Boeing arremete contra el nuevo Airbus A321XLR

El constructor norteamericano advierte sobre potenciales riesgos en el aparato de Airbus.

Boeing ha presentado ante EASA un escrito afirmando que el diseño del nuevo tanque de combustible del A321XLR puede poner en peligro la integridad del avión.

No es la primera vez que pasa, y con toda seguridad tampoco será la última. Los dos gigantes de la construcción de aeronaves han convivido siempre en un ambiente de guerra fría, que de vez en cuando salta hasta los medios de comunicación.

Boeing criticó en su momento la nueva aviónica que presentaba el Airbus A320, y el fabricante europeo en su día también había puesto en entredicho la fiabilidad de los dos motores del Boeing 777.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Primer Boeing 777

El sistema permite que cuando se trata de asuntos que pueden llegar a comprometer la seguridad en vuelo, cualquiera pueda intervenir y presentar las alegaciones que crea más oportunas, lo cual ha sido aprovechado tanto por Boeing como por Airbus.

Pero también existe otra parte menos altruista y más interesada en este tipo de situaciones, que en este caso beneficiaría enormemente a Boeing si consigue que Airbus tenga que retrasar la salida del A321XLR.

En un principio, y dependiendo de la evolución que experimente la crisis provocada en el sector aéreo por el nuevo tipo de coronavirus, Airbus había anunciando la salida de su A321XLR para el año 2023.

Pero en el caso de que se tomen en cuenta las alegaciones presentadas por Boeing, la llegada del nuevo aparato tendría que posponerse hasta 2024.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Airbus A321XLR

Esto daría al fabricante norteamericano un margen de 3 años para presentar a los cliente potenciales de Airbus una nueva aeronave que pueda competir en prestaciones con el A321XLR, algo que a día de hoy todavía no está en situación de hacer.

Por otro lado, chirría bastante que tras la retirada del Boeing 737MAX en Marzo de 2019 y los enormes problemas causados a las aerolíneas que lo tenían en sus flotas, los estadounidenses se enfrasquen en este momento en una cruzada a favor de la seguridad en vuelo y contra sus archienemigos de Airbus.

Y esto sin tener en cuenta que EASA ya estaba al tanto de los planes de Airbus para su A321XLR, y continua trabajando mano a mano con el fabricante europeo para garantizar la total seguridad de este modelo.

El Airbus A321XLR

Si el panorama aéreo no cambia demasiado durante los próximos meses, en cuanto irrumpa en el mercado el nuevo Airbus A321XLR se coronará como la aeronave bimotor con mayor autonomía.

Airbus ya había implementado en algunos A321 tanques de fuel opcionales dentro de la bodega de carga, lo cual aumentaba considerablemente el tiempo que los aparatos se podían mantener en vuelo.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Detalle de tanque de combustible en bodega de Airbus A321

Sin embargo, este concepto difiere bastante de lo que se quiere hacer en el XLR, que consiste en un tanque de combustible totalmente integrado dentro del fuselaje de la aeronave.

Hasta ahora, la gran mayoría de los aviones comerciales más populares disponían sus reservas de fuel en las alas y en depósitos ubicados en la parte central del aparato.

Airbus quiere desterrar este concepto y aprovechar para modernizarlo, diseñando un depósito que formará parte del cuerpo del propio avión.

En Enero de este mismo año EASA ya había confirmado que impondría condiciones especiales al nuevo diseño de Airbus, algo que el constructor también conocía desde que había hecho pública su idea.

De hecho, desde Toulouse se ha querido dejar claro que es absolutamente normal que cuando se presentan importantes novedades de diseño en un nuevo modelo, estas sean revisadas concienzudamente por todos los reguladores.

Es decir, nada que se salga de la normalidad habitual en estos casos.

Por esta razón, resulta sorprendente que Boeing pierda su valioso tiempo intentando resaltar los riesgos que podría suponer un depósito de fuel integrado en el armazón de la aeronave.

Los norteamericanos han querido pintar varias situaciones de riesgo potencial, como una salida de pista o un aterrizaje de emergencia sin el tren de aterrizaje.

Según Boeing, en estos casos se podría provocar un incendio que no permitiría abandonar la aeronave a la mayoría de los pasajeros.

Obviamente, no sólo Airbus y EASA estaban ya trabajando para evitar semejante situación, sino que además desde el año 2001 existe una regulación especial que afecta directamente a los tanques de combustible de los aviones comerciales, la cual debe de ser cumplida de manera escrupulosa por cualquier modelo que salga al mercado.

La FAA norteamericana la aprobaba en el 2001, exactamente 5 años después del accidente sufrido por un Boeing 747 de la TWA.

Noticias de aviones. Noticias de aviación. Boeing 747 de la TWA siniestrado en 1996

El vuelo 800 de la TWA, uno de los más polémicos y controvertidos de la historia de los EEUU, se producía apenas un par de días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996, lo que dio lugar a muchas elucubraciones al respecto.

Finalmente, se dictaminó que la caída del Boeing se había debido a una explosión causada por un cortocircuito en uno de los tanques de combustible, explicación que chocaba frontalmente contra todas las teorías conspiranoicas que habían surgido en su momento.

Así que lo que ha hecho Boeing es simplemente intentar dar más visibilidad a algo sobre lo que ya se estaba trabajando, con el fin de sembrar dudas sobre el A321XLR y aprovechar para meter su caña en un río de aguas revueltas.

No creemos que sea ahora el mejor momento para este tipo de movimientos de marketing, que además pueden volverse en contra de la propia Boeing.

En una época en la que resulta imprescindible volver a ganarse la confianza de los pasajeros, la guerra sucia entre dos constructores de aviones no debería de tener cabida en el sector.

Noticias Relacionadas

La tarifa del año: 635 millones de euros por volar entre Melbourne y Perth

Pfizer detiene en el último momento un avión a Israel cargado con vacunas

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?