Waqrapukara, el "nuevo" tesoro de Perú que está causando furor

Es muy probable que si te hablamos de viajar hasta Perú, lo primero que se te venga a la cabeza sea el Machu Picchu y, la verdad, no vas nada descaminado porque en directo es todavía, si cabe, bastante más espectacular que en la mejor foto que hayas visto.

Sin embargo, la antigua fortaleza Inca no es el único atractivo del que, según nuestro criterio, es uno de los países más espectaculares del continente americano.

Puno y el lago Titicaca, el más alto del mundo, la ciudad imperial de Cuzco (o Cusco), el Cañón del Colca, el Valle de los Dioses, Nazca y sus misteriosas líneas, las playas de Máncora, Chiclayo, Iquitos, o la propia capital, Lima, son destinos turísticos de primer orden con un enorme reconocimiento internacional, a los que todavía se siguen sumando muchos otros que apenas han empezado a ser explotados.

Y este es el caso del conjunto arqueológico de Waqrapukara, que parece decidido a arrebatar el protagonismo hasta ahora indiscutible que tenía Machu Picchu en las agendas de todos los visitantes extranjeros.

Cómo llegar

De la misma manera que existen diversos caminos y rutas turísticas que desembocan en el Machu Pichhu, o la pequeña población vecina de Aguas Calientes, para poder acceder a Waqrapukara también dispones de un buen número de alternativas, con distintos niveles de exigencia física.

Debes de tener en cuenta que este antiguo santuario Inca no cuenta (afortunadamente) con ningún tipo de infraestructura de carreteras que permitan la circulación de vehículos a motor, por lo que si quieres descubrir este tesoro vas a tener que hacerlo a pie, sí o sí.

Lo más habitual es desplazarse hasta la ciudad de Cuzco, y desde ella elegir la ruta que mejor se adapte a tus preferencias.

Hay visitantes que escogen el ramal de Huáscar, desde Acomayo, de apenas 8 km de longitud, lo que les permite completar la visita en un solo día, eso sí, comenzando muy temprano por la mañana.

La gran mayoría de turistas prefieren la ruta de dos días, pasando la noche en un campamento cercano, con lo cual es posible disfrutar bastante más del impresionante entorno montañoso del distrito de Acos, así como poder admirar el nocturno cielo estrellado, absolutamente espectacular.

Dependiendo de tu forma física, y también del tiempo del que dispongas, hay circuitos de más kilómetros, que transcurren por antiguos caminos incas, y que pueden ser recorridos en unos 3 ó 4 días, aproximadamente.

Cuidado con el soroche

Waqrapukara se encuentra a una altura de 4.300 metros sobre el nivel del mar, por lo que si tienes problemas con el temido soroche (o mal de altura), como es nuestro caso, te recomendamos encarecidamente que no te lances a la aventura de un día para otro.

Lo mejor es aprovechar tu estancia en Cuzco para conseguir una aclimatación que te permita afrontar con garantías las caminatas en la naturaleza.

Con el fin de poder habituarte a moverte en altura, así como tener tiempo suficiente de conocer uno de los enclaves más espectaculares de Perú, deberías de pasar como mínimo dos noches en la antigua Ciudad Imperial.

Aunque en un principio una caminata de algo más de 15 km te pueda parecer muy sencilla, a más de 4.000 metros la cosa se complica bastante, y te lo decimos desde nuestra propia experiencia.

En nuestro caso, tuvimos que hacer uso a mayores de las famosas hojas de Coca (no confundir con la droga), muy comunes en todos los países de Sudamérica que cuentan con población viviendo por encima de los 3.000 metros de altura.

Además, una de las diferencias más importantes que hay entre Machu Picchu y Waqrapukara, es que el primero sí cuenta con infraestructuras básicas para el visitante, como una carretera de acceso, escaleras con pasamanos, etc, pero el segundo no, por lo que tendrás que caminar por estrechas rutas que están en pendiente, bordeando rocas y montañas, donde es esencial poner los 5 sentidos si no quieres sufrir un accidente.

Precisamente uno de los atractivos que está causando auténtico furor entre los visitantes foráneos, es que Waqrapukara fue declara Patrimonio Cultural de la Nación en el 2017, por lo que en este momento se encuentra todavía comenzando su trayectoria como punto turístico de interés, y no te vas a encontrar con los grandes grupos de visitantes que se suelen agolpar en otros más conocidos y populares del país.

Qué te puedes esperar

El entorno que rodea Waqrapukara es tan espectacular, o más, que el del Machu Picchu.

Destacan las gigantescas formaciones rocosas, donde se ubican cuevas naturales que fueron utilizadas en su día por los incas, y en donde es posible ver pinturas en sus paredes.

En quéchua, “Waqra” significa cuerno y “Pukara” fortaleza. Otras fuentes afirman que más que cuernos, las dos torres naturales que coronan el conjunto arqueológico se asemejan a las orejas de una llama, siempre en estado de alerta.

El lugar fue construido por los Qanchis y posteriormente conquistado por los Incas. La distribución es muy similar a la de Machu Picchu, con dos partes bien diferenciadas: la inferior, donde se encuentran los andenes escalonados de piedra, perfectamente adaptados e integrados en la orografía del terreno, y la superior, en la que se ubican la mayor parte de las edificaciones más relevantes.

El estado de conservación es aceptable, y no es difícil el poder imaginarse el aspecto original de este lugar hace cientos de años.

Lamentablemente, en la actualidad no cuenta con los mismos niveles de protección que disfrutan otros puntos turísticos más populares de Perú, y sobre algunas piedras es posible confirmar la enorme estupidez humana, esta vez en forma de pintadas, graffitis y demás señales dejadas por visitantes con muy poquitas luces.

En definitiva, si te atrae la idea de una auténtica aventura en plena naturaleza, con enormes dosis de historia, arte y cultura, deberías valorar muy seriamente la opción de visitar este lugar.

Es muy probable que en un corto período de tiempo llegue a albergar a los mismos millones de turistas que visitan cada año otros enclaves del país, pero hasta que llegue ese momento, todavía puedes aprovechar para disfrutar este tesoro casi en privado.

 

Noticias Relacionadas

Destino Islandia: Akureyri

Destino Islandia: Mývatn

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?