Detenida en Brasil la funcionaria investigada por el accidente del Chapecoense

Celia Castedo huyó a Brasil en 2016.

La funcionaria obtuvo el estatus de refugiada tras denunciar la persecución que estaba sufriendo en Bolivia.

Las autoridades policiales de Brasil han confirmado la detención de la funcionaria aérea boliviana que estaba siendo investigada tras el siniestro sufrido por el equipo de fútbol Chapecoense, en el año 2016.

Celia Castedo, ex funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA), permanece en estos momentos en la localidad brasileña de Corumbá, a la espera de que su confirme su extradición a Bolivia.

La Justicia de este país la acusa de un presunto delito de “atentado contra la seguridad del espacio aéreo”.

Supuestamente, Castedo habría autorizado el plan de vuelo de la aerolínea LAMIA, en fecha 28 de Noviembre de 2016, que finalmente se estrellaría poco antes de alcanzar el aeropuerto colombiano José María Córdoba, que da servicio a la ciudad de Medellín.

Avro RJ85 de la aerolínea boliviana LAMIA

En diversas entrevistas concedidas tras el siniestro, la funcionaria afirmó haber realizado varias observaciones al plan de vuelo presentado por la aerolínea, señalando hasta en 3 ocasiones que el combustible cargado en la aeronave no era el legalmente requerido.

Castedo también recalcó en múltiples ocasiones que desde su puesto no podía proceder a la cancelación de un vuelo, una responsabilidad que recaería sobre la Dirección General de Aviación Civil de Bolivia.

De hecho, las autoridades bolivianas habían puesto desde el primer momento a la funcionaria como principal responsable del accidente, obviando la larga retahíla de irregularidades que salpican a distintos organismos estatales.

En un durísimo informe elaborado por la GRIAA, Grupo de Investigación de Accidentes Aéreos de Colombia, quedó constancia de todas estas anomalías, que muy poco tienen que ver con la actuación por parte de Castedo.

En primer lugar, el día del despegue del vuelo 2933 de LAMIA, no se personó en el aeropuerto ningún representante de la DGAC, a pesar de tratarse de una operación chárter internacional no regular.

Esto imposibilitó que se pudiese realizar el pertinente control operacional previo a la salida.

Avro RJ85 de la aerolínea LAMIA en el aeropuerto

Los investigadores colombianos también demostraron que LAMIA habría operado la misma ruta del accidente (a la inversa) hasta en 3 ocasiones previas, presentando un plan de vuelo que no se correspondía con las intenciones reales de la aerolínea.

Su modus operandi consistía en declarar como aeropuerto de llegada el ubicado en la localidad de Cobijo, cuando realmente el avión iba a tomar tierra en el de Viru Viru, situado mucho más al sur.

Viru Viru aparecía en el plan de vuelo como aeropuerto alternativo para el caso de una emergencia, pero en las 3 ocasiones se aterrizó en el mismo sin declarar ningún problema en vuelo.

Además de esto, ambos pilotos carecían del certificado en vigor que permite mantener las conversaciones por radio en inglés, absolutamente necesario cuando se sobrevuela el espacio aéreo de países cuyo primer idioma no es el español (Brasil).

La aeronave tampoco contaba con los seguros obligatorios requeridos para volar, ya que su póliza contenía una cláusula de exclusión específica si operaba en el espacio aéreo de Colombia.

Otra de las artimañas de LAMIA consistía en aprovecharse de las subvenciones que otorgaba la administración de Bolivia para sufragar el combustible en las operaciones aéreas domésticas.

De este modo, la aerolínea presentaba un plan de vuelo doméstico, pero tras repostar cancelaba el mismo y procedía a entregar otro distinto incluyendo un destino internacional.

La tripulación del Avro RJ85 de LAMIA era consciente de todas estas circunstancias, por lo que evitó realizar un aterrizaje de emergencia cuando se recibió en cabina el primer aviso que alertaba sobre la falta de combustible, temiendo que esta circunstancia provocase una investigación por parte de las autoridades colombianas.

Restos del siniestro de LAMIA que provocó el fallecimiento de 19 jugadores del Chapecoense

A pesar de todas estas evidencias, que dejan al aire una mala praxis generalizada dentro del sector aéreo de Bolivia, las autoridades del país sudamericano mantienen su empeño en procesar a la funcionaria aérea que estaba presente en el aeropuerto de Viru Viru el día de los hechos.

Todo apunta a que los trámites para la extradición de Celia Castedo finalizarán en breve, lo que con toda probabilidad provocará la celebración de un juicio que supuestamente debería dirimir responsabilidades.

Esto significa que quizás todavía nos queden por conocer más detalles sobre lo ocurrido con el vuelo 2933 de LAMIA, que causó la muerte a 71 de sus 77 pasajeros, 19 de ellos jugadores del equipo de fútbol Chapecoense.

En este post te ampliamos la información sobre las circunstancias que provocaron el siniestro:

Accidente del Chapecoense: Escándalo internacional.

Noticias Relacionadas

Lufthansa subasta todos los componentes de dos Boeing 707 retirados

Ryanair: se utilizó el volcán canario para crear una noticia falsa contra la aerolínea

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?