar del C-47 a un Mustang F-51D.

El avistamiento

El día 7 de Enero de 1948, la torre de control ubicada en el aeropuerto militar de Godman recibía una llamada telefónica por parte de la policía de Kentucky, alertando sobre un aluvión de avisos que hacían referencia a un objeto brillante atravesando el cielo a gran velocidad.

Los 3 militares que ocupaban en aquel momento la torre de control pudieron localizar dicho objeto al suroeste de su posición, el cual se mantuvo en su campo de visión desde las 14:20 hasta las 14:55 horas.

En ese mismo momento, el escuadrón del que formaba parte Mantell se encontraba haciendo prácticas de vuelo sobre la zona, por lo que fueron contactados por los controladores aéreos con el fin de que se dirigiesen al lugar en el que se encontraba el objeto volador no identificado.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Aviones Mustang F-51D

Es necesario tener en cuenta que nos encontramos a finales de los años 40, en pleno apogeo del fenómeno OVNI y tan solo 6 meses después del incidente de Roswell, el cual había causado un enorme impacto en la opinión pública norteamericana.

Por otro lado, la guerra fría entre EEUU y la URSS había comenzado tras el fin de la II Guerra Mundial, y ambos países estaban enzarzados en campañas de espionaje mutuas, lo que alentaba el temor entre la población a una supuesta invasión soviética.

Finalmente, los 4 cazas Mustang F-51D localizaron el objeto no identificado, el cual calificaron como “brillante y de un color rojizo en sus extremos”.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. F-51 persiguiendo un objeto brillante

Uno de los aparatos abandonó poco después la persecución, tras declararse corto de combustible, y de los 3 restantes sólo uno de los pilotos contaba con mascarilla de oxígeno en la cabina.

Tras ascender hasta los 6.900 metros, otros dos cazas decidían abandonar la misión por falta de oxígeno, mientras que Mantell seguía subiendo de altura en su aparato.

Desde la torre de control de Godman se le ordenó descender inmediatamente, una orden que no llegó a cumplir.

Según algunas fuentes, Mantell alegó que se encontraba muy cerca del objeto, el cual definió como “gigantesco”, mientras que otras aseguran que en ningún momento pronunció dicho calificativo, estableciendo que los otros pilotos llegaron a asegurar que no parecía de gran tamaño.

A los pocos minutos, el F-51D que pilotaba Mantell caía en picado en una zona a 145 km de la torre de control de Godman, perdiendo la vida de manera instantánea tras el impacto.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Restos del F-51 de Thomas Mantell

Según el informe que se elaboraría a posteriori, Mantell habría sido víctima de la hipoxia (falta de oxígeno), perdiendo el conocimiento y por ello el control sobre su avión.

¿OVNI?

El incidente Mantell está calificado como uno de los casos OVNI más representativos de la historia, el cual hizo cambiar por completo el posicionamiento de los medios de comunicación norteamericanos ante este fenómeno.

Hasta entonces, los OVNIS formaban parte de la imaginería popular, y eran tratados en tono jocoso desde los periódicos y televisiones.

Sin embargo, el fallecimiento de un piloto militar de reconocido prestigio en plena persecución de uno de estos objetos, hizo que la situación mediática se volviese mucho más seria y complicada.

Para intentar calmar los ánimos, la Fuerza Aérea de los EEUU había creado el Proyecto Sign, cuya función consistiría en la investigación de este tipo de incidentes.

Como asesor científico contaban con el profesor Hynek, que posteriormente se haría cargo del Proyecto Blue Book, actualmente muy de moda gracias a la serie de televisión del mismo nombre.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Profesor Hynek, director del Proyecto Blue Book

Fue el propio Hynek el encargado de trasladar una explicación a la prensa sobre los hechos acontecidos, confirmando que Mantell se encontraba bajo los efectos de la hipoxia y lo que había estado persiguiendo era realmente el planeta Venus.

Sin embargo, en el momento en el que Hynek se puso al mando del proyecto Blue Book, confesaría que la explicación sobre Venus se la había inventado para salir al paso de la presión que estaba recibiendo, ya que unos meses antes había investigado un casi similar en el que, efectivamente, el piloto involucrado había confundido dicho planeta con un objeto no identificado.

Hynek confirmaría que la teoría de Venus estaba totalmente descartada, ya que los primeros avistamientos llegaron de múltiples personas ubicadas en dos ciudades distintas, las cuales verificaron el sentido de movimiento del objeto, algo que posteriormente corroborarían desde la torre de control de Godman, y los propios pilotos que acudieron a la llamada de los controladores.

Finalmente, Hynek determinaría que el OVNI se trataba en realidad de un globo aerostático de uso militar, el cual estaría revestido de un material anti llamas de color plateado, que explicaría toda la confusión.

Para entonces, los medios de comunicación ya habían publicado infinidad de noticias falsas sobre lo ocurrido, asegurando que nunca se pudo localizar el cuerpo sin vida de Mantell, mientras desde otras fuentes se indicaba que había aparecido con marcas de bala y dentro de los restos de su avión, los cuales se habían vuelto radioactivos.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Reportaje del accidente de Thomas Mantell

Lo cierto es que el cadáver fue recuperado en el mismo lugar del accidente, con el reloj de pulsera detenido exactamente a las 15:18, y tras practicársele la correspondiente autopsia se determinó como causa del fallecimiento el fortísimo golpe recibido en la cabeza tras el impacto contra el suelo.

De todos modos, Hynek nunca pudo llegar a documentar la existencia de un globo aerostático militar sobre la zona el día de los hechos, por lo cual acabó aportando la declaración de un astrónomo de Tennesse que afirmaba haber visto dicha aeronave a las 16:30.

Para muchos se trataba de otra explicación incongruente, ya que a la velocidad a la que volaba el supuesto objeto debería de haber llegado a Tennesse mucho antes de la hora que indicaba el testigo.

Por último, la Fuerza Aérea de los EEUU nunca llegó a confirmar la suelta de un globo en la fecha de los hechos, razón por la que este asunto ha quedado como uno de los casos OVNI más enigmáticos de la historia.

El esfuerzo posterior por parte de los superiores de Mantell para desacreditarlo ante la prensa, también resultó muy sospechoso para algunos periodistas.

Los mandos militares se empeñaron en recalcar que a pesar de que Mantell era un excelente piloto, con 2.167 horas de vuelo de experiencia, sólo 67 de ellas habían sido operando un F-51.

Según el informe final adjunto a su expediente, cualquier piloto con menos de 100 horas en la cabina de un F-51, debe de ser considerado como un “novato”, por mucha experiencia anterior que pueda tener a los mandos de otras aeronaves.

A estas alturas va a ser prácticamente imposible llegar a conocer con exactitud qué sucedió esa tarde del 7 de Enero de 1948 sobre el cielo de Kentucky, por lo que a la vista de los hechos, cada uno puede extraer sus propias conclusiones.

Noticias Relacionadas

El Antonov AN-225 no se cansa de batir récords

El Airbus A380, igual que los viejos rockeros, nunca muere

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?