Flypop, nace otra aerolínea lowcost con los días contados

No sólo el nombre con el que ha sido bautizado este nuevo proyecto aéreo es sorprendentemente ridículo, toda la idea en su conjunto es un billete para volar a ningún sitio.

Pensamos que después de los desastres de Joon, WOW, Primera, o de los lamentables resultados de Level, Eurowings o Norwegian, lo habíamos visto ya todo en el sector del bajo coste de largo radio, pero hoy en día los directivos y responsables de este tipo de empresas le han perdido todo el respeto al riesgo que supone meterse en semejantes berenjenales.

Tal y como hemos visto ya en varias ocasiones, cuando el agua les llega el cuello y no ven la salida por ningún lado, se marcan un Thomas Cook y echan la persiana de la noche a la mañana, con un par.

Luego, si eso, y si les siguen quedando ganas de tocar las narices, pueden volver a hacerse con los restos de sus propios proyectos, ya libres de cargas y deudas, y volver a intentarlo con otro nombre, o incluso con el mismo.

Esta vez, el iluminado de turno es Navdip Singh Judge, más conocido en el sector empresarial como Nino Judge.

Nino conoce especialmente bien todos los secretos del sector económico, ya que ha trabajado, entre otras, con dos de las firmas más conocidas a nivel internacional: Lehman Brothers, otro fiasco que caía en el año 2008, y JP Morgan, aunque también ha pasado una buena parte de su vida laboral como ingeniero de investigación y desarrollo del equipo de fórmula 1 Lotus.

En definitiva, una versión de bajo coste de Niki Lauda, otro que ha hecho una espléndida carrera dentro de la aviación comercial, con dos proyectos fracasados y un pelotazo judicial con Niki.

Pues bien, a Nino se le ha ocurrido la brillante idea de explotar el mercado potencial que existe en el Reino Unido de ciudadanos con raíces en la India, para montar una aerolínea de bajo coste que operará entre el aeropuerto de Standsted, en Londres, hasta las ciudades de Amritsar y Ahmedabad, con una frecuencia de 3 veces por semana.

El proyecto en sí es tan sumamente cutre y populista, que en un principio se había dicho que POP era un acrónimo de People Over Profit (la gente por encima del beneficio), pero que actualmente ya ha avanzado hasta Planet Over Profit (el planeta por encima del beneficio).

Para ello, el listo de Nino cargará 6 libras a todos los billetes emitidos, con la excusa de destinarlas a la investigación de medios de transporte menos contaminantes. La contradicción elevada a su máxima potencia.

Además, para que no se enfade la niña del cambio climático, que prefiere viajar en los veleros que le prestan sus amigos multimillonarios, Nino podría haber escogido algún modelo de avión cuyos motores dejasen menos huella de emisiones en la atmósfera, pero no, le salía más barato utilizar un antiguo Airbus A330.

El avión (sí, en principio parece que la idea es comenzar con sólo una aeronave) no lo comprará, sino que se hará con los servicios de una empresa de wetlease. Con sólo un aparato en flota, no queremos ni imaginar qué puede pasar en caso de cualquier tipo de avería.

Por otro lado, esa empresa a la que se lo alquile (todavía no ha decidido a cuál) tendrá que prestarle también su AOC (Certificado de Operador Aéreo), ya que Flypop a día de hoy no cuenta con uno propio.

¿Qué puede salir mal?…

La filosofía de Flypop se puede entrever muy claramente a través de las palabras de Nino Judge, que afirma que si él pudiese “cobraría un extra a todos los pasajeros por dormir, porque mientras duermen no están comprando otro tipo de servicios dentro del avión”.

Para desarrollar este planteamiento, que se corresponde tan sumamente bien con lo de “la gente por encima del beneficio”, cuenta con la inestimable ayuda de otro gurú de la aviación comercial, Charlie Clifton, un ex de Ryanair que luego se dedicó a fusionar otras aerolíneas, como hizo en el caso de Tiger Airways.

La idea es que en Flypop no te cobren por dormir, o por respirar, pero sí por cualquier otro concepto.

A pesar de no tener todavía ni un avión, ni un certificado de operador aéreo, Nino ya está pensando en el futuro y en la posibilidad de añadir Calcuta a la lista de destinos. Tampoco descarta volar a los EEUU, pero para ello tendría que asumir un aumento notable de aparatos en flota.

Lo dicho, no nos gusta ni el planteamiento, ni el fondo de la idea, y es uno de los proyectos menos viables que hemos visto en mucho tiempo.

Flypop cuenta con comenzar sus operaciones durante el Verano del 2020, desde el día de hoy hasta esa fecha, todavía va a llover mucho.

Ya veremos si en vez de Flypop, al final hay que hablar de Flyplof…

Noticias Relacionadas

Air Europa: servicio caro y muy deficiente

Wizzair vs. Ryanair, comienza una nueva guerra en el aire

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?