Escándalo internacional: Iberia estafa a sus pasajeros a través del CAC

El pasado Martes, día 11 de Septiembre, fuimos víctimas de una de las estafas más lowcost que hemos visto en mucho tiempo, pero con connotaciones gravísimas de cara a todos los pasajeros de Iberia que hacen uso del teléfono correspondiente a su Centro de Atención al Cliente.

Hasta ese día, todavía manteníamos un mínimo de confianza con la aerolínea que una vez fue la compañía aérea bandera de España. En este momento, podemos certificar por nuestra parte que Iberia se ha convertido en una de las empresas más tramposas con las que hemos tenido la desgracia de trabajar en todos estos años.

Como usuarios y pasajeros de Iberia, como agencia de viajes que comercializamos sus billetes, como clientes ocasionales de esta aerolínea, nos sentimos exactamente igual que si nos hubiesen apuñalado por la espalda en cualquier callejón de mala muerte.

Los Hechos

La pasada semana tuvimos que modificar las fechas de unos billetes que teníamos para volar con Iberia. Para ello, decidimos hacer uso de del teléfono de su departamento de atención al cliente, 901111500.

Después del shock inicial al informarnos de la penalización que debíamos abonar por dicha modificación (otro asunto que un día abordaremos en detalle) y dado que no existía ninguna otra opción disponible, decidimos aceptar la misma.

Para abonar estos gastos, el operador con el que hablamos nos solicitó verbalmente los datos de nuestra tarjeta de crédito. Este hecho nos llamó bastante la atención, pues tanto nosotros mismos, como cualquier otro comercio que venda sus servicios a través de la web, disponemos de una pasarela de pago virtual, lo que se conoce técnicamente como un TPV Virtual, que no es otra cosa que un link que hacemos llegar a nuestros clientes cuando desean abonar algo mediante su tarjeta de crédito.

Este link, los lleva directamente a la plataforma de pago seguro, donde pueden introducir con toda tranquilidad los datos de su tarjeta, ya que es un proceso interno que se mecaniza entre la entidad emisora de la tarjeta y nuestro propio banco. En ningún momento, ni Turama, ni ningún otro comercio virtual que utilice este servicio, es conocedor de los datos o numeración de la tarjeta utilizada. Simplemente, se nos notifica de manera instantánea en cuanto se ha formalizado el abono. Un sistema rápido, seguro, cómodo, enormemente fácil de utilizar y que ofrece un 100% de garantías para las dos partes.

Curiosamente, Iberia sigue solicitando a sus clientes los datos de sus tarjetas bancarias de manera verbal a través del teléfono, algo que ya no nos gustó desde el primer momento.

Dado que se trataba de una emergencia, procedimos a facilitar los datos requeridos para que se pudiesen hacer las modificaciones solicitadas sobre los billetes. En pocos minutos, se nos confirmó los cargos pasados por Iberia por los importes que nos habían indicado.

Sin embargo, el Viernes día 14 de Septiembre, descubrimos un cargo a mayores por importe de 20,84.-euros. Esta cantidad se había pasado también a nuestra tarjeta por una entidad cuyo nombre es AGA INTERNACIONAL, supuestamente una entidad de seguros.

Rápidamente, contactamos de nuevo con Iberia en el mismo teléfono para solicitar las explicaciones oportunas, ya que desconocemos quién es esta entidad y por qué concepto se nos ha cargado el importe antes citado.

Iberia nos confirma que se trata de un seguro que nos han ofrecido y que hemos aceptado, complementario a nuestros billetes. Evidentemente, confirmamos que lo que hicimos fue un cambio de fechas y que en ningún momento de la conversación nadie hizo mención a ningún tipo de seguro, que tampoco necesitamos ya que tenemos otros contratados que nos cubren este tipo de situaciones.

Además, preguntamos a la operadora cómo es posible que nuestros datos bancarios hayan llegado hasta otra entidad sin nuestro permiso. Nadie nos pudo dar ningún tipo de explicación, quedando en que nos llamarían en las próximas horas. Seguimos esperando…

Múltiples afectados

En principio, pensamos que se podría haber tratado de algún tipo de error, la típica casilla que se marca sin querer, o algo por el estilo. Sin embargo, como el asunto no nos olía muy bien, comenzamos a investigar en la red sobre la compañía de seguros AGA INTERNACIONAL y lo que descubrimos nos dejó temblando.

