Adiós definitivo a los asientos reclinables dentro de los aviones

Una de las imágenes más sorprendentes y chocantes que puedes ver actualmente cuando embarcas en un avión, es la de una persona durmiendo a pierna suelta, con el asiento totalmente reclinado, un antifaz sobre los ojos y una almohada cervical en el cuello.

Es muy difícil creer que un ser humano normal pueda caer en semejante estado catatónico apenas unos pocos minutos después de tomar asiento, al menos de manera natural y sin la ayuda de otro tipo de «factores externos».

durmiendo en un avión

Pues bien, esta horrible estampa inicial que precede a algunos vuelos tiene sus días contados, ya que la práctica totalidad de compañías aéreas están optando por la utilización de asientos no reclinables, principalmente en las aeronaves destinadas a operar las rutas de menor duración.

En realidad, no estamos haciendo uso del término correcto, ya que los genios del marketing aéreo prefieren llamarlos asientos pre-reclinados, o lo que es lo mismo, butacas que vienen de fábrica con un cierto grado de reclinación en el respaldo, el cual no es posible modificar durante el vuelo.

Y es que existen causas de peso (literalmente) que justifican esta decisión, gracias a la cual se eliminan los sistemas mecánicos de retracción y reclinación que llevaban las antiguas butacas, aligerando muy significativamente las mismas.

Además, también se minimizan los costes de mantenimiento que correspondían a las habituales averías en estos sistemas, ya que los nuevos asientos apenas necesitan una mínima supervisión por parte de los mecánicos.

Originalmente, la sustitución de los asientos reclinables se generalizó entre aerolíneas de bajo coste, pero hoy en día es habitual también entre compañías tradicionales, o full service.

La idea se comenzó a gestar a finales de la década de los 2000, cuando aerolíneas como la británica Jet2 decidió montar butacas de la marca Acro dentro de las cabinas de sus aviones.

asientos no reclinables en el avión

Estos asientos rondan los 10 Kg de peso y permiten que los pasajeros más altos puedan acomodar sus rodillas a ambos lados del respaldo, evitando ejercer presión sobre las rótulas durante varias horas seguidas, lo que puede originar lesiones de diversa índole.

Por otro lado, reducen en una pulgada el espacio entre filas, que generalmente se sitúa alrededor de las 30 pulgadas. Esto significa que en una cabina con 30 filas de asientos en clase Economy, se puede añadir otra fila más de pasajeros, aumentando los beneficios de la aerolínea en cada trayecto.

A día de hoy, la marca alemana Recaro está ofertando butacas pre-reclinadas entre 15 y 18 grados, para que las aerolíneas escojan exactamente las que mejor se ajustan a sus necesidades.

De acuerdo con los estudios y encuestas realizadas por sus ingenieros, en Recaro aseguran que los pasajeros actuales valoran mucho más el poder disponer de un mayor espacio vital dentro de la cabina, que reclinar sus asientos.

Esta afirmación es aplicable sólo en las rutas de corto radio, aquellas que suelen rondar las 2 horas de duración. En los vuelos más largos, la reclinación del asiento sigue siendo un parámetro que los usuarios tienen muy en cuenta antes de escoger con qué aerolínea van a volar.

asientos no reclinables recaro

Pero las compañías aéreas no sólo aligeran sus aviones y generan mayores beneficios al aumentar el número de pasajeros a bordo, sino que además pueden comercializar la categoría que se conoce como Economy Plus, o Economy Premium, en la que uno de sus atractivos es el poder disponer de asientos reclinables.

De este modo, los pasajeros que desean volar en asientos más grandes y cómodos, deben de abonar el correspondiente extra.

Otro factor que no es precisamente desdeñable, son las frecuentes riñas y peleas entre pasajeros, motivadas por la reclinación de un asiento.

Muchos viajeros acostumbran a empujar sus respaldos hacia atrás sin tener en cuenta que hay otra persona que, por ejemplo, puede estar comiendo, o quizás lleva a un niño pequeño en brazos.

En estos casos, los tripulantes de cabina tienen que actuar intentando poner paz entre las dos partes, lo cual no siempre es posible, ni fácil.

A partir de ahora, cada vez va a ser más complicado encontrar cabinas economy con asientos reclinables, al menos en lo que se refiere a rutas de corto y medio radio, una medida que en estos momentos ya está generando un buen número de críticas, y por qué no decirlo, también de elogios por parte de muchos usuarios habituales del transporte aéreo.

Noticias Relacionadas

conectado a internet en el avion

Llega (por fin) la WIFI gratuita a las compañías aéreas

durmiendo en un avión

Adiós definitivo a los asientos reclinables dentro de los aviones

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?