Detenido y sancionado por dirigir un puntero láser contra aviones comerciales

El detenido utilizaba un láser de clase 3, potencialmente peligroso para los ojos.

Es evidente que la estupidez humana no conoce límites, y una vez más esta afirmación ha quedado confirmada tras la detención de un ciudadano francés en la ciudad de Marsella.

Esta persona, al parecer ya jubilada, dedicaba parte de su tiempo libre a apuntar un láser contra las cabinas de diversos aviones comerciales, que se encontraban operando en los alrededores del aeropuerto de la ciudad gala.

Los hechos se desencadenaron el pasado 27 de Julio, cuando la tripulación del Airbus A320 de Air France que cubría la ruta entre Atenas y Marsella, denunció el deslumbramiento por láser en los momentos previos al aterrizaje de la aeronave.

deslumbrando un avión comercial con un puntero láser

La conversación posterior entre los pilotos del aparato y los controladores aéreos, fue interceptada por una patrulla aérea de la SAG (Section Aérienee de Gendarmerie), que decidió enviar un helicóptero a la zona desde la que supuestamente se había visto la señal de láser.

Lejos de intentar ocultarse ante la presencia policial, el detenido volvió a utilizar su puntero, esta vez directamente contra la cabina del helicóptero de la gendarmería francesa, que procedió a ubicar con exactitud la terraza de la vivienda desde la que actuaba este individuo.

El 28 de Julio, tanto la tripulación del avión de Air France como los pilotos del helicóptero policial, formalizaron la correspondiente denuncia en un juzgado marsellés, ordenándose posteriormente la detención del responsable de los hechos.

Finalmente, el día 3 de Agosto agentes policiales entraron en la vivienda del causante, procediendo a su detención y a la incautación del puntero láser con el que actuaba.

Aunque afortunadamente no se produjo ningún accidente, el tipo de láser que estaba utilizando correspondía a la clase 3, que permanece restringida debido a su potencial peligro para la vista.

puntero láser

Por este motivo, se consideró acusarlo por intento de obstrucción al tráfico aéreo, y por estar en posesión de un dispositivo cuya utilización está limitada exclusivamente al ámbito académico y profesional.

La ley francesa castiga este tipo de delitos con hasta 5 años de cárcel y 18.000 euros de sanción, independientemente de si existen daños personal o materiales, lo que conllevarían una pena superior.

El detenido llegó a afirmar en su defensa que desconocía el riesgo que supone deslumbrar a la tripulación de un vuelo comercial, cuando se está procediendo al aterrizaje de la aeronave.

Además, dependiendo de los segundos de exposición directa sobre los ojos, este tipo de dispositivos pueden llegar a provocar daños permanentes en la vista, lo que imposibilitaría a los afectados volver a pilotar un avión comercial.

El Juzgado de Marsella que tramitó este asunto decidió imponer al acusado una sanción económica de 2.000 euros, quedando advertido de que si volviese a ser detenido por hechos similares, tendría que enfrentarse a una pena de prisión.

Noticias Relacionadas

Parte del fuselaje de un Boeing 747 cae sobre una casa en Bélgica

Modelo Boeing 747

Israel prohíbe los aviones de 4 motores a partir del próximo mes de Marzo

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?