Descubre cómo van a estafarte cuando viajes este Verano

Cada 24 horas se localizan en la red más de 100 millones de correos electrónicos, cuya única finalidad es conseguir tu dinero de manera ilegal.

De este total, prácticamente un tercio van dirigidos a viajeros habituales que se han visto afectados por las consecuencias de la crisis actual.

Nunca antes se había detectado semejante volumen de estafas, y muy probablemente a estas alturas del año tú mismo habrás recibido más de una. Si es así, ya sabrás de lo que hablamos, y si no es tu caso, deberías seguir leyendo para aprender cómo no caer en la trampa.

Parece que estos delincuentes lo único que necesitaban para idear nuevas formas de engañar a la gente era pasar un tiempo confinados en sus casas.

En este artículo te vamos a presentar varios fraudes en los que están cayendo un número muy importante de personas. Toma buena nota de ellos y procura evitarlos en el futuro.

El falso reembolso

Esta estafa tiene una doble vertiente, ya que se puede dar a través del correo electrónico o directamente por teléfono. En nuestro país, la práctica totalidad de los casos detectados han ocurrido utilizando la dirección de e-mail de la víctima.

Actualmente, hay millones de personas en todo el mundo que se encuentran pendientes de recibir el reembolso de sus billetes de avión cancelados por las compañías aéreas. Los estafadores son conscientes de esta incidencia y la han aprovechado para hacer lo que se conoce como “agitar el avispero”.

De esta manera, envían millones de correos electrónicos que parecen venir firmados por una de las compañías aéreas más importantes de cada país, con lo que las probabilidades de “cazar” a algún pasajero afectado aumentan muy considerablemente.

En el texto se indica que el reembolso solicitado ha sido aprobado por la aerolínea, y mientras en unos casos te invitan a facilitar tus datos bancarios para formalizar la devolución del dinero, en otros tienes que descargarte un archivo adjunto.

Si haces esto último, puede que en tu ordenador se descargue un virus que faciltará a los delincuentes mucha información sensible. En otros ocasiones, al intentar leer el documento que te hacen llegar, el disco duro será bloqueado y te exigirán un rescate para volver a liberarlo.

Ten mucho cuidado, porque los estafadores están utilizando direcciones de correo que pueden contener el nombre de la aerolínea, al igual que el logo de la misma en el texto, lo cual lleva a engaño a muchos perjudicados.

El falso seguro

Viajar en las condiciones actuales sin disponer de un buen seguro, es una auténtica locura.

Lamentablemente, desde la declaración de pandemia por parte de la OMS, las únicas pólizas que cubren la cancelación de un  viaje por culpa del coronavirus son las que se conocen dentro del sector como de “libre desestimiento”.

Este tipo de seguro cubre todos los gastos en los que incurras si decides anular un viaje, sea por la causa que sea, pero al mismo tiempo no son precisamente baratos.

Debido a esto, se han multiplicado por la red los anuncios de pólizas de seguro de “libre desestimiento” a precios muy reducidos, que acaban engañando a muchos viajeros deseosos de poder reservar sus vacaciones con toda tranquilidad, sabiendo que en el peor de los casos siempre podrán obtener todo el dinero de vuelta.

Puedes empezar a sospechar cuando se trate de compañías aseguradores totalmente desconocidas, de las que es muy difícil encontrar datos y opiniones en internet.

Otro factor que te puede ayudar a saber si se trata de una estafa, es precisamente cuando toda la oferta se basa en un precio, pero no se hace alusión a ningún tipo de condición ni exclusión para su contratación.

El valor de este tipo de pólizas varía dependiendo del capital total asegurado, por lo que no es lo mismo la tarifa a pagar para alguien que asegura un viaje de 3.000 euros, que para otra persona que va a hacer un desplazamiento que le cuesta 8.000 euros.

Si alguien te dice que no importa el tipo de viaje que hagas, ya que el precio es fijo, te está mintiendo.

Si tienes que llegar a utilizarlo, estas empresas desaparecerán misteriosamente del mapa, o te dirán que contrataste tu póliza con una persona que no está autorizada por la compañía, o que tienes una franquicia enorme de la que nadie te había hablado, o simplemente que tu caso no queda cubierto.

El falso alquiler

Muchos viajeros han decidido que quieren pasar sus vacaciones de este año en un apartamento privado, o en una casa rural, con el fin de evitar los hoteles.

Esto ha reactivado la enorme casuística de fraudes de alquiler de viviendas que ya se habían detectado durante los años 2018 y 2019.

El fundamento sigue siendo el mismo, y parte de la base de que el viajero está interesado en conseguir el menor precio posible por su alquiler, por lo que en muchas ocasiones acaba en manos de plataformas poco profesionales donde los estafadores campan a sus anchas.

El procedimiento es sencillo, y consiste en robar datos reales de viviendas en alquiler para presentarlas como propias.

El estafador sube estos datos a varias webs, las cuales en algunos casos se desentienden de cualquier problema que pueda surgir entre las dos partes.

Las ofertas también se suelen hacer utilizando las redes sociales, en las que es mucho más fácil desaparecer sin dejar rastro.

Una vez la víctima se ha decidido, el falso propietario contactará con ella para solicitarle la formalización del contrato fuera de la web, con el fin de ahorrarse la comisión que tiene que pagar a la plataforma. A cambio, suelen prometer jugosos descuentos u otro tipo de incentivos.

Para ello, obligarán a ingresar una cantidad de dinero en concepto de “reserva”. Una vez se ha producido el pago, el afectado ya no podrá volver a contactar nunca más con los supuestos propietarios.

El falso billete de avión

Desgraciadamente, este tipo de estafa se repite todos los Veranos de manera cíclica, y creemos que el que se encuentra a la vuelta de la esquina no va a ser una excepción.

Todos queremos volar por el menor precio posible, y algunos desaprensivos aprovechan esto para comercializar billetes de avión con unas tarifas exageradamente reducidas.

La víctima formaliza su reserva y hace el pago que se le requiere, recibiendo a cambio un código de localizador de su vuelo.

Sin embargo, lo único que ha hecho el estafador es bloquear asientos, no llegando en ningún momento a emitir los billetes. Evidentemente, tampoco hace ningún pago a la aerolínea, que acaba cancelando la reserva y desbloqueando los asientos.

El afectado sólo se da cuenta de la incidencia cuando se dispone a hacer el check in, o lo que es peor, cuando ya se encuentra en el aeropuerto y está listo para tomar el avión.

Recuerda siempre que los bloqueos generalmente no se pueden mantener más de 48 horas, y que es necesario hacer el pago a la aerolínea para emitir los billetes antes de ese plazo.

Un localizador no sirve absolutamente de nada, si no va acompañado del número de billete.

En estos casos, los estafadores acumulan los pagos de muchas decenas de viajeros incautos, que cuando proceden a hacer su reclamación se dan cuenta de que la persona que los atendió en su momento se ha esfumado del planeta.

Estas situaciones que os acabamos de relatar, son sólo un mínimo ejemplo de lo que está ocurriendo ahora mismo en la web.

En próximos artículos seguiremos tratando más fraudes que se comenten contra los viajeros, con el fin de que no te pillen por sorpresa si te los encuentras delante.

Noticias Relacionadas

Accidente en India: hasta en 5 ocasiones se advirtió sobre el riesgo

Cómo hundir el turismo español en 5 sencillos pasos

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?