Iberia investigada por sendos incidentes en Asturias

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha abierto una investigación a la aerolínea Iberia, como respuesta a la denuncia interpuesta por la Unión de Consumidores de Asturias (UCA) tras dos incidencias que tuvieron lugar en el aeropuerto del Principado.

Los hechos ocurrieron prácticamente de manera consecutiva, los días 17 y 23 del pasado mes de Mayo, y la causa que los provocó también fue exactamente la misma.

En el primero de ellos, la tripulación del Airbus A321 que había despegado desde el aeropuerto de Madrid Barajas, detectó un problema con los flaps del aparato poco antes de comenzar la maniobra de aterrizaje.

En un primer momento, se decidió realizar un patrón de espera sobre el mar, con el fin de intentar solventar la avería.

Después de confirmar que esto no era posible, finalmente se optó por desviarse hacia el aeropuerto de Vitoria, que cuenta con una pista de longitud superior a la de Asturias, lo cual es recomendable en este tipo de situaciones.

Los flaps son una extensión retráctil situada en el borde de salida de las alas, y se utilizan para mantener la sustentación de los aviones cuando estos vuelan a velocidades inferiores.

Si los flaps no se encuentran operativos, es necesario compensarlos con un aumento de la velocidad en la maniobra de aterrizaje, por lo cual es conveniente realizar la misma sobre una pista que cuente con la mayor longitud posible.

El incidente del día 23 de Mayo fue prácticamente igual, ya que otro Airbus A321 procedente de Barajas se encontraba con el mismo problema en el momento de preparar el aterrizaje en el aeropuerto de Asturias.

En esta ocasión, se intentó una primera toma, que acabó frustrándose.

Igual que en el caso anterior, el avión puso rumbo al mar para realizar un patrón de espera, mientras se tomaba la decisión más oportuna.

Después de consultar las condiciones meteorológicas de los aeropuertos de Vitoria y de Santiago de Compostela, finalmente se optó por tomar tierra en Asturias, realizando lo que se conoce en términos aeronáuticos como una “toma dura”.

El nombre de este tipo de maniobra viene precisamente de la dureza con la que los neumáticos del aparato contactan con el asfalto de la pista, y su principal objetivo es frenarlo lo antes posible.

Para ello, se hace uso de los spoilers, otra superficie retráctil situada en las alas, que aplicada en el momento oportuno reduce la velocidad de la aeronave y consigue que esta pierda sustentación.

Curiosamente, ninguna de estas dos incidencias se encuentra registrada en el listado del CIAIAC (Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil).

Antecedentes

Sin embargo, no es la primera vez que estos hechos ocurren en el aeropuerto del Principado.

En el mes de Marzo del año 2018, sucedía otro hecho idéntico a los dos anteriores. En aquella ocasión, de nuevo otro aparato de Iberia se encontraba con un fallo en los flaps a la hora de preparar la maniobra de aterrizaje.

Después de valorar las posibles opciones, finalmente la tripulación optó por regresar a Madrid, donde tomó tierra sin ningún contratiempo, a pesar de que los bomberos ya habían hecho acto de presencia sobre la pista del aeropuerto madrileño.

Aunque se trata de otro modelo completamente distinto, también desde Turama comentamos en su día los extraños incidentes sufridos por un Airbus A340 de Iberia, que sufrió dos averías sobre el Atlántico casi en las mismas fechas que los sucesos ocurridos en Asturias: la primera también el 17 de Mayo de este año, y la segunda el día 21 del mismo mes.

Aunque seguimos pendientes de poder confirmar la naturaleza de ambas incidencias, se sabe que al menos una de ellas también está relacionada con el mal funcionamiento de los flaps, siendo la otra atribuida a un “fallo técnico”.

En ambos casos, la aeronave se encontraba ya sobre el océano y a altitud de crucero, optando por la cancelación del vuelo y el retorno a Barajas.

Como comentamos al comienzo de este post, la investigación de AESA se produce como consecuencia a la denuncia presentada por la Unión de Consumidores de Asturias, y a la vista de los perjuicios que estas situaciones han provocado a los pasajeros de los dos vuelos indicados.

Todas las aerolíneas sufren averías en sus aviones, en muchas ocasiones incluso cuando estos son prácticamente nuevos, como también le ocurrió a Iberia pocos meses después de estrenar el modelo A350.

Lo que es realmente curioso, y llamativo, es la repetición casi simultánea de las mismas, tanto en el mismo aparato, como en otros distintos.

Desconocemos cuál puede ser la respuesta a esta concatenación de sucesos, y además pensamos que el expediente de AESA será cerrado en su momento achacando estos a una mera coincidencia.

Con toda probabilidad, se procederá a indemnizar a todos los perjudicados, si es que no se ha hecho ya, y muy poco más.

En todo caso, en aras a facilitar una mayor transparencia de cara al público en general, estaría bien que este tipo de incidentes también se reflejasen y explicasen en los listados que mensualmente emite la CIAIAC.

De otra manera, lo único que se está consiguiendo es aumentar las especulaciones sobre los hechos ocurridos, conjeturas que quizás no tienen ningún sentido, y lo peor de todo, sospechas que muy probablemente estén totalmente fuera de lugar.

Noticias Relacionadas

Vueling, Iberia y British Airways: 3 incidencias similares provocadas por humo

Evelop, incidencia en el vuelo entre Mauricio y Madrid

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?