Iniciativa para que los pasajeros conflictivos no puedan volver a subirse a un avión

La propuesta ha sido presentada por el CEO de Delta Air Lines.

Un incremento del 100% desde 2019 en el número de incidencias a bordo de aviones provocadas por pasajeros conflictivos, ha llevado al máximo responsable de la aerolínea estadounidense Delta Air Lines a encabezar la propuesta que podría significar una prohibición definitiva y de por vida para volver a volar.

Hasta este momento, se había considerado incrementar notablemente la cuantía de las sanciones en los casos de mayor gravedad, solución que a todas luces no ha servido para intentar frenar este tipo de hechos.

Tampoco resultó de gran utilidad la prohibición temporal de servir bebidas alcohólicas durante el vuelo, que además no fue secundada por la gran mayoría de compañías de bajo coste, al suponer una pérdida importante de beneficios.

Las agresiones a miembros de la tripulación por parte de pasajeros, así como las peleas y discusiones a bordo de una aeronave durante el trayecto, están provocando no sólo graves retrasos en la salida de los vuelos, que durante el resto de la jornada se siguen acumulando y causando enormes perjuicios económicos a las aerolíneas y sus clientes, sino también aterrizajes no programados para desalojar a los implicados.

En estos últimos casos, las compañías deben de asumir el coste añadido que supone tomar tierra de manera urgente en un aeropuerto diferente al de destino, así como el gasto de combustible y el impacto físico y emocional que conlleva para los miembros de la tripulación, que además ven cómo su horario laboral se extiende muy significativamente.

Interior de la cabina de un avión de Austrian Airlines

Todo esto ha llevado a Ed Bastian, CEO de Delta Air Lines, a presentar un escrito al Fiscal General de los EEUU, Merrick Garland, con el fin de que se proceda cuanto antes a adoptar las medidas necesarias para poder dar cabida legal a esta nueva propuesta, que ha sido recibida con disparidad de opiniones por parte de los medios de comunicación norteamericanos.

En el caso de considerarse su implementación, un pasajero que haya sido condenado en firme tras haber provocado hechos violentos o de especial gravedad durante un vuelo, no podría volver a subirse a un avión.

La novedad radica en que a día de hoy las aerolíneas tienen sus propias «listas negras» de pasajeros, cuyo embarque no está permitido tras haber protagonizado incidentes anteriormente, pero esto no significa que puedan seguir volando con otras compañías diferentes.

Bastian ha propuesto la creación de una lista similar a la que ya existe actualmente, y que contiene los datos de delincuentes y terroristas que tienen terminantemente prohibido embarcar en una aeronave comercial.

El directivo de Delta Air Lines ha querido recordar que hay actualmente 1.900 pasajeros que no pueden volar en aeronaves de esta compañía, pero que si pueden hacerlo en cualquier otra, lo que para él supone una gran incongruencia.

Mientras que la FAA está de acuerdo con la política de «tolerancia cero» para cualquier pasajero conflictivo, desde dentro del mismo sector hay voces que preferirían que este tipo de sanciones fuesen por un período de tiempo determinado, y que no implicasen una prohibición indefinida para poder volver a volar.

Sólo durante el pasado mes de Enero, la FAA ha registrado 323 incidentes a bordo de aviones comerciales en los EEUU, de los cuales 205 se corresponden con pasajeros que rehusaron utilizar mascarillas durante el vuelo.

De entre todos ellos, hay 26 casos especialmente graves que están siendo investigados por diversos juzgados y que podrían resolverse con sentencias que implicarían el ingreso en prisión de los imputados.

Noticias Relacionadas

Viajar a Dubái

5 consejos a seguir para no acabar en la cárcel si viajas a los Emiratos Arabes Unidos

¿Cederías un asiento por el que has pagado dentro del avión si te lo pidieran?

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?