Cuando las barbas de Ryanair veas cortar, pon las tuyas a remojar

Ryanair se ha convertido por derecho en el epítome de la eficacia dentro del sector aéreo comercial europeo.

La aerolínea lowcost irlandesa lograba transportar el pasado año a un total de 148.600.000 pasajeros, una cifra que es necesario poner en perspectiva para poder asumir su valor real.

El grupo Lufthansa en su conjunto, esto es, la propia aerolínea alemana del mismo nombre, la suiza Swiss, la austriaca Austrian, la belga Brussels Airlines, y la subsidiaria de bajo coste Eurowings, sumaron en 2019 un total de 145.200.000 pasajeros.

El grupo IAG, compuesto por British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus, y Level, llegó en el pasado ejercicio hasta los 118.200.000 pasajeros.

Si hacemos la misma comparación de manera individual, Ryananir supera en más de 50 millones de pasajeros a la segunda aerolínea con mayor volumen de usuarios del 2019, la bajo coste inglesa EasyJet.

Aerolínea frente a aerolínea, Ryanair duplica el número de clientes de Lufthansa y triplica el de British Airways.

Por esta razón, cuando Ryanair estornuda, el resto de compañías aéreas cogen la gripe.

Aviones de Ryanair

Sin embargo, la pregunta que hay que hacerse en estos momentos es qué pasa cuando la propia Ryanair declara que padece la gripe. ¿En qué situación pueden encontrarse las demás aerolíneas?.

Michael O´Leary declaraba durante el día de hoy que es muy probable que la práctica totalidad de los pilotos y tripulantes de cabina de Ryanair, tengan que acogerse a una excedencia forzosa no remunerada durante el Invierno.

El máximo responsable de Ryanair confirmó que sus aviones estaban volando con una capacidad de aproximadamente el 30%, lo cual no es de ninguna manera suficiente para continuar manteniendo las operaciones programadas.

A pesar de los despidos y del cierre de numerosas bases a lo largo de todo el territorio europeo, de la reducción de los salarios, y de la necesidad de apretarse el cinturón en todo tipo de gastos no esenciales, Ryanair ha confirmado que no puede mantener todos los empleos cuando ni hay reservas, ni se esperan.

Durante el último cuatrimestre Ryanair ha declarado pérdidas por valor de 168 millones de libras, transportando tan solo a 500.000 pasajeros, cuando en el mismo periodo del pasado año esa cifra alcanzaba los 42 millones de clientes.

La situación del sector es muchísimo más complicada de lo que se preveía en un principio, y muchas otras compañías aéreas también han comenzado a ajustar el número de despidos que tendrán que hacer para intentar sobrevivir.

Lufthansa comunicaba la semana pasada que tendrá que prescindir de más empleados, cuando ya había calculado una cifra superior a los 20.000 profesionales que tendrán que abandonar la compañía durante los próximos meses, además de deshacerse de 150 aeronaves.

Aviones de Lufthansa

La aerolínea alemana acumula pérdidas de 500 millones de euros mensuales, un lastre demasiado pesado que arroja muchas dudas sobre su viabilidad en el futuro más próximo.

Por su parte, O´Leary afirmaba que la solución a este problema pasa por compartir una política común entre todos los países integrantes de la Unión Europea.

Hasta que no se establezcan corredores seguros, a través de la implementación de tests PCR en los aeropuertos de origen y de destino, los viajeros están sujetos a los cambios continuos en las listas de países no recomendados que elabora cada gobierno, lo cual no permite la programación de viajes más allá de un margen de unos pocos días.

El máximo responsable de Ryanair ha vaticinado que durante este Invierno la gran mayoría de compañías aéreas estarán operando a una capacidad en torno al 35%, lo cual obligará a muchas de ellas a quedarse en tierra hasta la próxima Primavera, o a declararse en quiebra.

Noticias Relacionadas

La única compañía aérea que comienza a remontar la crisis

Southwest lidera la recuperación de las aerolíneas a nivel mundial

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?