Iberia, no hay 3 sin 4

Ya no nos extraña absolutamente nada cuando estudiamos algunos rankings de aerolíneas elaborados por diversas consultoras, en los que las compañías españolas cada vez caen un poquito más bajo. Y esto, teniendo siempre en cuenta que han sido elaborados antes de la temporada de Verano, en la cual todas se están luciendo de mala manera, españolas y extranjeras.

Si hace unas pocas fechas era el Consell de Menorca el que presentaba una reclamación a Vueling por los continuos retrasos y cancelaciones de vuelos que esta aerolínea está experimentado en las operaciones hacia la isla, cada día es posible leer en un diario local distinto la historia de alguna trifulca en algún aeropuerto de nuestra geografía.

La verdadera ironía, difícil de explicar con Iberia, radica en el hecho de que a pesar de todo esto sigue ganando dinero y, además, supuestamente anuncia que desea seguir creciendo. IAG, el grupo al que pertenece, se permite la licencia de intentar la compra de otras aerolíneas, aunque normalmente acaba pegando tiros al aire sin dar nunca en su objetivo, como fue el caso de Niki y como acabará siendo el caso de Norwegian.

Entonces, si se gana dinero y se quiere aumentar la presencia en el mercado, ¿cómo es posible que se mantenga el tercer ERE, que sigue ahora mismo vigente, hasta el año 2019?. ¿Cómo se puede crecer más, al mismo tiempo que se prescinde de los empleados?.

Pues la respuesta a estas preguntas es bastante sencilla: Iberia podía haber optado por mantener sus tarifas, normalmente más caras que las de la competencia, pero aportando algún tipo de plus que animase al pasajero indeciso a decantarse por la aerolínea española. Por ejemplo: mayor espacio entre asientos, mejor catering, aviones más modernos, mejor servicio al cliente…

Sin embargo, cualquiera que tome hoy en día un asiento dentro de un vuelo en Iberia Express, que es como se llama el engendro que se dedica ahora a operar muchos vuelos nacionales, notará que ha perdido un par de centímetros cuando llegue a su destino. Otros, mucho más previsores, se pondrán las rodilleras que utilizan para patinar o jugar al fútbol, con el fin de no tatuarse en las mismas el respaldo del asiento de delante.

En cuanto a los aviones más modernos, nos congratulamos que Iberia ya haya entrado por fin en el siglo XXI y pueda disponer, al menos, de un Airbus A350, modelo este bastante reciente y uno de los mejor valorados por todos los expertos.

Pero por otro lado, la compañía española sigue siendo una de las pocas entre las de su clase (todavía se le supone aerolínea bandera de España), a la que nunca llegó el Boeing 787 Dreamliner, el Airbus A380, o alguna unidad de la familia 737MAX.

Si existiese, el A380 de Iberia sería algo así
Si existiese, el A380 de Iberia sería algo así

En cuanto al servicio al cliente, hay que hacer un acto de Fe, igual que con las meigas en Galicia, porque “haberlo hailo”, la cuestión es encontrailo…

Iberia ha descubierto que el chollo radica en mantener sus tarifas de toda la vida, pero invitando a abandonar la empresa a sus empleados más experimentados y resolutivos, aquellos que llevan toda la vida partiéndose la espalda por la aerolínea, básicamente porque son los que más cobran.

Sin en vez de una persona, que cobra un suelo elevado, podemos poner a dos (o a tres) percibiendo salarios notablemente inferiores, ¿por qué no vamos a hacerlo?. Así es exactamente cómo piensa Iberia en estos momentos.

Así que a nadie sorprenda que detrás de cada ERE llegue otro, y así hasta que ya no haya nadie más a quien echar a la calle. Para Iberia, el pasajero perfecto mide 1 metro 40 centímetros y carece de piernas, y el empleado ideal trabaja por menos de 1.000 euros al mes. Si no entras en alguna de estas dos categorías, échate a temblar.

The Magical Mystery Tour

Por otro lado, cada vez que Iberia anuncia nuevos destinos, tenemos que poner un cinturón de seguridad a nuestras sillas para no caernos al suelo.

Todos sabemos que los aviones de esta compañía tienen una carencia especial para volar hacia América, es como si el resto del planeta no existiese, pero el/los iluminados que se dedican a escoger nuevas rutas para ofertar al público, es evidente que son fanáticos de la filmografía bélica o de thriller (hablamos de las películas de tensión, no de Michael Jackson…).

Y decimos esto porque no hay otra manera de explicar que la gran novedad de Iberia para este Verano hayan sido sus vuelos hacia Nicaragua, sin duda uno de los puntos más demandados ahora mismo por el turista internacional.

Esperando de corazón que se resuelva el grave problema que existe en este país, si alguno está interesado en pasear entre manifestaciones, tiros, altercados y conflictos sociales y políticos de enorme calado, sólo tiene que coger alguno de los vuelos que Iberia le ha preparado con todo el cariño del mundo. Pasajeros sin un buen seguro, abstenerse.

Y es que todavía no le llegó con el ejemplo de Venezuela, donde hace mucho tiempo que las compañías aéreas medianamente serias dejaron de volar. Dando por bueno que se trata de un país con el que compartimos profundas raíces y que despierta siempre un sentimiento de familiaridad con España, lo cierto es que el empecinamiento por seguir operando vuelos hacia Caracas ha derivado en lo que se esperaba: un enorme agujero en forma de deuda que nunca será amortizado.

Pero oiga, que no desea meterse en problemas, pues Iberia le lleva tranquilamente hasta Johannesburgo, la cuna de la paz y el sosiego. Siempre recordamos la frase que nos indicó un buen amigo residente en esta ciudad de Sudáfrica: “el sitio más seguro de Johannesburgo es el aeropuerto, no salgas de el…”.

Pero no se vayan, que todavía hay más. Iberia también ha apostado por Israel como destino turístico de primer orden. Si bien tenemos que reconocer que se trata de un lugar con cierto encanto, también es cierto que quizás no sea el mejor momento para volar hasta allí. A día de hoy, hemos enviado a unos cuantos seguidores de Turama hasta Tierra Santa, y afortunadamente sin incidencias de ningún tipo, pero vamos, que está claro que a las cabezas pensantes de Iberia les va la marcha.

Pues nada, mientras esperamos el nuevo anuncio de rutas a Afganistán, Siria o Libia, seguiremos viendo el lento goteo de puestos de trabajo de calidad en Iberia, para dar paso a los contratos express, y recuerde, si carece de extremidades inferiores es usted el cliente ideal para esta aerolínea, que a su vez cada día carece más de escrúpulos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario