Iberia: la compra de Air Europa perjudicaría seriamente tu bolsillo

Estamos viviendo una realidad absolutamente distópica en relación con la compra de Air Europa por parte de Iberia, en la que todo es al revés de cómo debería de ser, y se actúa de manera contraria a cómo lo están haciendo en otros países.

El Estado español parece dispuesto a regalarle Air Europa a Iberia, en la forma de una subvención estatal que permita formalizar el proceso de adquisición que se había acordado el año pasado.

Sin embargo, Iberia se siente ahora perjudicada por tener que cumplir este acuerdo, dadas las circunstancias actuales del sector aéreo, mientras que Air Europa busca desesperadamente el cierre de la operación y está dispuesta a llegar a los tribunales si esto es necesario.

Sorprendentemente, el Ministro Abalos, que es quien está gestionando todo el proceso, ha declarado que ni se plantea la participación estatal dentro de Iberia, en el caso de que se beneficiase de una inyección de capital público, porque según sus propias palabras “la aerolínea no quiere”.

Es obvio y natural que a la aerolínea no le haga gracia una nacionalización parcial, igual que no le hizo gracia a Lufthansa, ni a TAP, ni a El Al, pero cuando se invierte dinero público en una empresa privada es necesario proteger los intereses del contribuyente, que es realmente quien con su dinero está propiciando el mal llamado “rescate”.

En este caso, además, es necesario tener en cuenta que el consumidor lejos de verse beneficiado, acabaría encontrándose con una situación real de monopolio en un buen número de aeropuertos del país, lo que finalmente acabaría perjudicando muy seriamente a su bolsillo.

Mientras en EEUU y en la gran mayoría de países que han tenido que lidiar con situaciones semejantes, se han establecido un mínimo de exigencias legales para que las compañías aéreas puedan acceder a los planes de rescate implementados por sus respectivos gobiernos, en España quiere resolverse la incidencia tirando del ecologismo.

De esta manera, lo único que se le exigiría a Iberia sería un compromiso ecológico para el futuro, o lo que es lo mismo, una condición etérea fácil de cumplir por ser tan sumamente inespecífica, y que está muy alejada de los requerimientos laborales y económicos solicitados a otras aerolíneas extranjeras que están atravesando por un proceso similar.

La trampa

De todas maneras, este “compromiso ecológico” es en realidad una trampa para las compañías de bajo coste que operan en nuestro país, y finalmente acaba beneficiando a Iberia y, una vez más, perjudicando al consumidor.

El último país que lo ha puesto en marcha ha sido Francia, cuya aerolínea bandera (participada por el Estado francés) había perdido terreno en los vuelos domésticos frente a la competencia de bajo coste, igual que ocurre con Iberia en España.

Actualmente, las 5 compañías aéreas con mayor porcentaje de mercado en nuestro país son:

Ryanair 17.38%
Vueling 16.5%
Iberia 14.9%
Air Europa 7.22%
Easyjet 6.28%

De formalizarse la compra, el grupo IAG manejaría con Vueling, Iberia y Air Europa el 38.62% del mercado aéreo español.

Restringiendo las operaciones aéreas en tramos en los que exista otra alternativa menos contaminante y que se puedan operar en rutas de poco más de tres horas de duración, que es exactamente lo que ha hecho Francia y lo que quiere copiar España, aerolíneas como Ryanair o Easyjet podrían dejar de existir en muy poco tiempo, lo que abriría el futuro mercado al resto.

Con la desaparición de las aerolíneas lowcost, las tarifas de los billetes de avión se incrementarían de manera muy sustancial, lo que beneficia a las compañías tradicionales pero perjudica a los usuarios.

Situación de monopolio

En el hipotético caso de que Iberia se hiciese con Air Europa, las rutas domésticas que pasarían a una situación de monopolio por parte del grupo IAG, en un porcentaje igual o muy aproximado al 100%, serían las siguientes:

Ruta Bilbao-Madrid 100% IAG
Ruta La Coruña-Madrid 100% IAG
Ruta Madrid-Vigo 100% IAG
Ruta Madrid-Oviedo 100% IAG
Ruta Madrid-Sevilla 100% IAG
Ruta Barcelona-Bilbao 100% IAG
Ruta Barcelona-Madrid 99.7% IAG
Ruta Ibiza-Mallorca 98.3% IAG
Ruta Mallorca-Menorca 98.7% IAG
Ruta Bilbao-Mallorca 95.7% IAG

El plan previsto para esquivar al tribunal de la competencia europeo, es otorgar un porcentaje de estas rutas a la aerolínea Volotea, la cual actualmente no representa mayor competencia para el grupo IAG.

