Bluebell, la odisea del perro que acabó volando por error a Arabia Saudí

James y Madison Miller son un matrimonio británico que el pasado 1 de Diciembre volaron desde el Reino Unido hasta Tennessee, en los EEUU.

La pareja había decidido establecerse al otro lado del Atlántico por motivos laborales, llevándose consigo a su perro, un labrador de color negro que responde al nombre de Bluebell.

El avión, perteneciente a la flota de la aerolínea British Airways, despegó sin mayor incidencia desde el aeropuerto londinense de Heathrow, tomando tierra en el Aeropuerto Internacional de Nashville unas 9 horas después.

En ese momento, se dirigieron a la aduana para formalizar los trámites de recogida de Bluebell, encontrándose con la sorpresa de que, misteriosamente, su labrador se había convertido en un bonito cachorro de la raza cockerpoo, de color dorado.

Ante la estupefacción de los Miller, los empleados de British Airways comenzaron a realizar las gestiones oportunas para dar con el paradero de Bluebell, asumiendo en un principio que el animal seguramente se encontraría todavía en las Islas Británicas.

Sin embargo, tras un buen rato de búsqueda, recibieron la confirmación de lo que verdaderamente había sucedido: «No podíamos creer lo que estaba pasando, cuando uno de los empleados de British Airways nos comunicó que habían enviado por error a nuestro perro a Riad, la capital de Arabia Saudí».

perrro bluebell que voló por error a Arabia

Según declaraciones realizadas por Madison Miller al diario británico Daily Mail, «en total, Bluebell pasó encerrado unas 60 horas, y sólo pudo salir unos pocos minutos de su jaula al llegar a Riad, tras ser examinado por un veterinario».

Horas después, Bluebell fue embarcado en otro vuelo que, previo paso por Heathrow, acabaría aterrizando finalmente en Nashville, Tennessee.

La historia podría haber acabado finalmente en este punto, pero a la llegada de Bluebell sus dueños comenzaron a notar un comportamiento inusual por parte del perro, el cual mostraba una enorme ansiedad.

«Creo que hicimos lo correcto al traernos a Bluebell con nosotros, pero desde su regreso todo se ha convertido en una auténtica pesadilla. Básicamente, no puede quedarse solo de ninguna manera».

Tras varios muebles, objetos y diversas prendas de ropa destrozadas por Bluebell, los Miller optaron por llevarlo a un veterinario, el cual le prescribió medicación para la ansiedad, además de seguir un tratamiento individualizado a cargo de un especialista en el comportamiento canino.

«Estamos trabajando a diario con un equipo de veterinarios y un conductista canino, con el fin de intentar calmar la ansiedad de Bluebell, pero no estoy segura de que lleguemos a conseguirlo. Es una situación que nos está destrozando por dentro. Llora durante toda la noche y gran parte del día, y nosotros tenemos la sensación de que le hemos fallado. De momento, hemos abonado unos 3.000 dólares de tratamiento, más las pastillas que tiene que tomar 3 veces al día».

Los Miller han solicitado a British Airways que se haga cargo de los gastos que está generando Bluebell tras su periplo por medio mundo.

La respuesta de la aerolínea ha sido la siguiente:

«Sentimos mucho lo ocurrido con Bluebell durante su vuelo a Nashville. BA asume de manera seria y responsable la tarea de cuidar a los animales propiedad de nuestros clientes, por lo que estamos investigando lo sucedido en este caso. Si bien es cierto que la ruta de viaje seguida por Bluebell ha resultado mucho más larga que la correcta, nos aseguramos de que fuese embarcado en el primer vuelo disponible entre Heathrow y Nashville. Durante todo el tiempo que estuvo bajo nuestra custodia, recibió alimentación y bebida de manera frecuente, además de varios paseos y 8 horas al cuidado del equipo de recepción de animales del aeropuerto de Heathrow. A pesar de todo esto, entendemos que la situación ha resultado traumática tanto para Bluebell como para sus dueños, y permanecemos en contacto con ellos con el propósito de dar una solución definitiva a la misma».

Noticias Relacionadas

conectado a internet en el avion

Llega (por fin) la WIFI gratuita a las compañías aéreas

durmiendo en un avión

Adiós definitivo a los asientos reclinables dentro de los aviones

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?