4.500 horas de trabajo para hacer volar de nuevo a un Airbus A380

El modelo de avión más grande del mundo está regresando progresivamente a los cielos.

El boom turístico experimentado tras el fin de las restricciones sanitarias provocadas por la pandemia de Covid, ha obligado a muchas aerolíneas a reconsiderar su decisión de prescindir del modelo Airbus A380.

Las asombrosas prestaciones de este auténtico gigante del aire, se corresponden con el coste de mantenimiento que implica para las compañías aéreas que lo operan.

Por este motivo, el A380 fue el primer tipo de aeronave que se apartó del servicio activo, en el momento inicial y más crítico de la crisis.

De las 14 compañías aéreas originales que decidieron incorporar en sus flotas este avión, 9 de ellas siguen operándolo a día de hoy, a las que hay que sumar la alemana Lufthansa, que ha prometido recuperarlo en 2023.

Airbus A380

Pero conseguir que este coloso, de casi 600 toneladas de peso, pueda volver a despegar, no es precisamente una tarea fácil.

Qantas, la compañía bandera de Australia, se ha propuesto retomar la mayor parte de rutas que estaba operando con el A380 antes de la pandemia.

La aerolínea australiana cuenta con 12 unidades de este modelo, de las que ya están en activo 3 de ellas. 

El CEO de la compañía, Alan Joyce, se ha comprometido a rehabilitar otras 3 antes de que finalice este año, a las que se sumarán otras 4 en 2023.

La razón que justifica este lento y progresivo retorno, no es otra que la cantidad ingente de trabajos que hay que realizar antes de poder dar el visto bueno necesario para que un A380, que ha permanecido dos años estacionado en el desierto, vuelva a despegar.

En Junio de 2020, Qantas aparcaba todos sus Airbus A380 en el desierto de Mojave, California (EEUU).

Airbus a380 de Qantas en desierto mojave

La imposibilidad de ingresar al país, obligó a la aerolínea a guardar sus aeronaves de mayor capacidad, esperando a que la pandemia cesase cuanto antes.

Casi dos años después, Qantas quiere sacar todos sus A380 de Mojave, pero necesita un margen de tiempo más que prudencial para completar esta tarea.

Alan Joyce lo explicaba de este modo en un desayuno informativo mantenido con los medios de prensa durante la mañana de hoy:

«Despertar a un A380 equivale a 4.500 horas de trabajo, o lo que es lo mismo, dos meses ininterrumpidos de mano de obra altamente especializada. Esto implica a un mínimo de 10 ingenieros prestando sus servicios en cada avión».

Para empezar, se sustituyen los 22 neumáticos de los que consta la aeronave, cada uno de ellos con un peso aproximado de 120 Kg y un precio de más de 5.000 dólares.

Posteriormente, se reemplazan todos y cada uno de los elementos del interior de la cabina, como cilindros de oxígeno, extintores, etc.

Sólo entonces llega uno de los momentos más delicados de todo el proceso, cuando el enorme aparato se suspende sobre unos gatos diseñados específicamente para este cometido, con el fin de comprobar que los trenes de aterrizaje funcionan correctamente.

Una vez se ha certificado este extremo, es obligatoria la revisión y en cada caso concreto la posible sustitución de todo tipo de fluidos, cables, conexiones, lámparas, sistemas de navegación y circuitos.

Los mecánicos de la aerolínea ya alertaron en su momento en relación con la presencia de numerosas serpientes, que habían decidido instalarse en el interior de los aviones, motivo por el cual cualquier compartimento debe de ser revisado con la máxima precaución.

aviones de Qantas estacionados en el desierto de California

Tras prácticamente 24 meses parados, el siguiente punto del programa contempla el encendido y comprobación del estado de los 4 motores.

El hecho de que uno de ellos pueda no responder de la manera adecuada, supone un incremento considerable de la carga de trabajo, así como un muy importante gasto extra para la aerolínea.

Finalizada esta tarea, el A380 está listo para despegar, pero no para volver a transportar pasajeros.

El avión es dirigido a una base de mantenimiento, donde comienza un nuevo proceso de revisión que se prolonga durante otros 100 días.

Una vez concluida esta última fase, es cuando se considera que el Airbus A380 está completamente listo y preparado para regresar a los aeropuertos.

Toda una labor que no sólo conlleva el trabajo coordinado de pilotos, mecánicos, e ingenieros, sino que además supone un elevadísimo coste para la aerolínea.

Noticias Relacionadas

pagando billetes de avión online

El presidente Joe Biden exigirá mayor claridad a las aerolíneas a la hora de vender billetes

A350 de ITA Airways

ITA Airways inaugura su nueva ruta entre Roma y Tokyo

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?