En el caso de que se permitiese a otras compañías como Ryanair, o Easyjet, la explotación parcial de estas rutas, el peligro que correría el grupo IAG es que ante la enorme diferencia de tarifas el usuario podría optar por bajarse de sus aviones de manera definitiva.

El quid de la cuestión

De todas formas, el fondo real de la cuestión no son ni muchísimo menos los vuelos domésticos, un mercado que de momento está copado por las aerolíneas de bajo coste y que podría sufrir en un futuro inmediato un vuelco espectacular.

En el caso de Iberia, el verdadero negocio se encuentra en las rutas de largo radio, más concretamente en las que tienen destino en aeropuertos de Latinoamérica.

Para darnos cuenta de lo que supondría la compra de Air Europa por parte de Iberia basta con echar un vistazo al siguiente cuadro, relativo a la capacidad que tienen las principales aerolíneas que operan rutas a Latinoamérica desde nuestro país (por millones de pasajeros en 2019):

IBERIA 2.335.007
AIR EUROPA 1.303.057
LATAM 508.745
AVIANCA 488.209
AEROMEXICO 222.267

Si tenemos en cuenta que LATAM, Avianca y Aeromexico han entrando en proceso de quiebra y con toda probabilidad se verán obligadas a reducir el número de operaciones con nuestro país, la adquisición de Air Europa significaría el dominio absoluto del grupo IAG en la mayoría de las rutas que unen España con Latinoamérica.

De hecho, el grupo IAG ostentaría el 100% de la cuota de mercado en las siguientes rutas:

Ruta Madrid-Recife (Brasil) 100% IAG
Ruta Madrid-Salvador (Brasil) 100% IAG
Ruta Madrid-Asunción (Paraguay) 100% IAG
Ruta Madrid-Iguazú (Argentina) 100% IAG
Ruta Madrid-Bogotá (Colombia) 100% IAG
Ruta Madrid-Montevideo (Uruguay) 100% IAG
Ruta Madrid-Ciudad de Panamá (Panamá) 100% IAG

A diferencia de lo que ocurre con las rutas domésticas, en el caso de las internacionales no se ofrece la posibilidad de intervención de otra aerolínea para impedir este monopolio.

Se está intentando meter en la cabeza del consumidor que la compra de Air Europa por parte de Iberia sería una noticia excelente para su economía, porque reforzaría al aeropuerto de bajaras como hub internacional, creando mayor número de empleos y ofertando mejores condiciones para viajar en avión, lo cual no es cierto.

Actualmente, el aeropuerto de Barajas en Madrid es uno de los que ofrecen un menor número de conexiones internacionales entre los principales países de Europa.

Según la clasificación de aeropuertos basada en el número de conexiones internacionales posibles por cada destino atendido, Barajas ocupa el puesto 34 a nivel mundial.

Si a esto le sumamos la desaparición de la principal competencia (Air Europa, LATAM, Avianca y Aeromexico), el consumidor queda literalmente en manos del grupo IAG.

En realidad, estamos hablando de una situación absolutamente esperpéntica, similar a lo que ocurría con la negativa estatal para liberar la red de transportes por ferrocarril, que impedía la llegada de otras empresas que podrían hacer la competencia a RENFE y mejorar sus precios y sus servicios.

El lavado de cerebro al que han sido sometidos tanto los trabajadores de Air Europa como los de Iberia, les hace pensar que esta operación de compra beneficiaría a ambos, y no aciertan a ver lo que está haciendo el grupo IAG con British Airways.

Iberia ya ha anunciado un importante número de recortes, indicando que partir de ahora será “una compañía más pequeña”, pero está evitando filtrar informaciones que puedan revelar lo que esto significa de cara a sus empleados, precisamente para no perjudicar con ello las tensas negociaciones que se están manteniendo entre todas las partes implicadas.

La postura actual de Iberia, la cual ya anunciamos el mes pasado desde Turama, es rehusar el proceso de compra, aludiendo para ello a supuestos informes que demostrarían que la situación económica de Air Europa no es la que en su día notificó la aerolínea, lo cual se podría entender como un “vicio oculto” intencionado del acuerdo.

En cuanto a Air Europa, el único camino que de verdad garantizaría su supervivencia en el futuro sería consolidarse como la competencia real de Iberia, y para ello podría utilizar un sistema sobre el que ya hablamos en su momento y a día de hoy nos negamos a descartar.

Noticias Relacionadas

Emirates cubre hasta 150.000 euros si contraes la Covid19 en el extranjero

Iberia, Ryanair, o Lufthansa. ¿Sabes qué aerolínea está mintiendo a sus pasajeros?

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?