La realidad nos lleva hacia un Verano sin viajes

En cuanto a la aceptación y asimilación de diversos tipos de noticias, hay dos grupos principales de personas: algunas escogen enfrentarse a la realidad poco a poco, en pequeñas gotas, y normalmente prefieren que se les edulcore lo máximo posible cualquier novedad que pueda surgir. Otras, buscan anticiparse a los acontecimientos, tener en su poder suficiente información y estar en condiciones de tomar decisiones, aunque estas sean muy dolorosas.

Si nos sigues y nos sueles leer, probablemente pertenezcas al segundo grupo, ya que desde Turama solemos traspasar toda la información sin anestesia. Si crees que tu personalidad se podría asimilar a la del tipo de lector que prefiere vivir entre algodones, te recomendaríamos que no siguieses leyendo este post.

Y esto lo hacemos para evitar recientes problemas, como cuando el pasado 25 de Febrero adelantamos en un artículo la repercusión que tendría la llegada del nuevo Coronavirus en nuestro turismo, y principalmente dentro de la Comunidad Canaria.

Después de tener que aguantar carros y carretas tras la subida de dicho post, hoy mismo la patronal turística de las Islas reconoce que se da por perdido el año 2020.

Parece que algunos han necesitado mes y medio para llegar a la misma conclusión, lo que significa mes y medio de tiempo perdido y que se podía haber empleado en comenzar a reconstruir el sector.

Si prefieres seguir soñando durante otro mes y medio, estás en tu total derecho de hacerlo. Si prefieres despertar, esto es lo que hay.

La realidad se abre paso

Queremos suponer que a estas alturas ya ha quedado para todos muy lejos aquello de la “simple gripe con una tasa de mortalidad muy baja”.

Nos encontramos ante la mayor crisis global a la que se han tenido que enfrentar muchas generaciones, sólo medianamente comparable a eventos tales como la II Guerra Mundial.

Es la primera vez que gran parte de los ciudadanos de este planeta permanecen confinados en sus casas, los sectores productivos siguen parados casi por completo, y las fronteras de cada nación cerradas a cal y canto.

 

Lamentablemente, esta situación se va a prolongar bastante más de lo que teníamos pensado en un principio, y aunque es probable que haya períodos en los que las medidas restrictivas se pueden relajar ligeramente, lo cierto es que va a ser necesario seguir manteniendo un importante distanciamiento social para no contribuir a la propagación del virus.

Como analistas del sector aéreo, y también del turístico, nuestro trabajo consiste en estudiar las novedades que van surgiendo a diario sobre la crisis, e interpretarlas de tal manera que nos permita intentar averiguar hacia dónde nos dirigimos.

Ya hemos subido varios posts relativos al futuro más inmediato de la aviación comercial, en los cuales tan solo compartimos la misma visión que tiene IATA de la situación de crisis.

Esto no va a ser un crucero de placer para muchas aerolíneas, y la mejor muestra de ello es lo ocurrido con la india Air Deccan, obligada a echar el cierre por culpa del parón provocado por el Coronavirus, convirtiéndose en la tercera damnificada directamente por este problema.

La israelí El Al tampoco recibía buenas noticias de su gobierno, al negarle este la cantidad solicitada por la compañía para poder superar la crisis, aludiendo a que no se dan las circunstancias que garanticen que El Al pueda devolver el dinero prestado por su propio país.

Este tipo de casos van a convertirse en una constante a nivel internacional a partir de ahora.

Por su parte, el Ministerio de Sanidad británico, conjuntamente con el de Asuntos Exteriores, ha modificado la recomendación que había hecho a sus ciudadanos para no viajar, ni realizar desplazamientos innecesarios, como mínimo hasta el próximo día 15 de Abril.

En estos momentos, la recomendación se ha convertido en normativa y figura actualmente de manera indefinida.

El mayorista británico Jet2, uno de los más importantes del sector tras la caída de Thomas Cook, también ha rectificado la fecha en la que podría reanudar sus operaciones, y ha trasladado la misma a principios del mes de Julio, en el mejor de los casos.

Las autoridades de Singapur, han decidido clausurar la Terminal 2 del aeropuerto de Changi, uno de los más importantes y prestigiosos de Asia, y se han dado un plazo para su reapertura de 18 meses, calculando que para entonces se puedan volver a alcanzar los niveles de tráfico que registraba hasta este año.

El banco inglés HSBC ha realizado también un estudio sobre la problemática turística, enfocado en la crisis actual, su repercusión en el sector aéreo y también el hotelero.

Según los analistas británicos, el mejor de los escenarios nos llevaría al mes de Julio, durante el cual sería factible que algunos operadores pudiesen comenzar a realizar ciertos trayectos, pero todavía con restricciones muy importantes.

Para HSBC, y esto lo han querido dejar especialmente claro, el volumen de negocio que tuvimos en el 2019 no se volverá a alcanzar hasta finales del 2022, o principios del 2023.

Constructores como Boeing han optado por el cierre de sus fábricas en Charleston y Seattle, y Airbus también hacía lo propio con las suyas en Stade, Bremen y Mobile.

Hoy mismo nos enterábamos, y así lo publicamos, que lo más probable es que en las próximas horas se decida el cierre total del espacio aéreo de los EEUU y Canadá, en un principio sine die.

Eventos internacionales de gran relevancia como Roland Garros, Wimbledon, o los festivales de Verano a los que solíamos acudir en Edimburgo, tampoco tendrán lugar en su edición de este año.

De hecho, se está esperando también para hacer oficial el final de nuestra propia liga de fútbol, donde muy probablemente se opte por el modelo belga, que ya ha cerrado la competición y declarado un campeón.

Por su parte, múltiples hoteles de nuestro país ya han expresado de manera pública la intención de no abrir sus puertas durante esta campaña de Verano, ya que temen que tal y como están las cosas eso supondría una ruina económica.

Conclusión

Si observamos todas las medidas adoptadas por los grandes respresentantes del turismo y la aviación, a nivel mundial, es fácil entender que no hay margen de tiempo suficiente para llegar a este Verano en condiciones de realizar una campaña medianamente normal.

Sin duda, nuestro país va a ser uno de los principales afectados por la pérdida del turismo, que sólo en España representa un 14% del PIB.

A todos (nosotros los primeros por razones evidentes), nos gustaría que el panorama no fuera este, pero creemos que es mucho mejor asimilar la situación y ponerse a trabajar ya, sin más pérdidas de tiempo, en el futuro y cómo vamos a tener que afrontarlo.

Todo volverá a la normalidad, no hay duda, pero una crisis como la que nos ha tocado vivir, no se resuelve en unos pocos meses.

Noticias Relacionadas

La realidad nos lleva hacia un Verano sin viajes

Devastadoras imágenes de los efectos del Coronavirus en el turismo

Dejar un comentario

¡Hola! Soy Carlos Lavilla. ¿Puedo ayudarte a encontrar tu viaje perfecto?