El cohete chino LM-5B caerá este fin de semana sobre la Tierra.

El aparato mide 30 metros de largo y pesa alrededor de 21 toneladas.

Los medios de comunicación de todo el mundo han comenzado a hacerse eco de esta incidencia, preguntándose si verdaderamente existe un peligro real.

Noticias aeroespaciales. Cohete chino LM-5B

A falta de otras noticias más esperanzadoras que publicar, los principales periódicos se están dedicando a anunciar la próxima caída de la aeronave china Long March 5B este fin de semana sobre nuestro planeta.

Si las previsiones publicadas hasta ahora se cumplen, entre este Sábado y el próximo Domingo el LM-5B regresará a la Tierra, pero al parecer lo va a hacer de una manera incontrolada, por lo que existe un pequeño porcentaje de posibilidades de que sus restos afecten a alguna zona poblada.

El LM-5B

El cohete espacial chino Long March 5B despegaba el pasado 29 de Abril desde el Centro para el Lanzamiento de Satélites Espaciales de Wenchang, ubicado al norte de la isla de Hainan (China).

Este aparato transportaba el primero de los 3 módulos de los que constará la Estación Espacial China, bautizada con el nombre de Tiangong, la cual se espera completar a finales de 2022.

Noticias aeroespaciales. Despegue del cohete chino LM-5B

En el momento en el que el LM-5B se separaba del módulo Tian He, con capacidad para albergar hasta a 3 astronautas, el cohete comenzó a orbitar la Tierra de una manera irregular, lo que puso en alerta a los responsables del Pentágono y a la Secretaría de Defensa de los EEUU.

Al parecer, todo indica que China ha perdido el control sobre el aparato, por lo que a día de hoy es absolutamente imposible predecir el lugar exacto en el que acabará cayendo.

¿Existe un peligro real?

En primer lugar, es importante recordar que pase lo que pase, las posibilidades de que el LM-5B acabe precipitándose sobre el mar son del 70%.

Ese es exactamente el porcentaje de agua de nuestro planeta, que además en el 30% restante presenta grandes zonas inhóspitas y deshabitadas, por lo que el riesgo de que el cohete, o partes del mismo, acaben cayendo sobre una zona poblada son bastante escasas.

Por otro lado, parece muy poco previsible que este artefacto atraviese nuestra atmósfera en una sola pieza.

Según Holger Krag, responsable de la Agencia Espacial Europea (ESA), lo habitual es que sólo logre mantenerse entre un 20 y un 40% de la estructura, convirtiéndose el resto del material en pequeños fragmentos que no supondrían mayor riesgo para la población.

El mejor ejemplo de esto es precisamente lo sucedido en Mayo del 2020, cuando otro cohete chino del mismo modelo acababa impactando sobre el Océano Atlántico, aunque algunas partes del mismo llegaron hasta una ciudad de Costa de Marfil.

A pesar de ello, no se registraron heridos ni daños materiales de consideración.

Por otro lado, debido a que ahora mismo la trayectoria del LM-5B es errática, no será posible conocer el lugar en el que acabará hasta saber el punto en el que hace su reentrada a la atmósfera.

A partir de ese momento, los expertos podrán analizar la ruta que seguirá, y si los cálculos apuntan hacia una población habitada, todavía existiría un margen de tiempo para tomar las medidas oportunas.

Para John Kirby, portavoz del Pentágono, todavía es muy pronto para hablar de esto, ya que todo indica que el cohete se deshará en pequeños fragmentos que muy probablemente acabarán en el mar.

Kirby tampoco ha descartado que en el caso de tener la certeza de que el LM-5B implica un riesgo real para alguna población, la Secretaría de Defensa de los EEUU podría actuar poniendo en práctica las medidas implementadas para el caso de supuesto impacto de un meteoro, u otro tipo de basura espacial.

Por su parte, el Secretario de Defensa de los EEUU, Lloyd Austin, ha comunicado que se está alarmando a la población sin tener ninguna justificación para ello.

La trayectoria actual del LM-5B es tan inespecífica, que de momento se ha marcado una posible zona de impacto 41 grados al Norte y al Sur del ecuador, por lo que han comenzado a aparecer en la prensa nombres de ciudades como Nueva York, Sydney, o incluso Madrid.

Esta estimación se ha realizado porque en la situación actual no es posible determinar el punto de reentrada del cohete chino, y se trata sólo de eso, una estimación.

También existe otra posibilidad que no puede olvidarse, que es precisamente que la agencia espacial china logre retomar el control sobre el LM-5B durante las próximas horas, lo cual evitaría cualquier tipo de incidencia.

El mes pasado, restos del cohete espacial Falcon 9, perteneciente al proyecto SpaceX, cayeron cerca de Seattle, y múltiples pequeños fragmentos se localizaron por todo el Estado de Washington.

Noticias aeroespaciales. Reentrada de fragmentos del Falcon 9 en la atmósfera

Además de un espectáculo visual sin parangón en el cielo, no se lamentaron ningún tipo de daños.

Aún asumiendo que el LM-5B es siete veces más grande que el Falcon9, lo cierto es que el riesgo de una catástrofe para este fin de semana en alguna parte de nuestro planeta, es ciertamente escaso.

Por estos motivos, sería bastante recomendable obviar determinados comentarios de carácter racista que han comenzado a surgir en la red, y preocuparnos por los problemas reales que nos conciernen a día de hoy, que por cierto no son pocos.

Noticias Relacionadas

La escasez de plantilla en las aerolíneas complica el Verano en los EEUU

Se crean otras 3 nuevas aerolíneas durante la última semana

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?