A través de internet hemos localizado cientos y cientos de pasajeros quejándose por exactamente la misma jugada que Iberia nos hizo a nosotros: cargos indebidos y no autorizados en las tarjetas de crédito, que fueron solicitadas a través del teléfono del Centro de Atención al Cliente de Iberia a sus pasajeros.

Cientos de afectados de todas partes del mundo quejándose amargamente de diversos cargos, que van desde los veintipocos euros que nos pasaron a nosotros, hasta varios cientos de dólares a pasajeros de distintos países de Sudamérica.

Igual que en nuestro caso, ninguno obtuvo la más mínima explicación por parte de Iberia e, igual que nosotros, ninguno sabemos a día de hoy qué es lo que se nos cargado y por qué concepto.

Consecuencias legales

En primer lugar, Iberia en ningún momento nos informó ni nos notificó sobre la contratación de ningún tipo de servicio en nuestro nombre, otro que no fuera la modificación de fechas que solicitamos.

Por otro lado, tampoco se nos pidió permiso para pasar nuestros datos personales a una tercera empresa, muchísimo menos para pasarles los datos completos de nuestra tarjeta de crédito. Es más que evidente que ni nosotros, ni la práctica totalidad de usuarios del teléfono de atención al cliente de Iberia, consentirían semejante aberración legal.

Además, se ha incumplido de manera flagrante el artículo 5 de la Ley de Contrato de Seguro, que obliga al asegurador a entregar en el momento de formalizar cualquier tipo de seguro la póliza correspondiente o, al menos, “el documento de cobertura provisional”, al asegurado.

A día de hoy, tanto nosotros como el resto de afectados, seguimos sin saber qué tipo de seguro (si es que es un seguro) ha contratado Iberia en nuestro nombre, con qué condiciones y bajo qué normativas. No sabemos si se trata de una póliza única, de un recibo mensual, anual, trimestral. No sabemos absolutamente nada de nada, ya que en el cargo que nos pasa AGA INTERNATIONAL sólo aparece su nombre en el concepto.

Esto quiere decir que a la actuación comercial por parte de Iberia, digna de ser investigada por las autoridades competentes, se une una importante patada a los conceptos más básicos de la Ley de Protección de Datos, así como un sorprendente incumplimiento de la Ley de Contrato de Seguro, entre otras cosas.

Acciones Legales

Todo esto nos ha llevado a tomar diversas acciones legales en contra de Iberia, además de las obligatorias reclamaciones, tanto telefónica como escrita, que ya hemos formalizado a través de su propio portal web, y reservándonos cualquier otra que pudiese correspondernos por ley.

1) Presentación de denuncia ante la Policía: a la vista de los hechos comentados y confirmando que no se trata de un caso aislado, sino más bien de una forma de operar que parece totalmente calculada por parte de iberia, consideramos que este asunto debe de ser investigado, ya que podría ser constitutivo de un presunto delito.

2) Presentación de reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos: igual que en el caso anterior, creemos que la actuación de iberia podría constituir un presunto incumplimiento de la normativa de protección de datos, teniendo en cuenta además que no sólo hablamos de datos de carácter personal, sino también de los datos completos de tarjetas de crédito.

3) Presentación de reclamación ante la Oficina del Consumidor: creemos que el proceder comercial de Iberia dista mucho, en este caso, de los estándares mínimos a los que obliga la ley de protección al consumidor, por lo que también consideramos solicitar el amparo de la OCU.

Por supuesto, a mayores también hemos presentado la correspondiente reclamación a través de nuestra entidad bancaria, con el fin de que se nos reintegre a la mayor brevedad el importe indebidamente cargado en nuestra tarjeta de crédito.

Ponemos todos estos hechos bajo vuestro conocimiento, con el fin de que la lista de perjudicados no siga engrosando en número, para que toméis todas las precauciones oportunas en el caso de tener que facilitar datos bancarios de pago a Iberia.

Independientemente de que no contamos con una pronta resolución de este asunto por parte de Iberia, sí que confiamos plenamente en que las autoridades competentes revisen todo lo sucedido y analicen el proceder de esta compañía aérea, cuyo último fin sería ganarse la confianza de sus pasajeros, y no precisamente quitarles el dinero de sus bolsillos de esta manera tan soez.

Os iremos manteniendo informados de todas las novedades que se vayan produciendo en torno a este tema.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario