Hifly, la reina de las repatriaciones

La compañía aérea portuguesa Hifly se ha hecho un nombre en el sector gracias al sistema Wet Lease, por el cual alquila sus aviones y tripulaciones a otras aerolíneas y gobiernos de todo el mundo.

La pandemia ha provocado un incremento muy importante en el número de operaciones de repatriación de ciudadanos, así como de transporte de material sanitario. En ambos casos, Hifly ha destacado sobre la competencia.

Durante la pasada Primavera, el gobierno francés se veía obligado a fletar numerosos aviones para operar rutas de repatriación de sus ciudadanos desde China, para lo cual decidió utilizar los servicios de Hifly.

Noticias de aerolíneas. Noticias de turismo. Airbus A330 de Hifly

Por otro lado y tras la sanción impuesta por la UE a la aerolínea paquistaní PIA, por la cual se le prohibía hacer uso del espacio aéreo europeo, las autoridades del país decidían contratar a Hifly para volar sus rutas hacia el viejo continente.

Estos son algunos ejemplos de la actividad más reciente de Hifly, que se define a si misma como la “compañía aérea con mayor experiencia en wet lease”, algo que demostró el pasado año tras la quiebra del touroperador inglés Thomas Cook, siendo la primera aerolínea encargada de devolver al Reino Unido a los pasajeros que se habían quedado varados por toda Europa.

¿Y qué es esto del Wet Lease?

El wet lease no es otra cosa que una forma de alquiler o arrendamiento, por el cual se contratan los servicios de una compañía aérea.

La particularidad esencial que presenta es que la propia aerolínea aporta sus aviones, tripulaciones, servicios de mantenimiento, seguros en vigor, permisos y licencias.

Noticias de aerolíneas. Noticias de turismo. Airbus A380 de Hifly

Para muchas compañías aéreas es una excelente manera de aumentar el número de frecuencias hacia un destino determinado, por un repunte temporal o aumento de demanda en el mismo, o por ejemplo para cubrir un vuelo específico cuando el avión que lo iba a operar inicialmente no puede hacerlo.

Salvando las evidentes distancias, sería algo parecido a una empresa que para cubrir un incremento puntual en la carga de trabajo, decide hacerse con los servicios de otra empresa de trabajo temporal, contratando a un número específico de trabajadores durante el tiempo que necesite.

Durante la pasada crisis sufrida por algunos modelos Boeing 787 “Dreamliner”, muchas aerolíneas se vieron obligadas a contratar servicios de wet lease para poder seguir dando servicio a sus clientes, durante el tiempo que tuvieron que mantener a los aparatos afectados en tierra, algo que ha vuelto a suceder tras la retirada del 737MAX.

Por el contrario, en el dry lease lo que se alquila es únicamente el avión, y es el arrendatario el que tiene que encargarse de obtener las licencias y permisos oportunos para poder volarlo, así como conseguir la tripulación correspondiente y los servicios de mantenimiento para su conservación.

Mientras los contratos de dry lease se suelen hacer con una duración de varios años, los de wet lease pueden ser por días, semanas, o unos pocos meses.

De Air Luxor a Hifly

Como ha ocurrido tantas veces dentro del sector aéreo, Hifly nace tras la quiebra de otra compañía aérea: Air Luxor.

La familia Mirpuri había decidido dar el salto hacia los grandes jets después de haber explotado con éxito una pequeña aerolínea chárter privada, fundando Air Luxor en Diciembre de 1988.

Noticias de aerolíneas. Noticias de turismo. Airbus A320 de Air Luxor

A los mandos de la misma se encontraban los hermanos Paulo y Carlos, ambos experimentados pilotos y herederos de una familia con orígenes en la India que había desarrollado importantes operaciones comerciales en territorio africano.

Air Luxor llegó a contar con 17 aeronaves, e incluso se atrevió a coquetear con el lowcost, implementando un servicio llamado Air Luxor Light.

Sin embargo, el proyecto se encontró con dificultades económicas muy graves, lo que acabó en una deuda que se calcula en aproximadamente 86 millones de euros.

Finalmente, Air Luxor fue adquirida por un inversor canadiense y los Mirpuri sólo pudieron llegar a conservar dos aviones que serían traspasados a la nueva aerolínea.

En Diciembre de 2005 nacía Hifly, convirtiéndose en la compañía aérea privada más importante de Portugal, con 800 empleados y una media de dos millones de pasajeros al año.

Hifly se especializaría en el alquiler de servicios a otras aerolíneas y distintos gobiernos a través del sistema wet lease. Por su parte y al mismo tiempo, Hifly también tiene un importante número de aviones de su propia flota arrendados en dry lease a distintas empresas.

Uno de los aparatos con los que opera y que destaca por encima del resto es un Airbus A380, alquilado al fondo de inversiones alemán Doric.

Noticias de aerolíneas. Noticias de turismo. Airbus A380 de Hifly

Los hermanos Mirpuri no sólo llevan las riendas de Hifly, sino que también son propietarios de otras destacadas empresas del sector, como MESA, el principal proveedor de servicios de mantenimiento aeronáutico en Portugal.

Además, Mirpuri Investments también es el principal accionista de Safeport, empresa dedicada a proporcionar servicios de tierra a diferentes aerolíneas, y LSKY, cuya función principal es el catering para compañías aéreas.

En 2019, los hermanos Mirpuri intentaron la compra de la quebrada Thomas Cook, una operación que finalmente no llegó a buen término, así como el intento fallido de absorción de la aerolínea alemana Germania.

Hifly tiene una subsidiaria ubicada en Malta, Hifly Malta, cuyo CEO es Sergio Manuel Pereira Trindade Bagorro, y que centra las controvertidas operaciones de deportación de distintos gobiernos de la Unión Europea, un negocio que proporciona suculentos contratos a la compañía, aunque se enfrenta al rechazo político de algunos partidos.

A día de hoy, Hifly cuenta con 19 aeronaves en su flota, destacando 6 unidades del modelo Airbus A340, y otras 8 unidades del Airbus A330, del que espera recibir otras 3 durante el próximo año.

Noticias de aerolíneas. Noticias de turismo. Airbus a330 de la compañía portuguesa Hifly

Como comentábamos al comienzo de este post, entre los clientes de Hifly se encuentran aerolíneas como British Airways, Turkish,  o Virgin Atlantic, y los gobiernos de países como el Reino Unido, Francia, o Bélgica.

Es de destacar también el trabajo que desempeña la fundación que tiene la compañía en Portugal, Mirpuri Foundation, centrada en asuntos medioambientales como la conservación de la fauna salvaje, así como la investigación médica y responsabilidad social.

El futuro del sector aéreo comercial se encuentra muy gravemente afectado por la pandemia, algo que obviamente también afecta a Hifly, principalmente debido a la sobrepoblación actual de aeronaves. Sin embargo, factores como las necesidades puntuales de cubrir servicios para otras aerolíneas o gobiernos, pueden convertirse en nuevas fuentes de negocio para la reina del wet lease.

Noticias Relacionadas

La única compañía aérea que comienza a remontar la crisis

Southwest lidera la recuperación de las aerolíneas a nivel mundial

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?